icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Noviembre 2018 | Uva de mesa

Rafael Ibarguren habla de la coyuntura de la uva de mesa

“Habrá golpes fuertes de hasta un 30% de baja de precio”

El Open Day Perú, organizado por SNFL South America, no hubiera sido posible si Rafael Ibarguren, gerente general y fundador de Agrícola Don Ricardo, no hubiese abierto las puertas de su empresa, para que productores y comercializadores de uva de mesa visitaran su ‘test block’. En la siguiente  entrevista, Ibarguren pronostica un panorama complicado para la siguiente campaña, por una sobreproducción en EE UU.

Gabriel Gargurevich Pazos

–¿Cómo pinta la próxima campaña? ¿Es cierto que vienen precios bajos por una coyuntura especial en EE UU?

Así es. Se nos viene una temporada difícil para los peruanos. Existe una sobreproducción de uva americana, uva de California, específicamente; cada vez hay más variedades tardías en California. Se estima que hay variedades ahora aun por cosechar en California, alrededor de 4 millones de cajas. Esto es algo inusual…

–¿Por qué está pasando esto? ¿Por las nuevas variedades que ellos están cultivando?

–Así es. Porque muchos de los mejores hallazgos de las casas genéticas tienen que ver con variedades tardías, tanto en uvas blancas, como en rojas. Esto se agrava por la situación comercial entre EE UU y China, que ha derivado a una menor exportación de uvas, de EE UU a China; se han dejado de exportar alrededor de 7 millones de cajas, por un tema de aranceles y la guerra comercial… Esto nos está afectando también a los peruanos; al haber mucho mayor oferta en California, se han generado sobre stocks. Hoy, tenemos un stock de uvas en California, que se estima va a durar hasta la semana 1 o 2, del año 2019.

–¿Dónde entrar entonces? ¿Ves la posibilidad de alguna ventana?

–Eso es lo que tenemos que buscar… Las ventanas prácticamente se acabaron. Tenemos que ver cómo vamos a reinventarnos año a año. Se va, obviamente, a correr la ventana peruana, vamos a desplazar un poco más a Chile… La ventana peruana se va a correr, va a ser más tardía, ya la ventana que existía en noviembre y diciembre se está cerrando. Y la única forma de que seamos competitivos en el futuro, como peruanos, será conseguir altos volúmenes y fruta de calidad, al menor costo, para poder competir con la uva chilena. En los próximos años, la competencia de Perú va a estar en los primeros treinta días de la uva chilena…

–¿En enero, cierto?

–Sí, en enero. En enero vamos a tener una batalla comercial muy fuerte. Pero solo sobrevivirán las empresas que tienen una fruta de calidad, una fruta con condición de buen viaje, y una empresa que tenga los costos totalmente manejados. Los precios que vimos en el pasado, pienso que ya no los veremos en el futuro. Los precios van a la baja, y solo sobrevivirán las empresas que sean eficientes.

–El año ya está jugado…

–A futuro, veremos cómo se comporta el clima; otros años ha habido sequías en California, o efectos de lluvias tempranas; este año no pasó nada en California, todo fue felicidad, y eso ha conllevado a un exceso de fruta.

Juan Guillermo Núñez, representante de SNFL para Perú, megáfono en mano, dirigiendo el Open Day Perú de SNFL. A su lado (a la izquierda de la foto), Rafael Ibarguren.

CHILE: 95% DE NUEVAS VARIEDADES SON TARDÍAS

–Chile está creciendo también con nuevas variedades, ¿cierto?

–Pero la mayoría de las nuevas variedades que existen en el mercado, el 95% de ellas, son variedades tardías; no existen nuevas variedades tempraneras.

–¿Y en Chile no podrían hacer una estrategia de podas tempranas para adelantar?

–No pueden, por temas climáticos. Lo que va a pasar es que va a surgir un mecanismo de supervivencia, donde las empresas van a tener que ser, como dije, altamente eficientes, colocando variedades nuevas y variedades nicho, para obtener un precio diferenciado por variedades, por sabores, colores y olores especiales. Esa es la nueva batalla de la uva de mesa. Las nuevas variedades de altas producciones, de sabores normales o neutros, están condenadas a morir. Creo que las nuevas batallas se van a librar con variedades de alto sabor, de alto valor agregado, como podrían ser una Cotton Candy, una Muscat Beauty, variedad chilena, dicho sea de paso; como podrían ser variedades como Sable o Candy Dreams… Estamos hablando de variedades que el mercado, al estar saturado de variedades tradicionales, las va a preferir. Nosotros en Don Ricardo, desde el año 2015, contamos con este test block dinámico. ¿Esto qué quiere decir? Que las variedades que no funcionan o que luego pueden llegar a volverse tradicionales, las removemos inmediatamente, e introducimos variedades nuevas; eso hacemos permanentemente. Hoy, en Don Ricardo, contamos con 30 variedades en prueba, en este momento. Sino vemos para adelante, tomando en cuenta lo que quiere el consumidor… Finalmente quien decide nuestra supervivencia es el consumidor final. Si no miramos atentamente qué quiere el consumidor, la industria está condenada a pasar un serio periodo de estrés.

–¿Cómo van a salvar, entonces, esta campaña en Don Ricardo?

–Desde hace tres o cuatro meses, nos hemos venido preparando para la coyuntura complicada de esta campaña; sabíamos que había una alta producción en California; una alta producción sin problemas de lluvia en España y en Italia, países que están moviéndose en Europa también con variedades tardías. Concluimos que la única forma de defendernos esta temporada era con fruta de excelente calidad; en un mercado saturado, la única forma de vender fruta es ofreciendo una de excelente calidad. Y a eso hemos apuntado este año en Agrícola Don Ricardo.

–¿A dónde piensan vender la fruta? ¿Van a llegar a Estados Unidos? ¿Se puede?

–Sí, con uva de altísima calidad. Igual para Europa.

–¿En qué ventana?

–Diciembre-enero.

–¿Bajando el precio?

–Bajando el precio. Vamos a tener que soportar golpes fuertes de un 20%, 30% de baja de precio en Estados Unidos…

–¿Pero ustedes también apuntan a Inglaterra, cierto?

–A Inglaterra y Europa, sí. Nuestra estrategia este año ha apuntado a obtener fruta de altísima calidad, para marcar la diferencia en el mercado de compradores. Eso nos ha llevado a reducir los volúmenes de kilos por hectárea, a reducir los tamaños de racimos para que sean racimos con uva crocante, de mucho sabor y color.

–¿Cómo están los precios en Europa?

–También están bastante más deprimidos que en un año normal.

–Queda claro que va a haber un ajustón en esta campaña…

–Va a haber un ajustón. En la industria de la agricultura, ya sabemos, hay ciclos, y este es un año donde sobrevivirán las empresas más eficientes en su manejo, tanto en materia de costos como de calidad.