icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Noviembre 2018 | Poscosecha

Bio Natural Cover, un producto orgánico que alarga la vida de poscosecha de las frutas

 Gabriel Gargurevich Pazos

Cuando cursaba el cuarto ciclo de ingeniería industrial, en una prestigiosa universidad de la capital, Miguel Malnati se inscribió en un taller de biotecnología, como él mismo dice, “de puro curioso”. No tenía que ver mucho con la carrera que estudiaba, pero al poco tiempo sintió una fuerte atracción por la ciencia, por la investigación. Así, se inició como investigador en biotecnología de alimentos. Dice: “¡Antes de ser ingeniero industrial quería ser chef! Pero aún no había sucedido el ‘boom’ de los chefs y también me gustan los negocios, así que me decidí por ingeniería industrial”. El caso es que es en este taller de biotecnología conoce a Ximena Adriasola, quien llevaba fresas a la universidad pero se veía forzada a comerlas temprano en la mañana pues al mediodía ya estaban deterioradas, sobre todo en verano. “Miguel, ¿cómo podemos hacer para que la fruta tenga más vida útil?”, preguntó Ximena. Era verano del 2016.

Una de las primeras medidas que tomó Miguel al decidir convertirse en investigador en biotecnología de alimentos, fue inscribirse en el Directorio Nacional de Investigadores del Perú, de Concytec. Así pudo ampliar muchísimo sus conocimientos de química, de bioquímica, accediendo a importantes publicaciones en Internet, descargando ‘papers’de de trabajos de todo el mundo, para poder así crear sus propias conjeturas.

Miguel señala que lo primero que se le vino a la cabeza fueron esta suerte de films que sirven para conservar los quesos empaquetados. Enseguida Ximena replicó: “Pero si le pones un plástico a la fruta van a decir que no es comestible, que es tóxico. ¡Hay que hacer algo imperceptible a la vista!”. Miguel respondió: “Yo puedo crear una formulación líquida para alargar la vida de las frutas, que tenga una función similar a la de estos films de los quesos, que conserve, que inhiba el proceso de maduración de las frutas, el queso no madura pero la fruta sí…”.

Bio Natural Cover (BNC) ya se encuentra probado en laboratorio, pero ahora toca testearlo a nivel industrial.

EL ‘GOL’ VINO DE LA MANO DE LOS ALGINATOS

Entonces se inició un arduo proceso de prueba y error. Estos films de los quesos están hechos de almidones pero con plastificantes. ¿Qué hizo Miguel? Probó con todos los almidones habidos y por haber. Empezó con la tara, pero resultó una formulación muy espesa; siguió con la maltodextrina de maíz, y fue más líquida, pero ese componente no es aceptado en Europa; la matriz final, el ‘gol’ vino de la mano de los alginatos, un almidón derivado de las algas marinas.

Miguel no puede revelar la composición final del producto pues es un secreto industrial. Además, el proceso está patentado. Así nació Bio Natural Solutions y Bio Natural Cover (BNC), según las palabras de Miguel, “un producto agrícola de poscosecha que funciona como un recubrimiento natural que mejora la vida útil de frutas frescas. Se ha probado en mangos, paltas, fresas, limones y naranjas, principalmente, logrando incrementar su vida útil hasta en un 250%. Lo novedoso es el proceso biotecnológico para la obtención de agentes activos de las mismas frutas, para enriquecer al recubrimiento, que es incoloro, inodoro, que logra mantener las características sensoriales, nutricionales y el aspecto del alimento en el tiempo”.

CONCURSOS QUE DIERON UN NUEVO IMPULSO

En julio del 2016, aceptaron la convocatoria de la Universidad de Lima para el concurso ‘Primer Paso’, dirigido a estudiantes emprendedores. El premio era S/.25,000 al mejor proyecto. Por aquel entonces, el dúo se convertiría en un trío; Daniel Oviedo, egresado de Administración, se encargaría de la parte comercial de Bio Natural Solutions. Es así que el grupo quedaría conformado por Miguel en el desarrollo del proyecto (CTO); Ximena, en la gestión del proyecto (CEO) y Daniel en el área comercial (CMO). El mejor recuerdo de aquella etapa es una foto de los tres sosteniendo el cheque de S/.25,000. Aquello significó un nuevo impulso.

Decidieron reservar el dinero ganado como fondo para poder concursar en otro certamen; se enteraron de la iniciativa del Ministerio de Producción para emprendedores, StarUp Perú, y tomaron la decisión de inscribirse. Uno de los emprendimientos ganadores de la quinta generación de StarUp Perú, consiguió ser Bio Natural Cover. Los S/.50,000 del premio fueron invertidos en la implementación de su centro experimental en San Miguel.

Bioincuba es una empresa especializada en dar asesoría técnica especializada a proyectos tecnológicos, que les dio soporte para poder implementar el laboratorio en Santa María para realizar el envasado del producto.

VALIDACIONES COMERCIALES EN EL NORTE

Nuestro producto es totalmente sostenible, a diferencia de lo que hay en el mercado; no impacta el medio ambiente y es de consumo inmediato”, sostiene Ximena, mientas Miguel agrega que su funcionamiento se basa en impedir que le ingrese el oxígeno al fruto y mantener la humedad del mismo. Ximena y Miguel sostienen que luego de diez días de cosechada la palta, esta empieza a mostrar un deterioro importante; si se le aplica BNC, esta podría alargar su vida el doble de días. “Solo un día en una tienda dura una palta que se exporta a China, debido al tiempo de traslado en barco, si las condiciones no fueron las mejores, pero usando BNC esa vida de poscosecha se alargaría”, dice Miguel.

BNC es orgánico y ese es el mensaje que sus creadores quieren transmitir. El líquido resultante no tiene sabor y es transparente Y, lo más importante es que no cambia el sabor de las frutas ni altera alguna cualidad física.

Actualmente, en Bio Natural Solutions están realizando las validaciones comerciales de su producto a nivel industrial; y buscando empresas –en Piura han encontrado algunas posibilidades interesantes– para poder probar el producto y así conseguir la versión final. Bioincuba les ha venido ayudando como canalizador de contactos. En concreto, por ahora, son tres las empresas interesadas en Bio Natural Cover, aunque sus fundadores prefieren no decir cuáles.

También han presentado la solicitud de patente a diversos países de forma estratégica, con miras a poder exportar su invento en un futuro. Ximena espera que en mayo de 2019 el producto pueda salir a la venta y añade que “ya se encuentra probado en laboratorio, pero ahora toca probarlo a nivel industrial”.