icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Julio 2017 | Alimentos

Marius Robles, CEO de Reimagine Food

Reimaginando el futuro de los alimentos

Llevarse un bocado a la boca hoy es muy diferente a lo que ocurría hace décadas atrás. Lo es por los ingredientes, por el tipo de comida, por cómo está hecha… Del mismo, el comercio de productos frescos está experimentando un cambio, una revolución en toda regla que ha llegado de la mano de Amazon. El futuro se está escribiendo aquí y ahora, pero, sin duda, hay mucho más que contar. Del presente y futuro de los alimentos expondrá Marius Robles en la 4ª Conferencia Redagrícola.

Todo lo que estás explicando me da mucho miedo, pero debo estar dentro”, le dijo a Marius Robles una alta directiva tras finalizar la presentación en un congreso. Y esa es una frase muy común que le han dicho a este barcelonés durante los últimos años. Y, como esta ejecutiva, ya son muchos los ejecutivos de la industria de los alimentos inquietos y dispuestos a conocer cómo será el futuro de la industria alimenticia.

“Estamos hablando que en los próximos diez años habrá un enorme cambio porque los consumidores están pidiendo a gritos nuevas soluciones, adaptadas a los nuevos estilos de vida, a una mayor interacción con la comida”, explica Marius Robles, CEO de Reimagine Food. Y habrá cambios. Claro que sí, porque cada año que pasa la tecnología es más asequible. La ‘big data’ o la ‘inteligencia artificial’ tienen un costo menor que al de hace algunos años, cuando fueron lanzadas. “Además, las personas miran un promedio de 170 veces al día el ‘smartphone’, entonces podemos tener una conexión tecnológica con ellos”, afirma.

Eso ha hecho que la revolución de los alimentos esté en marcha. “Ya la estamos viviendo”, subraya Robles. Y que está pasando por diferentes fases.

BIO

Marius Robles, es una autoridad mundial en Foodtech. Fundador de Reimagine Food. Licenciado en Ingeniería Informática por la Universidad Politécnica de Cataluña, es CEO y fundador de Reimagine Food, una plataforma que crea y atrae iniciativas para repensar el mundo de los alimentos, la cocina y la agricultura. Este año lanza Barcelona Food Hub, un espacio de 4,000 m2 en el corazón de Barcelona donde se diseñarán los alimentos y la cadena de alimentación del futuro. A través de Reimagine Ventures administra un fondo de US$100 millones que invierte en startups de alimentos.

COME MEJOR. Lighter es una poderosa herramienta que ayuda al mundo a comer mejor. El sitio provee recetas y recomendaciones personalizadas, basándose en planes y listas de compras recomendadas por 40 líderes en temas alimenticios. En la foto, las fundadoras de Lighter, Alexis Fox y Micah Risk.

PRIMERA OLA (2015-2018) La innovación en los alimentos está en marcha. Y se está viendo como diferentes ‘startups’ están revolucionando la industria, reemplazando las proteínas que están, por ejemplo, en la carne, con proteínas vegetales. Lo mismo con una ‘cola de camarón’ que no viene del mar, sino que ha sido creada en un laboratorio. También está siendo una realidad cómo el comensal puede interactuar en un restaurante. O que una empresa como Amazon esté llevando comida a casa.

¿PROBLEMA SOLUCIONADO?. Las granjas verticales están pensadas para producir en espacios reducidos, de manera intensiva y con gandes producciones. Una forma de enfrentar (y solucionar) el problema que vendrá en un futuro próximo, que será el de alimentar a 9,000 millones de personas en todo el planeta.

SEGUNDA OLA (2018-2022) Se espera que en los próximos años haya una penetración masiva de los robots, de la inteligencia artificial o de las impresiones D.  Incluso se está reimaginando la industria lechera, pero no con vacas, sino con impresoras 3D. Y los robot, también llamados ‘kitchen chefs’ que cocinarán por las personas. En esta ola, el refrigerador no solo servirá para alamcenar alimentos, sino que será una herramienta de gestión de los mismos. Además, en la cocina habrá nano y alta tecnología.

TERCERA OLA (2022-2025) La preocupación por la salud y la presencia de robots tendrán una presencia determinante en la industria alimenticia. Aparatos como el Bio Ring nos dirán qué es lo que estamos comiendo y cómo lo estamos comiendo. Incluso ya está reimaginando cómo será la pesca del futuro.

PIZZA 3D. En el futuro comeremos pizzas impresas en 3D. Eso no será raro. Lo que no se podrá hacer será imprimir un jamón o un tomate, pero sí una pizza. participa Google.

Cambios en los supermercados

No estamos siendo conscientes de cómo se replantearán los modelos de negocios. Por ejemplo, el de los supermercados, ya que un modelo de negocio de 14.000 m2 y 42.000 productos es insostenible. Y lo es porque la mayoría de esos productos no llegan al consumidor y estamos aumentando el desperdicio, además de que poca gente quiere ‘invertir’ dos horas de su vida en un supermercado o si lo quieres invertir es porque quieres tener una experiencia mucho más eficaz que si lo haces de forma ‘on line’, porque a golpe de ‘click’ es mucho más fácil.

LA FOTO QUE INFORMA. La inteligencia articifial permitirá calcular las calorías de lo que estamos comiendo, solo con sacar una foto del plato que tenemos delante. En el proyecto participa Google.

Qué se está ‘reimaginando’

‘Food replacement’. Es quizás la parte más exagerada. Es la alimentación sustituta de la comida. La segunda categoría son los alimentos que se intentan sustituir. Aquí no se habla de los GMO, sino, por ejemplo de ‘hamburguesas in vitro’ Y la tercera categoría son los ‘súper alimentos’ del futuro. ¿Cuáles? Las algas, los insectos, la soja y la quinua.

LA HAMBURGUESA IMPOSIBLE. Impossible Foods, una compañía de EE UU, ha creado esta hamburguesa que no está hecha de carne, sino de un puñado de ingredientes que incluye proteína de trigo, proteína de papa y aceite de coco, que dan forma a una sustancia natural llamada leghemoglobin.