icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Febrero 2019 | Uva de mesa

Balance preliminar de la campaña de uva de mesa en Piura

Calidad, esencial para seguir siendo competitivos

La industria peruana de la uva de mesa tiene la tarea de encauzar el crecimiento productivo, pero este debe ir de la mano con fruta de calidad. Ese es un aspecto decisivo para no perder competitividad en los mercados internacionales.

Marienella Ortiz

La uva de mesa peruana ha sufrido más de un vaivén en las últimas campañas. Tras una etapa de constante crecimiento, cayó a causa de los efectos del último Fenómeno El Niño. Sin embargo, ahora toca quizás lo más difícil, que es retomar y encauzar la senda del crecimiento. Ese es el objetivo de una industria que tiene el deseo de borrar cualquier mal recuerdo dejado por El Niño en los fundos piuranos.
El nuevo presidente de Provid, Lionel Arce, confirmaba a Redagrícola que hasta la semana 1 se habían exportado 32 millones de cajas. Ese no es un número cualquiera, ya que es una cifra similar al total enviado en la campaña 2017/18. Sin embargo, aún faltaban entre cuatro o cinco semanas para dar por concluida la presente campaña, la que se proyecta con envíos entre los 40 y 45 millones de cajas.
El hecho de que los productores apostaran por incrementar en un 100% la productividad de aquellos huertos que tuvieron un mal desempeño en la campaña 2017/18, afectó en algunos casos a la calidad de la fruta, sobre todo, en cuanto a las concentraciones de azúcar.

Francisco Moraga, gerente general de Agrícola San José, destaca que los calibres y color de la fruta estuvieron bien, pero ha habido problemas con la concentración de azúcar. “Todos queríamos recuperarnos y sobre exigimos a la planta, que aún tenía rezagos de la traumática campaña afectada por El Niño”. “La fruta no terminó bien”, agrega Alejandro Carvajal, gerente agrícola de agrícola Fegurri, quien ha visto fruta con una condición débil, acuosa y con falta de grados Brix. “El Niño afectó a Piura en la campaña anterior y nos sigue aun afectando. Si bien la planta ahora se recuperó, a la fruta le ha costado tener la calidad que exigen los mercados internacionales. La carga ideal es de 30 t/ha, pero la mayoría le dejó más de 40 t/ha, es decir un 15 o 20% más. Esto fue contraproducente”, explica.
El clima también ha sido un factor determinante, ya que ha generado retrasos en las cosecha de unos quince días. Así, por ejemplo, si a una Red Globe le toma 137 días para completar su madurez, en esta campaña le ha tomado 150 días. En el caso de Superior, el ciclo es de 95 días, pero esta campaña ha sido de 110 días.
“Cada año, en Piura se presenta un clima muy cambiante. Esto nos está preocupando. La radiación este año fue menor y hubo una gran nubosidad. La fertilidad se da por luz y la madurez por temperatura y luz. Todo quedó desfasado en 15 días como promedio”, afirma.

VOLUMEN SIN CALIDAD
Lionel Arce refiere que tiene sentimientos encontrados con los resultados observados en la presente campaña. “Es satisfactorio observar un incremento de los volúmenes exportados, pero es inquietante ver cómo mucha fruta no obtuvo buenos precios por temas de calidad”, sostiene.
Un reporte del Scotiabank proyectaba que las exportaciones de uva durante esta campaña alcanzarían un récord de alrededor de US$840 millones, 17% más respecto a la campaña anterior. Sin embargo, eso deberá confirmarse con el nuevo escenario de precios bajos, causados por la falta de calidad, y también motivado por la ‘guerra comercial’ entre EE UU y China y por un sobre stock de la fruta californiana.
El presidente de Provid sostiene que la caída de precios ha oscilado entre un 20 y 30% valor FOB. Si bien el año pasado se vendía una caja de uva de mesa en US$25, este año estuvo menos de US$20, como promedio. Carvajal añade que fruta de EE UU recibía un diferencial del 30% en el valor, a diferencia de la peruana, solo por una cuestión de origen. Por ello, el desafío de las empresas del sector pasa por la búsqueda de nuevos mercados, cuestión que sí están haciendo, también desde Provid, que ha realizado un trabajo clave para soportar cualquier situación adversa en los mercados.

MÁS ENVÍOS A EUROPA Y BUENOS PRECIOS EN CHINA PARA RED GLOBE
Por ello, es que se ha visto una expansión de los envíos a Europa que, a mediados de enero, incluso eran el doble que la campaña pasada. Y eso ha sido consecuencia del sobre stock de la fruta californiana, tras dejar de vender a China. Al respecto, Arce considera que no observa que las relaciones entre ambas potencias económicas vayan a cambiar, al menos en la próxima campaña.
Donde sí ha habido buenos precios es en China, registrándose un aumento de un 10%. Este mejor comportamiento también se debería a la reducción progresiva del área de Red Globe en el Perú. “Al bajar su oferta en el mundo, ello tiene una incidencia en los precios”, acota Arce. Sin embargo, el comportamiento de los precios en las variedades ‘seedless’ ha sido más errático en el Gigante Asiático.