icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Febrero 2018 | Arándanos

Hass Perú también se suma a la fiebre del arándano

No solo palta

Si bien la primera planta de palto se sembró hace más de diez años, Hass Perú tendrá este año su mayor pico productivo en toda la historia de la empresa, debido a que cosecharán el total de sus 330 ha de paltas, ubicadas en el valle de Chao, provincia de Virú. Además, continuarán invirtiendo en arándanos, superficie que hoy llega a 225 ha y que en 2018 esperan sumar 55 ha más.

2017 fue un año normal, climáticamente hablando, para Hass Perú. Los años cálidos que trajo el Fenómeno El niño entre el 2015 y 2016 estresaron el cultivo de palta, hecho que se tradujo en una baja en su productividad. La temperatura máxima que se alcanzó el 2016 fue de 35.7ºC en el valle.“Con esas temperaturas la planta se estresa, cierra sus estomas y comienza a botar la fruta. Por eso, no tuvimos mucha producción esos años. Además, abundó el hongo Lasiodiplodia, cuya aparición está relacionada al estrés por mal riego, alta temperatura, insolación. Éste hizo caer ramas completas que se secaron con todo y fruta”, comenta como un mal recuerdo Luis Rodríguez, gerente de operaciones de esta empresa.

CALIDAD POSCOSECHA. En diciembre, la empresa aún tenía arándanos por cosechar. Para ellos necesita de 4 o 5 personas en campo por ha y la fruta debe estar en la cadena de frío en máximo tres horas.

Esa situación quedó atrás para Hass Perú y para el resto de productores del valle de Chavimochic. En un breve recorrido por los campos de paltos, Rodríguez destacó el balance observado entre hojas y frutas en los arboles jóvenes, pero también en los más antiguos. El escenario actual le hace avizorar que la campaña de exportación, que va de finales de abril a julio, será bastante buena. Justiniano Puelles, jefe de campo del cultivo de palto, destaca que, “el clima nos está acompañando y la planta está creciendo bien. La fruta está en desarrollo y se espera sacar de estos campos nuevos (los más recientes tienen dos años y medio) 120 frutos por árbol en promedio, que equivalen a 10 o 12 t/ha”. El especialista comenta que los árboles adultos (once años) pueden llegar a producir entre 200 a 250 frutas.

DESAFÍOS AGRONÓMICOS

“El cultivo de palto es bien estresante porque tienes un montón de floración y fruta en árbol, pero que se va cayendo por un proceso fisiológico natural. La tarea es tratar que no caiga o que caiga lo menos posible, con una adecuada nutrición y riego que, al final, son el 80% del éxito de este cultivo”, comenta Rodríguez.

Los árboles tienen entre 3.5 a 4.5 metros de altura. La poda se hace a 3.5 metros para un mejor manejo logístico y sanitario, pero finalmente se forma un pico de ‘brotamiento’ en la parte alta que puede elevar un poco más el follaje. En el suelo se coloca cubierta vegetal o mulch para cubrir el camellón con el fin de retener la humedad y proteger a las raíces que son superficiales y suelen verse afectadas por la radiación solar. Esta cobertura del suelo se logra con hojarascas que provienen del maíz sembrado juntamente con el palto. Igualmente, se dejan restos de la poda de los árboles como parte de la cubierta vegetal, sobre todo, de los lotes más jóvenes, donde hay una mayor garantía de ausencia de la Lasiodiplodia.

CRECEN LAS HECTÁREAS. La empresa tendrá en el primer trimestre del año instaladas 55 ha adicionales de arándanos que se sumarán a las 225 que ya tienen en el valle.

SOCIEDAD COMERCIAL CON EL ARÁNDANO

La empresa empezó su proyecto con 30 ha de arándano en el 2014, cuando constataron que la baya azul crecía en las tierras arenosas de los valles de Chavimochic con las características demandadas por los mercados internacional. Hoy en día cuentan con 11 variedades de arándanos, de las cuales tres son comercializadas por Driscoll`s, firma estadounidense con la que mantienen una asociación comercial.

“Cuando empezamos con el arándano no sabíamos nada. Lo bueno es que conocíamos nuestros suelos, nuestra agua y eso nos ayudó a poder establecer el arándano. Desde un inicio, nuestro objetivo no fue competir con las grandes que tienen 1,000 o 1,500 ha, sino centrarnos en la calidad, es decir, fruta con ‘bloom’, sin desgarros y eso ya lo hemos logrado. Todos los años logramos una mejor calidad. El gran reto para el Perú es el sabor. Nos está costando, por muchos motivos. Estamos tratando de romper el mito de que el arándano peruano es ácido, pero influye mucho la genética; la variedad que es ácida es ácida. Por eso, tenemos las variedades trabajadas en un programa de mejoramiento como lo hace Driscoll`s”, explica el gerente de operaciones.

Héctor Crespín García, jefe de campo de arándano.

Además de esas variedades, la empresa cuenta con 70 ha de Biloxy. “Esta variedad sigue siendo importante. Es una buena variedad si la sabes manejar”, refiere. El portafolio varietal de la firma se completa con Emerald, Snowchaser, Springhigh, Jewell y Ventura, entre otras.

EMPAQUE EN EL HUERTO

Para tener una fruta de calidad, la firma es minuciosa con cada proceso de producción. Durante la cosecha, el empaque se hace en campo y la fruta debe estar en la cadena de frío en menos de tres horas. “Hacemos ‘film packing’ en campo. Eso cuesta mucho, se requiere mucha gente que puede ganar hasta tres veces más de lo usual”, indica Rodríguez, quien señala que existe preocupación en la zona por el avance en las hectáreas de berries y su repercusión en la disponibilidad de mano de obra. Resalta que tienen un plan de desarrollo para sus colaboradores con bonos de productividad y algunos beneficios sociales.“Este año hemos tenido 2,000 personas entre palto, arándano y vigilancia. El problema es el otro año, porque todas las empresas tendremos más producción. Para nosotros parte de la clave es que el personal esté contento, que quiera trabajar contigo”, apunta.

CHINA, UN BUEN TERMÓMETRO

El mercado chino se abrió a fines del 2016, así que recién en el 2017 pudieron enviar 50 contenedores con distintas variedades de arándanos. “Nos ha servido de aprendizaje. China le ha cambiado el ‘chip’ a muchos exportadores, porque ya no es un mercado ‘fácil’ al que le podemos enviar arándanos de cualquier calidad. Ellos piden sabor, calibre y ‘bloom’ y pagan diferenciadamente. Entonces, debemos tener una mejor nutrición de las plantas para tener esas características que ellos piden”, menciona Rodríguez.

El sabor se logra con los intervalos de cosecha, según explica. Al final me interesa que la fruta llegue bien, con un sabor aceptable. El 96% de la fruta que se envió a China llegó con calidad. Si nos han bajado el precio fue por temas exclusivos de la variedad. Por ejemplo, enviamos la Jewel, pero no es viajera. Llegó en buenas condiciones, pero si se ofrece junto con otras de gran calidad no la califican bien. Entonces, estamos viendo que dependerá de la variedad la que mandemos esta vez. También tenemos que entender con cuántos días de cosecha mi fruta va a llegar un poco más sabrosa o más dulce”, refiere.

PROVEEDORA DE TESCO

Desde el 2016, Hass Perú es proveedora autorizada de Tesco, el supermercado más importante del Reino Unido, luego de someter cada uno de sus procesos agrícolas a rigurosos estándares ambientales para obtener el certificado Tesco Nurture.

NUEVA MARCA

La empresa agroindustrial Hass Perú lanzó en mayo pasado al mercado su nueva marca llamada ‘Gold Hass: The finest peruvian avocado’. El primer envío de la empresa fue de 21 toneladas (5,280 cajas) de palta Hass tuvo como destino los países de Holanda y Alemania.

LA PODA ES DECISIVA

En los años que ya tienen produciendo arándano, Hass Perú ha aprendido que un factor decisivo para lograr mejores precios es el momento de la poda y eso lo dicta el clima y la experiencia. “Si tienes años calientes debes tener claro cuándo podar, porque con ello se norma todo. Si podo muy tarde mi fruta sale tarde o al revés. En el arándano tienes una curva de distribución de precios y la idea es llegar antes que entre Chile con su fruta e inunde el mercado de EE UU, lo que ocurre a fines de año”, menciona.

La mejor temporada para mandar arándanos fluctúa entre julio y noviembre. Que la fruta esté óptima en esa temporada solo dependerá de la poda, no hay otra forma. En la campaña anterior, Hass Perú podó a medianos de febrero y en las condiciones de clima del 2017 les funcionó, logrando llegar con fruta en la ventana comercial deseada. Ahora no están seguros si eso mismo funcionará, lo están evaluando.

Justiniano Puelles Villanueva, jefe de campo del cultivo de palto.

¿EL FUTURO DE LA MACETA?

Un camino para no depender de la compra de terrenos y lograr ahorros de agua de 30 a 40% es la producción de arándano en macetas. Desde hace año y medio, Hass Perú instaló el cultivo en recipientes con sustrato conformado de turba, perlita y fibra de coco, equivalentes a 8 ha de terreno. Aún es un proceso de aprendizaje, pues aún deben tomar decisiones sobre el manejo del sistema. ¿Lo mejor es podar las raíces o cambiar la maceta a una más grande cuando la planta crezca? “Mi temor es que la producción comience a decaer si la raíz crece, se enrosque o se tape. Aún estamos validando”, comenta Rodríguez.

Hector Crespín García, jefe de campo de arándano, agrega que la producción que sale es similar en volumen y características al arándano plantado en la tierra. “La diferencia, además del ahorro de agua, es en ahorro de mano de obra y en tiempo de cosecha”, finaliza.