icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Abril 2019 | Bayer x RA360 | Empresas

Enfermedad puede ser controlada en el norte del país

Estrategias de Bayer para el control de mildiú

La presencia de una alta humedad ocasionada por lluvias y también por  agua libre sobre las hojas, durante un mínimo de dos horas, favorecen el desarrollo de la infección del mildiú en uva de mesa. Para contrarrestar su ataque agresivo, Bayer cuenta con el servicio de predicción de enfermedades y con una gama de productos de gran efectividad que evitarán daños en este cultivo.

Las lluvias más intensas de la temporada se han presentado durante febrero y parte de marzo, condición que ha favorecido la presencia de mildiú tanto en los fundos de Piura como en los de Lambayeque. Esta es una de las enfermedades más peligrosas y temidas en el sector de viticultura, porque puede causar severos daños en los cultivos y restarle productividad. Para tranquilidad de los productores de la zona, Bayer realiza un acompañamiento en la detección de la enfermedad y ofrece los productos de mayor eficacia y control para cada etapa de crecimiento del cultivo, que se deben aplicar de manera preventiva.
Esta enfermedad está presente desde el verano del 2012, cuando se detectaron las primeras infestaciones en los fundos del norte del país. Los daños fueron de gravedad en algunos campos, debido a que se desconocía en ese momento la mejor forma de controlarla.

El problema no terminó allí, porque la enfermedad se quedó en estado latente y ahora los productores deben incluirla cada campaña entre sus planes de sanidad. “Hoy tenemos el inóculo presente en todas las zonas productoras del norte, y ante la presencia de las condiciones adecuadas se desarrolla la infección, que puede ser potencialmente leve o severa, de acuerdo a las condiciones imperantes en esos momentos”, explica el ingeniero Erick Oyola, field marketing specialist de la Región Norte Grande de Bayer.

INFORMACIÓN CERTERA

Gracias a las estaciones meteorológicas instaladas en el norte y al equipo de predicción de enfermedades de la empresa, el ingeniero informa que hubo incidencia del mildiú en todas las zonas productoras del norte, durante este verano. En especial, en febrero se completaron varios procesos de incubación del patógeno debido a las condiciones mencionadas.

Gráficos 1 y 2. Grapenet Perú-Sistema de predicción de enfermedades: Procesos de incubación estación Bayer-Sullana (febrero-marzo).

En Sullana, los datos del sistema de predicción de enfermedades indicaban que se completaron 15 procesos de incubación de Plasmopara vitícola (responsable del mildiú) durante febrero, el mes más lluvioso hasta la fecha. En los 14 primeros días de marzo se completaron tres procesos de incubación y hasta el día 16 se tenía un proceso más en desarrollo. (Ver gráficos 1 y 2)

En la estación Algarrobos-Castilla, ubicada en medio de Piura, los datos del sistema de predicción de enfermedades indicaron que se completaron 15 procesos de incubación, y tuvieron el inicio de cuatro procesos desde el 24 de febrero, los cuales se completaron en marzo, como se ve en los gráficos 3 y 4. (Ver gráficos 3 y 4)

Gráficos 3 y 4. Grapenet Perú-Sistema de predicción de enfermedades: Procesos de incubación estación Bayer-Algarrobos Castilla Piura. (febrero-marzo).

MONITOREO CONSTANTE DE ENFERMEDADES

Para determinar los niveles de infección en campo, Bayer cuenta con un servicio de predicción de enfermedades. En el norte, tienen instaladas cinco estaciones meteorológicas: cuatro en Piura y una en Lambayeque. Estos equipos se encuentran en fundos de empresas productoras de vid en diferentes zonas de estos departamentos, a fin de realizar un mejor monitoreo de las condiciones climáticas.

Seguidamente, mediante un sistema de predicción de enfermedades se comunica a los clientes las alertas fitosanitarias para enfermedades como mildiú y oídium. Este monitoreo de los niveles de infección ayuda a los productores a tomar las medidas necesarias en los momentos en los que se están desarrollando los procesos de incubación o de infección. “De esta manera, los profesionales de sanidad de los fundos tienen la información en tiempo real sobre la condición de la enfermedad, con la que se toman las decisiones oportunas para el control de estos problemas”, apunta Oyola.

UNA GAMA DE APLICACIONES PARA EL CONTROL

Las aplicaciones de fungicidas específicos para el control de este patógeno es una de las prácticas comunes. En la actualidad, existen opciones con productos sistémicos y no sistémicos, que permiten tener un manejo adecuado del inóculo en los campos. Asimismo, existe un mejor conocimiento del problema y su comportamiento, por lo que los agricultores están mejor preparados para combatir la enfermedad.

Debido a la agresividad de los ataques, el manejo de la enfermedad debe obedecer a una estrategia netamente preventiva. Bajo condiciones normales, los intervalos de aplicación pueden darse cada 7 a 10 días. Al inicio de la campaña, en brotamiento, se puede aplicar vía sistema de riego el producto Aliette, que es un fungicida con sistemia, tanto acropétala como basipétala, que no solo ayuda con el control de mildiú, sino también de hongos de madera. “La planta lo absorbe por la raíz y lo distribuye a toda la parte aérea. Además, Aliette induce a la planta a generar y activar sus propios mecanismos de defensa contra los patógenos”, explica Oyola.

Luego, al inicio del brotamiento, se puede aplicar vía foliar Fitoraz, que es un fungicida de rápida acción inicial que combina dos modos de acción, preventivo y curativo, lo que da una buena protección a la planta. Además viene un aporte de zinc, que es fácilmente asimilado por la planta, mejorando la actividad fotosintética de esta y la asimilación de nutrientes. Posteriormente, con brotes de 15 cm se aplica nuevamente Aliette, vía foliar.

Con brotes de 25 cm, la herramienta recomendada es Trivia, un fungicida con una característica importante para el manejo de este patógeno: su acción antiesporulante, con buen poder curativo por la acción del Flupicolide, que es uno de los ingredientes activos del producto. Además logra un excelente cubrimiento en la hoja, formando un escudo protector que resiste el lavado de las lluvias.

Otra de las herramientas para el manejo de mildiú es Cupravit, cuya acción es inmediata en el control de las esporas del hongo, con un mecanismo de acción de contacto que encaja perfectamente dentro de un plan de control. El cobre contenido en este producto, le concede a las hojas de las plantas características que dificulta la entrada de las estructuras del hongo.

La estrategia que propone Bayer para el manejo de mildiú considera diferentes mecanismos de acción, asegurando una buena prevención y control, además de ser ideal desde el punto de vista de manejo de resistencia, concepto importante a tener en cuenta para el manejo de este grupo de hongos.

Cuadro 1. Dosis recomendadas

“La propuesta de Bayer considera fungicidas que tienen buena acción de control de mildiú, con características sistémicas, asegurando una rápida penetración en los tejidos vegetales, evitando así el lavado por las lluvias. Ese es el caso de Trivia, que dentro de las tres horas posteriores a la aplicación ya está dentro de la planta ejerciendo control. Además, esta estrategia considera productos antiesporulantes, de tal manera que se busca cortar los ciclos de desarrollo del hongo”, explica el especialista.
Otra de las características de la estrategia de Bayer, según agrega, es la buena residualidad de sus fungicidas, debido a la calidad de sus activos y de su formulación, que dan la confianza de una buena ‘perfomance’ al agricultor que busca soluciones para los periodos lluviosos.

También es importante establecer otras pautas para un manejo integrado del problema. Según recomienda Bayer, es necesario tener claro las prácticas culturales en el manejo del cultivo, que contribuyan al manejo de la enfermedad. En esa línea, se debe instalar un buen sistema de drenaje en los campos que ayuden a eliminar el agua de la superficie en forma rápida después de las lluvias. Otro punto importante es el manejo de la canopia, considerando ventanas que faciliten la aireación y la entrada de luz al parrón. Asimismo, la nutrición balanceada de la planta, el uso racional del nitrógeno, deshoje y eliminación de hojas con síntomas, el manejo de los restos de hojas caídas y material afectado son prácticas que contribuyen al manejo del problema en el campo.

Cuadro 2. Productos para el control de milidiú.

EFECTOS DE LA ENFERMEDAD EN LA VID

Este patógeno puede ocasionar daños en hojas, brotes, racimos; en general, en todas las partes verdes de la planta. Uno de los daños importantes es que produce defoliación y esta puede ser grave dependiendo del grado de severidad de la infección.
Si una planta tiene aproximadamente entre un 30% a 50% del área foliar afectada, las hojas jóvenes se caen afectando la posibilidad de la planta de seguir elaborando y almacenando sustancias de reserva. Entonces, al no tener reservas, la planta no tendrá energía necesaria para su desarrollo, y esto puede afectar los rendimientos en la campaña de producción. Es decir, el mildiú afecta la fertilidad de las yemas, lo que tiene un impacto directo en los rendimientos.

Cuando la infección se da en racimos próximos a la floración, se produce una deformación en sus extremos, adoptando una forma de ‘S’; en tanto, las flores y bayas recién cuajadas se necrosan y se arrugan y secan si los granos superan el tamaño de un guisante.

En todo caso, el periodo más susceptible al ataque del mildiú es cuando la mayoría de los brotes alcanzan una longitud de 10-15 cm, porque afectará la fertilidad de las yemas. Igualmente, pueden ser momentos críticos al comienzo de la floración y cuando los granos tienen el tamaño de un guisante.

En cuanto a la susceptibilidad de las variedades licenciadas, Oyala explica que frente a la presión del patógeno y las condiciones de humedad adecuadas, estas son finalmente infectadas por el patógeno. “De acuerdo al comentario de especialistas fitopatólogos, en realidad, todas las variedades son afectadas por esta enfermedad”, finaliza.