icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Abril 2018 | Uva de mesa

ITUM se centra en la obtención de variedades resistentes a enfermedades fúngicas

La revolución varietal que viene desde España

Tras casi diez años en la búsqueda de nuevas variedades de uva de mesa tolerantes a oídio y mildiú, ITUM lanzó en 2017 Itumfifteen, una variedad que ha captado de inmediato la atención de agricultores de Murcia, en España, que comenzaron a plantarla en sus campos. La previsión es que esa superficie continúe expandiéndose, también en países del hemisferio sur.

Gráfico 1. Crecimiento de las variedades de ITUM en España.

No es casualidad que en una pequeña sala se junten productores de uva de mesa de distintos países en búsqueda de una nueva variedad con la cual puedan apuntalar su negocio. Ante los requerimientos de ciertos supermercados, la opción de plantar algo ‘diferente’ está latente. Italianos, griegos, turcos, libaneses y egipcios necesitan de nuevas alternativas que reemplacen a las variedades tradicionales que tienen en sus campos. De ahí el interés en las variedades que han nacido bajo el alero del programa de mejoramiento genético de ITUM. Y también su decepción cuando, tras preguntar si esas variedades están disponibles para esos países, la respuesta, clara y rotunda fue ‘no’.

“Las variedades que hemos desarrollado solo están disponibles, en el hemisferio norte, para nuestros productores”, explica Manuel Tornel, el genetista a cargo de este programa. “Sin embargo, para productores del hemisferio sur las puertas están abiertas”, añade. Sin embargo, los pedidos de agricultores del hemisferio norte se multiplican, pero la respuesta es la misma. La posibilidad más certera es la de México, a raíz de una empresa chilena que tiene operaciones allí, además de Perú. Sin embargo, la situación está pendiente.

“Salvo México, cuyas cosechas van desde finales de abril hasta mediados de junio, las posibilidades de disponer de las variedades de Itum en otros países del hemisferio norte están completamente cerradas. Son nuestros socios los que tienen la exclusividad de producirlas y comercializarlas en supermercados europeos, pero también en otros mercados nicho como Singapur, donde los consumidores prefieren frutas crujientes y con mucho sabor”, explica el especialista.

 

¿Qué es ITUM?

ITUM se constituyó en 2002 y hoy está integrado por 24 empresas murcianas, que representan a casi el 90% de los productores de la región de Murcia. ITUM trabaja de forma conjunta con el Instituto Murciano de Investigaciones Agrarias (IMIDA). En 2008 iniciaron una línea de trabajo introduciendo genes de tolerancia a oídio y mildiú.

Presencia internacional

A.N.A. Chile tiene la licencia para distribuir las variedades de ITUM en Perú, Chile, Brasil, Argentina y Australia. SNFL tiene la licencia para Sudáfrica y Namibia. “En esos países ya hemos podido ver las primeras frutas, y hay empresas que están realizando los primeros cultivos comerciales”, explica Tornel.

VARIEDADES RESISTENTES A OÍDIO

El oídio y mildiú son dos enfermedades que causan importantes daños económicos en diferentes zonas productoras de vid del planeta. Por ello es que los encargados del programa de mejoramiento vienen trabajando desde 2008 en la búsqueda de híbridos que tengan esta característica. Ya en 2016 se había anunciado que uno de estos podría ser registrado, algo que era aplaudido por los productores. “En uva vinífera sí hay variedades resistentes a oídio, pero en uva de mesa no. El poder contar con una variedad que sea resistente es una ventaja productiva”, sostiene Manuel Tornel, genetista que hoy dirige este programa de mejoramiento.

Y ese híbrido se transformó en variedad. Recibió el nombre de Itumfifteen y el éxito fue inmediato. En solo un año se han plantado 63.8 ha de esta nueva variedad, transformándose en la cuarta más plantada de las variedades de ITUM. “El éxito ha sido tremendo, porque es resistente a oídio”, afirma Tornel. Esa es la gran ventaja de esta variedad, pero no es la única. Su otro gran fuerte es que se trata de una variedad temprana que, en el hemisferio norte, se cosecha en una fecha en la que no hay mucha diversidad varietal. “Además, el color se consigue de manera fácil de forma natural, sin la necesidad de la aplicación de etefón ni de ácido abscísico para conseguir el color. Con la aplicación de giberélico y tratamientos de engorde, sumado a un buen raleo se puede conseguir un buen calibre”, añade. A estas características también se suma su sabor moscatel y buen tamaño de baya.

Algunas empresas incluso ya se han lanzado a hacer un cultivo orgánico con esta variedad, precisamente porque su manejo fitosanitario es fácil. “Las plagas las controlamos con trampas de feromonas”, precisa. El tema del oídio es importante en una región como Murcia, donde en campaña se realizan aplicaciones cada 10 o 12 días. “Hemos hecho ensayos en una finca, donde no hemos realizado ninguna aplicación y la uva está perfecta. Con esta variedad no tenemos la presión que tienen otras variedades en lo relacionado a los tratamientos de fungicidas”, cuenta Tornel.

Itumeight.

Itumnine.

¿QUÉ ES LO PRÓXIMO?

Aunque no toda, las nuevas variedades del programa de mejoramiento de ITUM vienen en la línea de buscar resistencias a una enfermedad como el oídio, sin descuidar algunas de las características de aquellas que ya han lanzado al mercado. Así, si Itumfifteen es tolerante a oídio, Itumsixteen no lo es. “A fin de cuentas, son los propios socios de ITUM los que deciden qué plantar. Ellos se basan en una serie de selecciones que les presentamos y Basta que haya una empresa que quiera cultivar comercialmente una variedad, para que esta se ‘libere’ entre los socios de ITUM”, explica el experto. Tras ello, el camino continúa en el resto de países donde la variedad se ha licenciado.

En la región de Murcia, entre 2012 y 2018, ha habido un incremento anual promedio de 100 ha. Y se espera que desde este año en adelante ese aumento se mantenga, debido al interés que hay en la renovación de aquellas variedades tradicionales que aún quedan en las fincas. “Hoy en Murcia no hay un incremento en el número de hectáreas dedicada a la producción de uva de mesa, sino una reconversión que, en el futuro continuará así”, explica Tornel.

No hay aumento de superficie porque en Murcia el agua es un recurso escaso, y a ello se suma el hecho de que ha habido un encarecimiento de la tierra. “Incluso hay agricultores que están dejando de lado cultivos que no son rentables. En otros casos sí hay plantaciones nuevas, pero eso ocurre porque se ha ido dejando en desuso otra superficie”, grafica.

Sobre el comportamiento de las variedades en Chile, Tornel sostiene que está siendo el esperado, en lo referido a mantener las características de crocancia, sabor y color. “Precisamente, por cuestiones climáticas, el color es más fácil de lograr en Chile que en España. Además, el raleo está siendo fácil. Es decir, lo que se ha visto en Murcia lo hemos podido también confirmar en Chile. En Perú, el comportamiento también ha sido el esperado, primero en la zona de Piura y después en Ica, donde se instalaron después”, finaliza Tornel.