icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Noviembre 2018 | Mango

Fruta no se podrá cosechar en noviembre, época donde los precios son más altos

Cuando el frío juega una mala pasada

Si en Piura está concentrada la mayor superficie de mango es porque sale en un mes (noviembre) donde esta fruta escasea en todo el mundo, beneficiándose así de los altos precios. Sin embargo, en esta campaña el frío retardó la floración, situación que ha generado un retraso de 20 a 30 días en la cosecha. En los fundos de Frutos Orgánicos del Perú (FOP), ubicados en el valle de San Lorenzo (Piura), esperan que recién a finales de noviembre se recojan los primeros frutos, es decir,  cuando los precios comienzan a descender en los mercados de destino.

Debido al gran tamaño del mango Kent, el personal de FOP amarra las ramas para evitar que se quiebren por el peso.

A inicios de noviembre los mangos colgados de sus árboles en el valle de San Lorenzo no llegaban aún a su madurez comercial, como ocurre en un año  normal. El frío que relevó al intenso calor de un año anterior, ocasionado en su momento por el Fenómeno de El Niño, originó que la floración se retrasara y que además, al menos un 10%, de la fruta se cayera del árbol en gran parte de los campos piuranos. En los tres fundos de la firma Frutos Orgánicos del Perú (FOP), ubicados en el distrito La Lomas del Valle de San Lorenzo (Piura), esto significó que las cosechas se retrasarán entre 20 y 30 días, es decir, que la fruta llegará a su destino, sea EE UU o Europa, recién en diciembre, cuando salen los mayores lotes de mango peruano y los precios comienzan a descender.

“El mango se ha retrasado por el frío fuera de lo normal que hubo entre julio y agosto. La temperatura más alta debía estar en 28 a 30ºC, pero esta no subía de 24ºC. Para diciembre debiésemos estar exportando la fruta. Algunos campos seguramente lograrán salir antes, pero será lo mínimo. La mayor concentración de fruta se dará en diciembre y enero”, señala Gilberto Cossio, gerente general de FOP.

Al igual que en Piura, la fruta de Casma (Áncash), zona donde compran a terceros, ya no saldrá en marzo, así que la expectativa es que la cosecha se concentre en abril en ese valle. Sobre este punto, Cossio considera que no es una buena noticia porque habrá un traslape de la fruta peruana con aquella que proviene de África. “En enero y febrero los precios son menores. La mejor época es noviembre y luego marzo, meses en que prácticamente no hay otros países productores saliendo a ofrecer su producción. En diciembre estamos con Brasil, mientras que en enero y febrero competimos con México y algo de Ecuador”, precisa Cossio.

La firma tiene 36 ha de mayoritariamente mango Kent y un poco de Edward. Por campaña exportan alrededor de 25 contenedores de sus campos propios. También comercializan fruta de terceros desde fines de noviembre hasta marzo que es cuando adquieren la materia prima en Casma. Por tanto, considerando lo propio y de terceros exportan entre 120 a 150 contenedores de fruta a lo largo de la campaña. En los primeros años, entre el 2014 y 2015 solo enviaban entre 15 y 20 contenedores, pero en las campañas posteriores se mejoró la logística -adquirieron camiones- y cuentan con un equipo de ingenieros agrónomos que recorre los campos seleccionando la fruta.

Si bien hubo caída de fruta en un 10% en el resto del valle, Edward John Campos, encargado de la logística y producción en campo de la firma, refiere que ellos sí pudieron menguar el problema con un disciplinado manejo de las aplicaciones de fertilizantes, foliares, entre otros. “Nosotros llevamos un control del 100% de las aplicaciones que se realizan en el año y eso ayudó a que no cayera la producción en comparación con otros productores que no han asistido correctamente su campo”, refiere.Por tanto, dice que en la campaña que empieza manejarán los mismos volúmenes de exportación, incluso podrían estar enviando en total 150 contenedores. Tampoco cayeron los rendimientos por hectárea, que ascienden a las 20 toneladas en promedio.A diferencia de otros frutales, cuanto se trata de árboles de mayor antigüedad, el mango produce mayores volúmenes. Específicamente, en los fundos de FOP, los lotes con 25 años de antigüedad producen 30 t/ha, mientras que aquellos con 12 a 15 años producen 20 t/ha, que es el promedio normal en mango.

Si bien la mayoría de los volúmenes que exportan son de la variedad Kent, cuentan un sector del huerto sembrado con Edward, cuya cosecha ocurre antes de noviembre. “El Kent es diferente al Edward, porque el primero debe ir con su chapa (color rojizo). Esa es una exigencia de los mercados. Sobre todo cuando se envía por avión, se debe trabajar el tema del color. En cambio el Edward se exporta totalmente verde y cuando madura se pone amarilla”, explica Campos.

DE COMPRAR A TERCEROS A MANEJAR SU PROPIA FRUTA

A Casma, donde hay 4,000 ha de mango, la firma llega a comprar mango desde febrero. Al Igual que en Piura, se estima que la cosecha sufrirá un retraso y recién se trasladarán a la zona desde marzo. En gran parte de los casos, los evaluadores de campo de la empresa certifican previamente la calidad de la fruta y, en algunas ocasiones, prefieren la compra en el árbol, realizando directamente el corte para una mejor manipulación y manejo de poscosecha.

FOP fue constituida en 2013 con la compra de los tres fundos que ya estaban en producción en el distrito de Las Lomas. Actualmente, está en proyecto la compra de otros fundos para elevar la producción de 36 a 100 ha en los próximos años. La cifra de 100 ha es equivalente a los aproximadamente 100 o 120 contenedores que compran hoy a terceros. “Nuestro objetivo es tener un mejor manejo de la calidad del fruto a futuro con nuestros ingenieros”, recalca Campos.

CONGELADO PARA DESTINOS LEJANOS. FOP ve como una opción viable el crecimiento de su oferta de mango congelado en mercados más lejanos

Sin embargo, ese no sería el único motivo para convertirse en los productores del 100% de la materia prima. Según Gilberto Cossio, los márgenes de ganancia para un productor-exportador son mejores que para un comercializador-exportador. “Este año hubo mucha competencia fuera y se cayó el precio para los exportadores. De lo que hemos comprado a terceros no se ha logrado una ganancia grande aunque tampoco perdimos. Además, el 4% del ‘drawback’ (devolución, total o parcial, de los aranceles pagados en la importación de insumos utilizados en la producción agraria) exportado se vuelve una pequeña ganancia. En cambio, la rentabilidad es mayor si tienes mango propio, cosechado en tus fundos. Todo esto lo hemos comprobado gracias a los fundos que hoy manejamos, así que nuestra idea es alcanzar las 100 ha de mango, y también queremos manejar 50 ha de palta”, indica.

En Piura, el valor del mango en la planta de procesamiento es de S/.25 soles la java (cada una de 20 kg). Si apuntamos que el costo de producción y cosecha en campo es de S/. 12 o S/. 13 la java, más el costo del transporte (S/.2); entonces, el productor que vende su fruta tiene una ganancia líquida de S/.10 que le permitirá cubrir cualquier percance o pérdida en campo, ya sea por temas sanitarios, clima u otros. Y, esto, sin tomar en cuenta que en Casma el valor de mango en la planta de procesamiento es de hasta S/.40, mucho más que en Piura, debido que en marzo hay poca fruta en el mercado.

Por el momento, en FOP están evaluando la compra de nuevos fundos en producción en los valles de Piura, debido a que los terrenos en Casma cuestan el doble.

NO HUBO PROBLEMAS SANITARIOS ESTA CAMPAÑA

Pese a los problemas con el frío, el gerente general menciona que no han tenido mayores problemas sanitarios. En general, afirma que el mango es un cultivo noble, que con un buen manejo preventivo no da mayores problemas. “La enfermedad de la Antracnosis ocurre más que todo en los campos que no llevan un debido control. En los nuestros no hubo problemas de calidad, ni en los campos donde se adquirió la fruta. Aunque siempre es complicado comprar mango a los acopiadores, porque no sabemos si la fruta fue manejada correctamente en campo, pues cuando llega a destino recién puede manifestarse la enfermedad con manchas negras en la piel. Estamos hablando de contenedores que cuestan entre US$18,000 y US$23,000, pero pueden terminar siendo arrojados a la basura por temas sanitarios”, señala tras indicar que han sido muchos añosde trabajo para seleccionar a aquellos acopiadores que den las mayores garantías. Para ello, han realizado un análisis de calidad en cada campaña, lo que significa identificar la procedencia de los mangos que no llegaron con la calidad de exportación demandada.

 

Particularidades del riego

Gandhi Merino Juárez trabaja como encargado de los fundos y refiere que el riego en la zona es por gravedad con agua proveniente del reservorio de San Lorenzo, desde donde adquieren una dotación de 10 l/s de agua para el riego. Al estar ubicados en un terreno en pendiente, deben instalar anillos de 1.5 metros de diámetro en cada árbol para mantener la humedad y la planta pueda aprovecharlo. De lo contrario, el agua discurrirá por la ladera y se empozará en la parte más honda del terreno. La frecuencia de riego es cada 12 o 16 días, según el momento de crecimiento del árbol. De acuerdo a lo que señala John Campos, han instalado recientemente en uno de sus lotes riego por goteo, de manera experimental, para determinar las necesidades de agua de la planta bajo este sistema. La idea es estar preparados ante la eventualidad de cortes de agua, como ocurrió con el último fenómeno de El Niño.

OBJETIVO: SEGUIR REDUCIENDO LOS COSTOS DE PRODUCCIÓN

Como parte de la estrategia de seguir aminorando costos, la empresa construirá su planta de procesamiento de fresco para el próximo año y una línea de congelado para el 2020, en el que, además de mango, se puedan procesar otras frutas. Esta planta se instalará en un terreno de 2 ha que han adquirido en Casma. El mango cosechado en Piura será transportado hasta la planta, para su embarque posterior en el puerto del Callao.

Para febrero o marzo del próximo año tendrán lista la planta de procesamiento y se podrá procesar entre 3 a 5 contenedores diarios de fruta, es decir, unos 250 contenedores al mes de mango.  Actualmente, el proceso de poscosecha se realiza en plantas alquiladas en Tambogrande. Para otros cultivos, como las paltas y mandarinas, contratan el servicio en las empacadoras de Huaral. En palta, esta campaña exportaron 98 contenedores, a los que se sumaron 35 contenedores de mandarina. Para la próxima esperan un mayor crecimiento: 150 contenedores de palta y 60 contenedores de mandarinas.

LOS LAZOS COMERCIALES

Desde que se creó FOP, mantiene un lazo comercial con Scherpenhuizen BV, empresa con sede en Holanda, que produce y comercializa vegetales, que se encarga de la distribución y venta de la fruta en Europa. Además de mango, exportan con ellos palta, uva y arándanos. Adicionalmente, han llegado de forma directa al mercado en Rusia y EE UU con mandarinas.

“Todos los años entran nuevas empresas exportadoras y otras  salen del mercado. No es difícil el manejo agronómico del mango, lo que es difícil es exportar y tener clientes fuera. Además su consumo no es de rápido crecimiento, como ocurre con la palta”, apunta el gerente general. En todo caso, la firma ve como una opción viable el crecimiento de su oferta de mango congelado en mercados más lejanos, debido a que su consumo está creciendo en algunos países del Asia. Menciona que hace unas semanas atrás estuvo en una feria en Taiwan y recibieron pedidos de mango IQF procedentes de Corea, China y Singapur.