icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Abril 2019 | Empresas

Roberto Bezerra, asesor, especialista en uva de mesa

La baja luminosidad y la fertilidad de la vid en Piura

Para determinar si la planta está recibiendo suficiente luminosidad en el día, se recomienda evaluar cada semana los grados Brix de las hojas.

Sabemos que las condiciones climáticas en el norte del Perú, desde fines de enero del presente año, no han sido favorables para la vid, con un gran número de días nublados, incluso hasta inicios de marzo. Esto indicaría que la planta no ha recibido la intensidad y cantidad lumínica por más de 6 horas al día a partir de 400 watts/m2 para realizar eficientemente su actividad fotosintética y, de esta manera, realizar sus procesos fisiológicos de manera completa. Sin embargo, hay variedades menos exigentes en cuanto a captación de luz solar, por ejemplo, Red Globe, Sweet Globe, Allison, Ivory y Sweet Celebration.

La baja luminosidad puede afectar principalmente la fertilidad y la acumulación de reservas en variedades tradicionales como Superior, Crimson, Thompson. Este periodo, donde se presentó una luz más baja de la media, ocurrió en algunas áreas en su periodo de diferenciación de yemas. Asimismo, sabemos que la baja luz afecta directamente la fotosíntesis de la planta, reduciendo la producción de azucares. En consecuencia, de esto puede resultar una reducción en la acumulación de reservas, lo cual puede traer consigo problemas de corrimiento de fruta en las áreas. Si hablamos de la producción total del año 2017 en condiciones atípicas de clima, como baja luminosidad con eventos muy continuos de lluvias, esto repercutió considerablemente las productividades en el norte del país debido a la suma de ambos factores.

En situaciones como estas, nos queda utilizar las prácticas de manejo conocidas para aumentar la capacidad fotosintética, que se basa en un conjunto de técnicas que persiguen como objetivo mejorar el resultado de nuestra campaña, puesto que la fotosíntesis como proceso altamente dependiente de la luz no solo está relacionado a las condiciones climáticas, sino también a las prácticas culturales que afectan la intercepción solar, para lograr eficiencia e incrementar las reservas.

De igual forma, podemos realizar un seguimiento a las plantas, en cuanto al contenido de azúcar presente en las hojas, pues resulta un gran indicador para saber si la planta está aprovechando los fertilizantes que le estamos proporcionando. A grandes rasgos, sabemos que una planta que es capaz de metabolizar una gran cantidad de azúcares, es una planta que cumple con todos sus ciclos fisiológicos, como la brotación, floración, cuaja, maduración y enraizamiento.

Para realizar un monitoreo adecuado de que la planta está recibiendo la cantidad adecuada de luz, es necesario realizar las siguientes tareas:

• Evaluar en el inicio de la maduración del cargador, el almidón hidrolizado en yemas. Esto repetir a cada 30 días.

• Evaluar semanalmente los grados Brix de las hojas, para conocer su eficiencia fotosintética. Este método nos indica si la planta está produciendo carbohidratos y así confirmar o no, si nuestros procesos de riego, nutrición, distribución de la canopia y los contenidos de sales en el suelo son los más adecuados.

• El principal objetivo es saber si nuestras plantas están produciendo y almacenando carbohidratos necesarios para expresar todo el potencial productivo de las variedades con sus principales características. Cabe mencionar que estos análisis nos anticiparían ante posibles problemas relacionados a la calidad de fruta y así poder intervenir de manera oportuna.

Contactos:
Roberto Bezerra Junior
Asesor de Star Grappes
r.bezerra@stargrappes.com
Juniorqgp@hotmail.com
+51 989 867 659