icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Noviembre 2018 | Empresas

Producción de fresas en el Norte Chico

Agrícola Llahuén promueve el buen manejo de un cultivo y negocio que empieza a crecer

En septiembre pasado, el vivero líder en producción de plantas de fresa del hemiferio sur organizó en el Norte Chico, un ‘día de campo’, con el fin de mostrar a los agricultores y potenciales productores, las variedades con las que están trabajando actualmente en la zona.

Agrícola Llahuén no es solo un vivero chileno líder en la producción de plantas de fresa, con más de 45 años en el mercado chileno y latinoamericano, sino que además ofrece soluciones a sus clientes, trabajando con los más altos estándares de calidad en campo, hasta la entrega de plantas y semillas sanas, con seguridad varietal. Con el tiempo, han diversificado su producción agrícola a semillas de espárragos y cultivos frutícolas, con un alto enfoque en la innovación e investigación.

En septiembre pasado, Agrícola Llahuén organizó un ‘día de campo’, en conjunto con Eurosemillas, y el apoyo de Diego Pérez, productor y empresario del sector fresero local. El evento se realizó en un campo de 12 ha ubicado en Huacho, con el objetivo mostrar a agricultores y potenciales productores, las variedades con las que están trabajando actualmente en la zona, dando cuenta de los resultados que se obtienen luego de 50 días, desde su plantación. 

Lucas Marín, Encargado de Ventas y Exportación de Agrícola Llahuén Chile, precisa: “La idea con estos eventos es poder mostrar las distintas fases del cultivo y transferir conocimiento y tecnología a pequeños y medianos agricultores. Este es el primer evento que realizamos de este tipo como Agrícola Llahuen, y no podemos estar más contentos con el resultado; hemos notado un gran entusiasmo por el cultivo, y un fuerte impacto tecnológico para pequeños agricultores freseros, acostumbrados al cultivo tradicional, en el que se emplea riego gravitacional, no se usa ‘mulch’ o plástico y donde se utiliza material vegetal de mala calidad. Ahí es donde está la clave del negocio”.

1.- Cynthia Falcón, Responsable de País de Eurosemillas S.A. 2.- Lucas Marín, encargado de Ventas y Exportación de Agrícola Llahuén. 3.- Diego Pérez, Gerente de Operaciones de Inversiones Agreste S.A.C.

LA FRESA SE HA PUESTO NUEVAMENTE EN LA MIRA

Cynthia Falcón, Responsable de País de Eurosemillas S.A. y experta en fresas, sostiene que en los últimos años se ha incrementado el interés y las expectativas por el cultivo en nuestro país. Con el ‘boom’ de los berries, la fresa se ha puesto nuevamente en la mira. Dice: “En el 2017, el área plantada fue de 1,270 ha, y se percibe que este año habrá un incremento importante”.

La zona principal de producción de fresa es el llamado Norte Chico, desde Huaral hasta Barranca, en la región Lima. Allí se concentra el 90% de la producción de fresa peruana, principalmente por la ausencia de lluvias y la cercanía al mercado. Falcón precisa: “Recordemos que el principal destino de la producción de fresa, es decir el 70%, es para el consumo interno. Aproximadamente desde el 2014, durante los meses de verano y otoño, se produce fresa en Ancash, Arequipa y Cusco, motivados por la escasa producción en costa y por el alto precio que alcanza la fruta durante estos meses. Ellos pueden producir todo el año, si hacen una mayor inversión en la instalación de coberturas para la lluvia. En la actualidad, se está incrementando el área de cultivo en estas zonas”.

En relación a las principales dificultades que encuentra un productor fresero en el campo, en la poscosecha, Diego Pérez, Gerente de Operaciones de Inversiones Agreste S.A.C., sostiene que el principal reto es lograr que la planta produzca los kilos para los cuales está diseñada la variedad, “con la mejor calidad, cumpliendo siempre las exigencias de los mercados internacionales. Para ello es muy importante el manejo agrícola, el control de plagas, así como elegir una variedad que tenga una buena vida poscosecha, que viaje bien; hay que entender que la fresa es una fruta muy delicada”.

Pérez agrega que en el Perú, la gran mayoría de los campos de fresa son trabajados por pequeños agricultores, que plantan de manera tradicional y lo ven como un cultivo alternativo, para generar liquidez. “Pero este formato no tiene continuidad en el tiempo”, sostiene. Urge una modernización en el sector, tanto de la tecnología como de los métodos de producción, como podría ser la producción orgánica. “Nosotros contamos con un campo orgánico ubicado en el norte de Lima, certificado por USDA Organic. Ello nos ha permitido obtener un producto sin residuos de pesticidas, diferenciándonos así de la competencia, y cumpliendo con los mercados más exigentes, a pesar de que se trata de un producto tan delicado y que requiere de mucho control. En cuanto a las condiciones, hemos tratado de estar lo más aislados posibles para poder tener menos problemas con los campos vecinos”, explica Pérez.

VARIEDADES PATENTADAS: UNA OPORTUNIDAD PARA CRECER

Los expertos coinciden en que los principales mercados de la fresa están ‘en todos lados’, ya que es un producto que tiene una amplia demanda en los sectores agroalimenticios. Se consume en los países europeos y asiáticos, pero el principal productor y consumidor en el mundo es EE UU. Diego Pérez acota: “En cuanto a la fresa peruana, hay que decir que no está muy bien vista en varios mercados, debido a los problemas de trazabilidad y también porque está desarrollada por pequeños agricultores que no tienen el control adecuado de plaguicidas, ni un óptimo manejo. Además no hay un control de patentes de propiedades de las plantas. Pero todo esto presenta también una gran oportunidad en el reto de desarrollar este cultivo en nuestro país”.

Las principales variedades que se trabajan en Perú son San Andreas, Aromas, Monterey, Albión y Portola; que son del grupo de ‘día neutro’, mientras que Camarosa y Sabrina, son de ‘día corto’. “A excepción de la última, todas han sido desarrolladas por la Universidad de California, por lo que todas son variedades protegidas. Hasta hace un tiempo, Aromas era la más plantada. Actualmente, es San Andreas la preferida por los productores, una variedad rústica, de alto rendimiento y calidad excepcional”, sostiene Falcón.

Lucas Marín, encargado de Ventas y Exportación de Agrícola Llahuén, advierte que hay una percepción errónea en la idea que muchas veces tiene el productor respecto a los supuestos mayores gastos en los que incurriría al decidirse por las patentadas. Precisa: “Lo que sucede en las plantaciones donde no hay una adecuada sanidad vegetal, ningún tipo de trazabilidad ni pureza varietal, es que se afecta de gran manera los rendimientos del productor, además de la calidad de la fruta. Los rendimientos tienen que ver con una combinación de factores tecnológicos; el punto de partida es trabajar con plantas que cuenten con calidad genética y sanitaria. Agricola Llahuén es un vivero que produce plantas de fresa de la Universidad de California, y que cuenta con variedades como Monterey, San Andreas, Albion y Cabrillo, en el sur de Chile, donde se buscan las condiciones ideales de clima, suelo y acumulación de horas frío, para así obtener una planta productiva y de excelente calidad”. Sin embargo, en Perú las condiciones son diferentes. Por ello es que se hace necesario mostrar las fases del cultivo y transferir tecnología a los productores. Ese es el camino que está siguiendo Agrícola Llahuén para continuar con el desarrollo de la fresa en Perú.

Contacto:

Lucas Marín M. Ventas Exportación.

Tel: +56 224489722

www.llahuen.com