icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Noviembre 2018 | Agtech

Concurso Agtech Latam, una iniciativa de Redagrícola que empezó con buen pie

La hora de las startups

En dos años se han presentado casi 200 emprendimientos, ofreciendo innovaciones disruptivas en las industrias agrícola y de los alimentos. Los resultados han sido sorprendentes. Por ello, en 2019 se organizará la 3ª edición del Concurso Agtech Latam que coincidirá con las conferencias de Chile (5 y 6 de junio) e Ica (12 y 13 de junio). En la siguiente nota, presentamos las vertiginosas historias de Space AG y Fertilev, dos proyectos ganadores en Perú, así como un repaso de los principales talentos que se dieron cita en esos concursos de convocatoria internacional.

 

Talento y determinación en Perú y Chile
Estos han sido los ganadores del Concurso Agtech Latam:

2017 (Perú)

Space AG
Cosolpo: Construye e instala tecnología termo solar por concentración parabólica para la producción de agua caliente, vapor o aire caliente, reemplazando calderos industriales por quema de combustibles fósiles, generando ahorros operativos y reducción de la contaminación ambiental.
AquaRecovery: Remedia las aguas contaminadas que se usan en la agricultura, mediante un sistema compuesto por técnicas innovadoras, como la tuna y nanopartículas.

2017 (Chile)

Eco2Mix: Reemplaza el uso de ácido sulfúrico para reducir el pH del agua de forma segura, eficiente, económica y ecológica, utilizando la inyección de CO.
Ecomida: Es una ‘app’ que lucha contra el desperdicio alimentario en la fase de distribución, rescatando los productos próximos a caducar, ofreciéndolos a un precio con descuento.
También fueron premiados Capta Hydro, Kayta y Neltume.

2018 (Perú)

Fertilev
Café Compadre: Presenta un café tostado por los propios productores de Satipo, en máquinas que trabajan con energía solar; esa es parte de la iniciativa de este proyecto, que cuenta en su propuesta componentes ambientales, sociales y económicos.
Asimismo, recibieron un premio especial Gao Productos Gourmet, EmolInka, SinergiaTech y un grupo de investigadores de la Universidad Cayetano Heredia.

2018 (Chile)

Ciencia Pura: Presentó ParLED, un sistema de aceleración de crecimiento de plantas, para viveros y centros de multiplicación de cultivos de alto valor, mediante iluminación de precisión.
Cosecha Justa: Tras ver que los garbanzos que se venden en el supermercado vienen de Argentina y las lentejas de Canadá, Cosecha Justa nació como una forma de comercializar de manera justa los productos de los pequeños productores chilenos.

Tras dos años, el concurso Agtech Latam, en sus versiones de Chile y Perú ha reunido a casi 200 ‘startups’, bajo una clara consigna: ofrecer innovaciones disruptivas en las industrias agrícola y de los alimentos. En este tiempo se ha convocado a emprendedores de América Latina y también de otras latitudes. Y los resultados han sido sorprendentes. En junio del 2017, Spacedat fue uno de los ganadores de aquella edición, en el marco de la 1ª Conferencia Redagrícola Ica; en junio del 2018; Fertilev hizo lo propio, en 2ª Conferencia Redagrícola Ica. Veamos de qué van ambos proyectos, que hoy son ya una realidad empresarial.

Ante todo, hay que decir que la empresa hoy ya no se llama Sapacedat, sino Space AG. Sus fundadores la relanzaron el año pasado con ese nombre para resaltar el nuevo enfoque, orientado a la ‘Agricultura’. La compañía surge por iniciativa de César Urrutia –experto en análisis de imágenes de satélites y drones con más de 15 años de experiencia– y Guillermo de Vivanco –gestor de empresas de tecnología e innovación–, quienes decidieron asociarse con el objetivo de crear un emprendimiento de agro tecnología que busque resolver los principales problemas de los agricultores de cultivos de alto valor.

El proyecto, inicialmente, se centraba en la captura de imágenes con drones que utilizan cámaras infrarrojas para identificar deficiencias en el vigor de las plantas, a través de índices de vegetación o mapas de clorofila. Guillermo De Vivanco agrega: “Después de volar con nuestros drones más de 50,000 hectáreas en las principales empresas agrícolas del Perú, aprendimos que teníamos que ofrecer un software o plataforma para que los agricultores puedan organizar y visualizar de una forma muy amigable e intuitiva otras variables de sus cultivos como por ejemplo el riego y la producción, así como también poder hacer correlaciones entre estas variables y las imágenes de los drones. A raíz de esto, desarrollamos nuestro software RaptorView”.

En paralelo, empezaron a trabajar con cámaras montadas en los drones, pues este tipo de sensores permiten anticipar problemas en las plantas, identificando zonas con estrés hídrico y anomalías en los sistemas de riego. En los últimos meses, han desarrollado un sensor de comunicación que permite conectarse con cualquier sensor que el agricultor tenga o quiera instalar en su campo, para trasmitir data en tiempo real sin necesidad de tener cobertura en todo el campo de internet o teléfono.

Guillermo De Vivanco, con un drone en la mano, se apoya en su socio César Urrutia. Ambos son fundadores de Space AG.

César Urrutia, cofundador, explica: “De esta forma, nuestra solución pasó a ser una solución multi-plataforma, que integra data captada desde el aire, utilizando drones y satélites, con información de sensores a tierra y data que los agricultores ya manejan en archivos simples de Excel, como conteo de frutos y volúmenes de producción. Todo con el objetivo de crear modelos de decisión para que los agricultores puedan optimizar la gestión de su campo”.

De Vivanco señala que con el modelo de optimización de insumos una empresa agrícola puede aumentar entre 20% y 25% de su producción y reducir sus costos hasta en 50%. Algunas de las empresas que trabajan con Space AG son Camposol, San Miguel y Talsa. La empresa prevé facturar US$120,000 al cierre del 2018 y US$500,000 al cierre del 2019.

BIOESTIMULANTE DEL FUTURO

Cuatro de los cinco socios que desarrollaron Fertilev, se conocieron en la universidad y en la misma facultad. Hace dos años se reunieron para conversar sobre un proyecto a futuro como empresa, y decidieron trabajar en el área ambiental y desarrollo de nuevos fertilizantes o bioestimulantes, que son los temas que más dominan. Así, fundaron la empresa Bioxlab S.A.C. y comenzaron a trabajar específicamente en la restricción europea a las concentraciones de cadmio en el cacao, que no deben superar 0.8 ppm/kg. “Decidimos emplear la capacidad que tienen algunas cepas de levaduras en absorber metales pesados como el cadmio, y a la vez su propiedad de estimulante de crecimiento. Así desarrollamos Fertilev y el objetivo fue validar el uso de levaduras en un formulado bioestimulante con capacidad de inmovilizar el cadmio en suelo y reducir la absorción de dicho metal pesado por la planta de cacao”, explica Yerson Durán Ramírez, gerente de Investigación y Desarrollo. ¿Quiénes son sus socios? Álvaro Echevarría Córdova, gerente de innovación; Jennifer Herencia Herencia, gerente general; Liz Rodriguez Portilla, gerente comercial y José Camarena Lizarzaburu, gerente de procesos.

La evolución del proyecto, refiere Yerson Durán, fue relativamente fluida. Tuvieron que evaluar el tiempo que tomaría el desarrollo del producto, ya que necesitaban hacer ensayos en laboratorio, en vivero y en campo. Lo más difícil fue el seguimiento de los ensayos en vivero; tuvieron que tomar en cuenta que transportaban levaduras viables y debían mantenerlas de esa manera. Pero consiguieron el apoyo del Fondecyt-Concytec, a través del programa Ideas Audaces. Con el fondo recibido lograron validar el producto hasta la etapa de vivero. Además, postularon al fondo de Innovate Perú, a través del concurso RetoBio, con el objetivo de validar el producto en campo e iniciar el contacto con potenciales clientes, para luego entrar en una etapa comercial.

Yerson Durán agrega: “Tenemos la expectativa de trabajar con las mayores agroexportadoras. Por ahora, hemos tenido contacto con la empresa Beggie Perú S.A., que se interesó en la capacidad de nuestro producto, como una alternativa de prevención en la acumulación de cadmio en palto, dado que las frutas también están consideradas en el reglamento UE N°488/2014 de la Unión Europea. La posibilidad de ser socios estratégicos de las grandes agroexportadoras del Perú sería muy importante para el crecimiento de nuestra empresa y estamos siempre en la búsqueda de esas opciones. Por ahora, tenemos en mente tener la capacidad de producir un volumen importante y consolidar el ingreso de Fertilev al mercado de bioestimulantes. Actualmente, tenemos una alianza estratégica en términos científicos y de desarrollo con Bioversity International, una organización muy comprometida con el desarrollo agrícola en varios aspectos, con quienes estamos colaborando en un proyecto para reducir el cadmio en cacao de cooperativas de Piura. Esperamos tener los resultados de campo para marzo del 2019”.

Yerson Durán Ramírez, Gerente de Investigación y Desarrollo de Fertilev, en plena inoculación del producto.

ENSAYOS EN VIVERO. Lo más difícil en el desarrollo de Fertilev, fue el seguimiento de los ensayos en vivero; tuvieron que tomar en cuenta que transportaban levaduras viables y debían mantenerlas de esa manera.