icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Octubre 2019 | Bayer x RA360 | Empresas

Bayer Perú organizó charla magistral a cargo de Isabel Quiroz, de IQonsulting

“Peruanos y chilenos tenemos que cuidar nuestros mercados”

La especialista subrayó la necesidad de conectarse con lo que quiere el consumidor y señaló la importancia de los productos sustentables, de las certificaciones y del marketing. Asimismo, piensa que con la industrialización de la uva se le podría dar nuevos usos a la misma, ante la sobreoferta que podría haber en los mercados. Además, dejó espacio para resaltar la principal preocupación de los productores de este lado del mundo: la guerra comercial entre EE UU y China.

La sustentabilidad define la oferta, esa es la tendencia y está, en muchos casos, definiendo la forma de producir. Para analizar este tema, Bayer Perú invitó al país a la experta en temas de mercado, Isabel Quiroz, quien dio una conferencia titulada ‘Nuevas Variedades de Uva y tendencias mundiales por demanda de fruta sustentable’.
“Es súper importante que la sustentabilidad sea un tema que ha sido acogido por Bayer; tiene que ver con un cuidado medioambiental muy importante. Hace poco, Bayer lanzó una nueva línea de biopesticidas en Chile. Queda claro que hoy no solo hay que cumplir las demandas del consumidor, sino la necesidad de incorporar en nuestras producciones, sistemas de producción que sean más limpios, medioambientalmente amigables, y que contribuyan a paliar los efectos del cambio climático”, explicó ante un auditorio compuesto por productores y ejecutivos de empresas agroexportadoras.

LA NECESIDAD DE PRODUCTOS SUSTENTABLES

La Directora Ejecutiva de IQonsulting analizó los retos que debe enfrentar la industria exportadora de fruta, advirtiendo sobre los requerimientos de los consumidores. “Si no estamos conectados con lo que quieren, estamos realmente perdidos. Felizmente, la industria, tanto en Perú como en Chile, ya lo está entendiendo”, subrayó durante su charla.
El primer requerimiento tiene que ver con el hecho de que sea un producto atractivo. La fruta, felizmente, es atractiva por sí misma, es “sexy”. Pero, Isabel lamenta que muchos productores no potencien esa propuesta de valor. ¿Cómo se puede aumentar? “En primer lugar, con los empaques, con información en las etiquetas, que juegan un rol emocional. Sería muy conveniente que se hiciera un análisis especifico de los minerales que tiene la uva peruana, y buscar formas creativas de empaques que faciliten el consumo y el transporte. Luego, realizar un trabajo con los programas de marketing. Por ejemplo, ustedes (los peruanos) son especialistas en transmitir la propuesta de valor que significa Perú y sus zonas geográficas, sus zonas arqueológicas. Yo creo que no hay otro pueblo que transmita mejor la riqueza y el valor que tiene gracias a, por ejemplo, Macchu Picchu. Ese mismo encanto que han sabido transmitir a través de una promoción internacional, es lo que hay que introducir en nuestra fruta”, explicó.
Y, por qué no, destacar que la fruta es producida de forma sustentable. “En el mundo, los clientes y los consumidores demandan que la fruta tenga una menor huella de carbono y del agua, que sea producida en forma amable con el medio ambiente, que no haya uso de mano de obra infantil, que cada persona que trabaja en determinada empresa, tenga una paga justa”, sostuvo, recomendando además que se debe contar con certificaciones que acrediten este tema.

Distribución por mercado de las exportaciones peruanas

INDUSTRIALIZACIÓN: NUEVOS USOS PARA LA UVA

La experta fue clara en indicar que a la uva de mesa se le pueden dar otros usos y procesos para que sea un producto que pueda tener mayor aceptación y demanda de parte de los clientes y consumidores. Contó que en Chile están en una ‘cruzada’ por sacar adelante la fruta industrializada, transformándola en jugos, creando nuevos productos. También se está deshidratando la uva para obtener distintos tipos de pasa, que luego se puedan mezclar en un envase. No es lo único, porque también se está trabajando en el desarrollo de productos nutraceúticos e incluso en la elaboración de aceite de pepita de uva.
“La fruta debe estar disponible todo el año para los clientes. Yo los invito a conectarse, a hacer alianzas para comercializar mejor y proveer todo el año uva de mesa”, subrayó ante los asistentes, no sin antes lanzar una advertencia sobre lo que pasa en Sudamérica, que si bien no es un mercado tan ‘exquisito’ como China, EE UU o Europa, es donde se coloca parte de nuestra producción que no alcanza los estándares de los grandes mercados, “pero si el mercado sudamericano está deprimido, es malo para todos”, señaló, refiriéndose a la situación por la que atraviesan Argentina y Brasil.
Si de mercados se trata, Quiroz sostuvo que el que más crece es el de Oriente Medio, sin embargo, su consumo no es muy alto. En todo caso señaló que los grandes consumidores de uva de mesa en el mundo son Europa, el Lejano Oriente, y Norteamérica. Las importaciones mundiales de uva de mesa de Perú y Chile se dirigen hacia esos mercados. Dijo: “Estos son mercados en crecimiento, porque están demandando más o porque estamos produciendo y exportando más. Pero del 2013 hacia adelante, hemos experimentado algunas bajas de precio. Lo cierto que no solo hay un aumento del consumo, sino también de la oferta, y ese aumento de la oferta está provocando una baja en el precio. Por lo tanto, podemos decir hoy día que hay un exceso de oferta de uva de mesa. Por eso se nos está haciendo difícil exportar, desarrollar programas y aumentar nuestros precios”.

LOS PROVEEDORES DE UVA EN EL MUNDO

Perú ya se sitúa en el segundo lugar entre los exportadores de uva de mesa del hemisferio sur, con una participación del 26%, tras Chile, el primero, que tiene una participación del 44%. Tras Perú se sitúa Sudáfrica (18%), Australia (9%) y Brasil (3). Durante la última campaña, Perú experimentó un crecimiento de un 3.9%, mientras que Chile cayó un 11%. “Creo que las producciones de Chile rondarán entre los 700,000 y 730,000 toneladas, pero habrá que hacer los esfuerzos”.
Con relación a las variedades, nuevas y tradicionales, Isabel dio también algunas cifras. En Chile, exportan 29% de rojas con semilla, es decir de Red Globe; un 39% de las exportaciones de ese país están destinadas a las rojas sin semilla; un 25% a las verdes sin semilla; y un 6% a las negras sin semilla. En Perú, hay una gran concentración de Red Globe, con 47% de participación; un 26% de rojas sin semilla; y un 25% de verde sin semilla, bastante similar a Chile; un 3% de negras, y 6% en otras. En Sudáfrica casi no hay Red Globe, exportan apenas el 4% de esa variedad.

Exportaciones de Perú por grupo de variedades

EL PESO DE LA GUERRA COMERCIAL

Isabel abordó el tema de los grandes stocks que, tanto productores peruanos como chilenos, tuvieron en la última temporada, “¡casi el doble que el año anterior!”, de fruta destinada para EE UU. Menciona un pánico inicial y luego la lógica que tuvieron los productores, pensando que podían guardar ese stock hasta febrero. Explicó: “Pero había un límite fisiológico para ese stock. Lo normal es que EE UU reciba hasta fin de año esos stocks. Si tienen mucha producción, venden la fruta más barata y se las arreglan para llegar a fin de año o a lo más, hasta las primeras dos semanas de enero. Si tienen poca fruta, aumentan el precio y, por lo tanto, extienden su temporada. Pero, esta vez llegamos a fin de año y tuvimos un stock impresionante que podía durar hasta fines de febrero. Por lo tanto, los peruanos se trasladaron con sus volúmenes a Europa. ¿Vamos a volver a tener esos stocks, a fin de este año para EE UU? Es muy probable, sobre todo si ellos han fortalecido toda su intención de plantar variedades tardías y variedades nuevas, que son extraordinarias. A nosotros ahora nos cuesta iniciar la temporada porque es muy buena la calidad de la nueva oferta de EE UU. Es muy probable que nos encontremos con eso. Pero, vamos a tener que estar monitoreando el stock, porque, como mencioné, hay un límite fisiológico”.

–¿Cómo se viene la próxima campaña de uva de mesa teniendo en cuenta este escenario de guerras comerciales, stocks en EEUU, precios bajos en Europa…?
–La guerra comercial sigue. En relación con los stocks en EE UU, hemos sabido que ha habido muchas lluvias, y eso les limita la capacidad de guarda. Por lo tanto, si tienen mucha producción van a bajar los precios para salir más rápido de sus stocks. Yo creo que han tenido mucha lluvia tardía y eso nos va a favorecer. ¿Dónde va a estar el problema? En la guerra comercial entre EE UU y China. No tenemos idea de cómo va a afectar el tipo de cambio. No sabemos si la guerra comercial se va a endurecer, o si van a llegar a un acuerdo. Hay una incertidumbre todavía y esa es nuestra preocupación fundamental. Recientemente, me reuní con productores chilenos, y Chile tiene mucha exportación puesta en China. Ha habido también un resguardo a nivel de ‘forwarding’ porque hoy día tenemos afectado el peso chileno. Con esta guerra comercial, se devalúa el peso chileno y tengo entendido que también se devaluó el sol peruano. Por lo menos en Chile tenemos la posibilidad de tomar un seguro de cambio.

–¿Hay posibilidad de que Chile y Perú se complementen ante esta situación complicada?
–Uf, sería lo ideal. Yo creo que siempre vamos a seguir siendo competidores, y eso es normal, natural, es parte de la vida y hace bien a todos los negocios. Sin embargo, pienso que los organizadores de comités en Chile y Perú deben tomar cartas en el asunto, para definir cuáles son los límites semanales de arribos; y en ese punto ir viendo cómo nos complementamos, cómo vamos ingresando a los mercados. Este es un escenario ideal, pero no imposible; tenemos que cuidar nuestros mercados.

–¿Qué le queda hacer al productor peruano? ¿Calidad?
–Sí, la calidad es un ‘desde’. Queda seguir trabajando y, en el fondo, el cambio hacia las variedades nuevas no es para tener una oferta tan distinta, sino para tener una oferta de mejor calidad, y con mayor rendimiento; y ese rendimiento es el que ayuda al exportador y al productor; si antes producías 3,500 o 4,000 cajas por hectárea y hoy produces 4,500 o 5,000 cajas, es un mundo de diferencia.

Isabel Quiroz, Directora Ejecutiva de IQonsulting de Chile.

–¿A qué mercado se debe apuntar?
–Europa está difícil. Hay que estar monitoreando los mercados y el mundo futuro apunta sus reflectores más hacia Asia que hacia Europa. En China ya están comprando sin semilla y les encanta, y a Perú le ha ido bien por ese camino. Los nuevos chinos ya no quieren Red Globe. Ni Chile ni Perú deberían pensar en producir más Red Globe; quizás en algún momento renovar porque, en el fondo, tenemos un nicho con esa variedad que lo vamos a mantener; tenemos compradores que van a estar dispuestos a pagar. Pero si aumentamos las hectáreas de Red Globe, los precios se irán al suelo.

Contactos:

Milton Cárdenas
milton.cardenas@bayer.com

César Torres
cesar.torres@bayer.com

Isabel Quiroz
isabel@iqonsulting.com