icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Septiembre 2019 | Arándanos

Nuevas exigencias del mercado europeo

La EFSA modifica los LMR de fosfonato de potasio en arándanos

Dr. Javier Vásquez, (UNALM).

La noticia se conocía hace más de un año, en concreto, desde el 8 de marzo de 2018, cuando el centro alemán LTZ Augustenberg presentaba una solicitud a la autoridad nacional competente en Alemania (EMS, Estado Miembro Evaluador, en sus sigla en inglés), con el objetivo de modificar los niveles máximos de residuos (LMR) existentes para la sustancia activa potasio fosfonatos en frutos de caña, frutos pequeños y bayas. Ese día, el EMS redactaba un informe de evaluación, presentándolo a la Comisión Europea y remitiéndolo a la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA).

Para adaptarse a los usos previstos de fosfonatos de potasio, el EMS propuso aumentar los LMR existentes en moras y frambuesas de 100 a 300 mg/kg, y en arándanos, grosellas, y bayas de saúco de 2 mg/kg (LOQ, límite de cuantificación, de acuerdo a sigla en inglés) a 80 mg/kg. Estos LMR se derivan del acuerdo con la definición actual de residuos, para su aplicación con residuos expresados como equivalentes de fosetilo.

ACTUALIZACIONES DE LA UE PARA LMR EN 2019

En el transcurso del presente año el mercado europeo está publicando y haciendo válidas varias actualizaciones de los valores de límites máximos de residuos (LMR, o MRL en inglés). Makarena Quevedo, product manager de MRL Management advirtió que a partir del 31 de julio los productores deben considerar un cambio relevante en el LMR de Iprodione. “Las especies que se verán afectadas son limones, almendras, manzanas, peras, carozos, uva de mesa, arándanos y kiwis”, indicó.

Desde enero los LMR de los pesticidas Clomazone, Fluoxastrobina, Mepiquat y Thiacloprid, comenzaron a estar sujetos a modificaciones que tuvieron especial incidencia en hortalizas, no así en frutas frescas. Sin embargo, el Cyalotrin lambda, con actualización en el mismo mes, sí afectó la comercialización al mercado europeo de especies como almendras, nueces, manzanas, peras, duraznos, damascos, uva de mesa, kiwis y paltas.

En mayo entraron en vigencia nuevas restricciones para los pesticidas Penoxulam, Oxadixilo, las cuales tampoco deberían tener incidencia en las frutas frescas, aunque afectarán a algunas hortalizas. También aumentaron las exigencias respecto del Triflumizol (afectando a cítricos, frutos secos, pomáceas, carozos, berries, uva de mesa, kiwis, paltas, mangos y granadas), Triflumoron (afectando a cítricos, frutos secos, carozos, berries, uva de mesa, kiwis, paltas y mangos) y Difelamina (con incidencia en las pomáceas).

La EFSA, tras evaluar la solicitud y el informe de evaluación, concluía que luego de evaluar el metabolismo de los fosfonatos de potasio, las informaciones de la literatura son suficientes para abordar el metabolismo en plantas, que involucra principalmente la transformación de sales de fosfonato de potasio en ácido fosfónico. Los estudios que investigaron el efecto del procesamiento sobre la naturaleza de los fosfonatos de potasio, se realizaron con su producto principal de transformación, demostrando que el ácido fosfónico es estable.

Además, se concluyó que, como los usos propuestos de los fosfonatos de potasio se encuentran en cultivos (semi) permanentes, no se requieren investigaciones de residuos en cultivos rotatorios.

Basándose en el patrón metabólico identificado en los estudios de metabolismo, los estudios de hidrólisis y la importancia toxicológica del metabolito, la revisión propuso una definición general de residuos de fosfonatos de potasio en productos vegetales como ‘ácido fosfónico y sus sales, expresado como ácido fosfónico’ tanto para la ejecución, como para la evaluación de riesgos. La definición actual de residuos para la aplicación establecida en el Reglamento (CE) no 396/2005 es “la suma de fosetilo, ácido fosfónico y sus sales, expresada como fosetilo”.

La EFSA concluyó que para los cultivos evaluados en esta solicitud, el metabolismo de los fosfonatos de potasio se aborda de manera suficiente.

Así, en abril de este año se conocía la noticia de que, se habían aumentado los LMR para arándanos, de 2 a 80 mg/kg de fosfonato de potasio.

Sobre la situación de los LMR en el Viejo Continente, el Dr. Javier Vásquez, profesor de la Universidad Nacional Agraria La Molina, sostiene que “los arándanos, al igual que todos los alimentos que se exportan a Europa, están sujetos al cumplimiento de los LMR. El mercado europeo es uno de los más exigentes en lo que se refiere a residuo de plaguicidas. Los LMR en Europa generalmente son inferiores a los LMR en otros países como EE UU, pero el mercado europeo es muy atractivo para los agroexportadores debido a los mejores precios, aunque es un mercado muy exigente”.

Ejemplo de curva de disipación.

– ¿Cómo han evolucionado? ¿Se han vuelto más restrictivos en los últimos años?

– Por lo general los LMR’s han ido disminuyendo en el tiempo. Son pocos los casos en que el LMR ha subido. Por otro lado, algunas moléculas han sido prohibidas, como es el caso del Imidacloprid, debido a que supuestamente provoca la muerte súbita de colonias de abejas. La tendencia es que los mercados internacionales sean cada vez más restrictivos en cuanto a residuo de plaguicidas. Existen mercados que, a pesar de tener una lista (de varias decenas) de plaguicidas autorizados en el cultivo, solamente aceptan alimentos que contengan residuos de cuatro plaguicidas y que, la suma de esos residuos, no supere el 80% de la sumatoria del LMR de cada una de esas moléculas. Por ejemplo, si es que se tiene 4 plaguicidas (A, B, C y D) y el LMR para cada uno de ellos fuera 1 ppm, quiere decir, que la sumatoria de LMR’s sería 4 ppm, entonces el 80% de ese valor sería 3.2 ppm. El exportador, no solo tendría que llegar al mercado con residuos de cuatro plaguicidas, sino que la suma de esos residuos no debe superar 3.2 ppm para este ejemplo. Hoy en día, algunos mercados no solamente están exigiendo el cumplimiento del LMR, también están exigiendo que se cumpla con la ‘DOSIS AGUDA DE REFERENCIA’ (ARfD) y con la ‘INGESTA DIARIA ADMISIBLE’. Estos dos términos están referidos a la toxicidad aguda y crónica, respectivamente.

– ¿Qué componentes químicos son los que los productores de arándanos deben tomar más cuidado en sus aplicaciones?

– Realmente deben tener cuidado con todos los plaguicidas químicos que se aplican después de la floración. Por eso es importante una buena técnica de aplicación y una buena estrategia de control químico, con el fin de controlar eficazmente las plagas con menos aspersiones de plaguicidas. También se deben realizar estudios de disipación a fin de establecer los periodos de carencia reales para nuestras condiciones o determinar hasta qué momento se puede aplicar un plaguicida para que no marque residuo en la cosecha. Es decir, que el residuo esté en una cantidad tan pequeña que los métodos analíticos actuales no consigan detectarlo.

– ¿Qué plagas o enfermedades son las más complicadas de eliminar sin químicos?

– Es complejo. Los plaguicidas biológicos son una alternativa, pero la aspersión debe ser perfecta, pues estos plaguicidas solo matan por contacto, de nada sirve aplicar un producto biológico que llega al haz de la hoja cuando la plaga se encuentra en el envés. Si hoy se tienen problemas de eficacia con los plaguicidas químicos debido a malas técnicas de aplicación, el problema es aún mayor cuando se trata de plaguicidas biológicos.