icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Marzo 2019 | Cítricos

Procitrus y análisis temporada 2018 de cítricos peruanos

Problemas cosméticos dejaron 10.000 toneladas de mandarinas sin exportar

Si bien los cítricos de Perú no tienen una demanda explosiva como ocurre con la palta y la uva de mesa, el sector no ha dejado de crecer en los últimos años. 2018 no fue la excepción. Esto, a pesar de problemas cosméticos en la piel de las mandarinas, los que dejaron en el país cerca de 10.000 toneladas sin posibilidad de ser enviadas a otros mercados. Según adelanta Sergio del Castillo, gerente general de Procitrus, la barrera de las 200.000 toneladas exportadas se pasará entre 2019 y 2020.

Desde el punto de vista productivo no hubo sorpresas la última campaña. Más de 190.000 toneladas se transportaron a las plantas empacadoras. Sin embargo, hubo un problema que alteró la planificación comercial de las mandarinas, ya que había lotes que presentaban manchas en la piel, un problema cosmético que no es tolerado en los mercados de destino, aunque la fruta en cuestión goce de óptimos grados Brix, acidez y tamaño.

Sergio del Castillo, gerente general de Procitrus.

“El balance no fue muy bueno”, afirma Sergio del Castillo, gerente general de Procitrus. “En volúmenes hubo la producción esperada. Los kilos que se proyectaban entraron a las plantas empacadoras, pero la variación vino en los porcentajes exportados. Hubo un mayor volumen que registró defectos cosméticos en la fruta por diversos factores desde los climatológicos como humedad, cambios de temperatura y otros; entonces, eso generó deficiencias fisiológicas en la cáscara.

– ¿Qué porcentaje de fruta presentó esos daños?

– Teníamos proyectado que las exportaciones crecerían un 15% en volumen, pero solo se alcanzó un 8%. Esperábamos una exportación de 190.000 toneladas en cítricos, pero finalmente se exportaron 180.239 toneladas. Esas 10.000 faltantes sí entraron a la empacadora, pero en vez de ir a la exportación, se quedaron en el mercado local por fallas cosméticas. En las mandarinas tempranas hubo un claro crecimiento en el volumen de las satsumas, pero las mandarinas tardías fueron las que tuvieron mayores problemas cosméticos en piel. No son resultados malos, pero tampoco buenos. Fue un año normal y seguimos en el ritmo del crecimiento.

– ¿Cuál es el factor que originó el problema cosmético?

– Es difícil decirlo porque el cítrico es muy complejo. Por ejemplo, tenemos el ácaro de la yema que ataca la planta antes que se forme la flor. Eso genera una herida en el bulbo que, al evolucionar en flor y luego en fruto, lleva consigo una marca. Luego tenemos hongos como Botrytis y Alternaria, que atacan la flor y fruto pequeño. En general pueden ser muchos los factores que afectan a los cítricos. Por eso, en Perú, el 50% de lo producido se exporta, mientras que el otro 50% queda en el mercado interno. Ese es el promedio nacional. En este año, ese ratio varió a 45 y 55%. Esa diferencia de 5% generó ese ‘gap’ de 10.000 mil toneladas.

– ¿Cuál fue el resultado de la exportación de mandarina?

– En la partida arancelaria denominada ‘otras’ están todos los híbridos de mandarinas, como la W. Murcott, Tango y Orri. En total se exportaron 88.120 toneladas durante el 2018. De la partida denominada ‘mandarinas’ -figuran la Satsuma, Primosole, Nova- se enviaron 42 mil 581 toneladas; y de clementinas fueron 5.105 toneladas. No cabe duda que la W. Murcott es hoy la mandarina más exportada desde el Perú.

PERÚ NECESITA UNA VARIEDAD QUE CUBRA LA VENTANA ABRIL A JUNIO

– ¿De esa cantidad de variedades nuevas, qué está privilegiando el productor peruano?

– Lo que el Perú no tiene es una mandarina que complete el hueco que queda entre el fin de la temporada de la satsuma y el inicio de la W. Murcott, es decir entre abril a junio. La que sale en esa ventana es la clementina, pero es muy poco lo que sacamos. No ha sido viable en la costa central debido a que no es su clima.

– ¿Y esos volúmenes que sí salen se deben a que hay productores que han logrado un manejo exitoso del cultivo?

– Se ha logrado su cultivo en el desierto de Ica, donde hay menos humedad. Igual requiere esfuerzo para lograr color, porque necesita ‘peaks’ de mayor frío. Para hacer clementina quizá haya que ir más al sur, pero por ahora no hay más valles.

– ¿Arequipa sería una opción?

– La zona de la irrigación Majes Siguas II, proyecto de riego en construcción, podría ser el área donde se desarrolle la clementina de acá a dos años. Vamos a ver cómo estará el mercado de la clementina para ese entonces. Actualmente, cuando Chile sale con su clementina inunda el mercado mundial.

Top ten de los mercados de destino (en miles de toneladas).

EL LIMÓN CRECE EN SUPERFICIE Y ENVÍOS

– ¿Veremos un incremento de las hectáreas de mandarinas en el país?

– Aproximadamente, los cultivos de mandarinas ocupan 20 mil hectáreas en el país. De ellas, el 50% está dedicado a la exportación. Tradicionalmente, vemos que se siembran cada año una 500 ha nuevas de cítricos de exportación, entre mandarina, limones y otros. El cítrico no tiene un crecimiento explosivo como las paltas o uvas. Los cítricos van a paso seguro. Lo que se está plantando más que todo es limón en el norte. Se están plantando Tahití, sobre todo, desde el 2015. También tienes la empresa argentina FGF Trapani, que tiene tierras en Olmos y ha puesto aproximadamente 200 ha de limón Eureka.

– ¿Tanto el Sutil como el Tahití están creciendo en envíos?

– Los dos han crecido. En el 2015 tuvimos el record de exportaciones del limón sutil con 4.722 toneladas, que significó un crecimiento de 161%. Luego se cayó a 2.427 toneladas y eso debe ser por algún tema climático; de allí ha repuntado a 3.218 toneladas y luego a 3.886 toneladas, entre el 2017 y 2018, respectivamente. No ha vuelto a recuperarse el nivel del 2015 pero está creciendo. En los dos últimos años, el Tahití ha pasado de 3.400 toneladas a 5.404 toneladas. Esto debido a que en el 2015 se sembró muchas hectáreas de este limón. Si sumas los dos limones ya estamos cerca a las 10.000 toneladas de exportación.

– ¿Cuál es el principal mercado demandante?

– Podemos decir que, de las 10.000 toneladas de las dos variedades, Chile se lleva alrededor de 7.000 toneladas, en especial, de limón Sutil.

– ¿Eso tiene un tope de crecimiento?

– Sí, particularmente para la variedad Sutil, la que no se puede mandarse fresco a muchos mercados, pero el Tahití sí puede crecer mucho porque tiene más alternativas.

LA ESTRATEGIA DE LLENAR EL CALENDARIO

– Por ejemplo, la empresa Camposol que ha comprado tierras en Uruguay. ¿Cómo explicamos estas movidas?

– Son estrategias comerciales, porque son empresas que ya tienen montada una red de distribución y necesitan tener toda una canasta de productos. Cuando Camposol se sienta a negociar con sus clientes se da cuenta que su portafolio de cítricos está incompleto a diferencia de uvas y paltas en que tiene todo el calendario lleno. Al ser una empresa global, necesita ir a otras zonas. Por ejemplo, la empresa San Miguel que es argentina ya había invertido en Sudáfrica y Uruguay, además de Perú que es el cuarto país donde tendrán operaciones.

– ¿No es que haya una mayor demanda por los cítricos?

– No tiene que ver con los volúmenes, sino con estrategias comerciales para llenar ventanas porque ya tienes lo canales para vender. Por el contrario, estás perdiendo oportunidades con toda la capacidad instalada. Así como Camposol o San miguel, existes otras empresas que están siguiendo esa estrategia de ir comprando terrenos y colocando cítricos en diferentes zonas de la región.

– ¿Cuál es el pronóstico productivo para la próxima campaña?

– Entre 2019 y 2020 debiésemos superar la barrera de las 200.000 toneladas.

– Considerando la alternancia. ¿Tendremos un año ‘on’ o uno ‘off’ en el 2019?

– El 2018 fue un año ‘on’ de la satsuma; vino con una gran floración y carga. Ahora vendría el año ‘off’, pero el pronóstico es que sea una caída de la producción de 10%. Ahora, si le diste bien de comer a la planta, desde antes de la siguiente floración, para que cuando venga todo lo demás no quede tan exhausta, no tendrás mucho problema. Lo otro que se hace es bajarle la carga en el año ‘on’ y con eso regulas la alternancia de la carga. Si tenían 2.000 ‘criaturas’, lo dejas en 800 mediante el raleo.

 

Comentario de Fresh Fruit Perú

Crecen los envíos de mandarinas pero con precios a la baja

Durante el 2018 se exportaron 53.347 toneladas de mandarina por un valor de US$52,4 millones. En comparación con el 2017, los envíos del cítrico crecieron 6% en valor y 13% en volumen. Si bien este resultado es satisfactorio, pues muestra una recuperación del producto peruano en el mercado internacional, deja en evidencia que los precios el cítrico estuvieron a la baja.

En la ventana exportadora, que va de abril a septiembre, los precios de la mandarina peruana estuvieron por debajo de los obtenidos en el 2017. En los meses de mayor volumen exportado, los precios cayeron hasta 6%, mientras que en los meses restantes se registraron caídas de hasta un 19%. Este resultado fue más evidente en los principales destinos de esta fruta. En Estados Unidos, que es el principal destino, se registró un aumento inicial del precio de 8%; sin embargo, no fue suficiente para compensar las caídas posteriores del precio, registrándose al cierre del año una caída de 2%.

En el caso de Reino Unido, que es el segundo mayor mercado, los precios de la mandarina estuvieron por debajo de lo esperado durante toda la campaña, terminando el año con una caída en precios de hasta 69%. Resultados similares se observaron en Canadá y Países Bajos, destinos en los que los precios cayeron hasta en 24% y 68%, respectivamente.

AÚN NO SE SABE CUÁNTA MANDARINA PUEDEN ABSORBER LOS CHINOS

– China está subiendo en el listado de países destino de nuestros cítricos.

– China está ahora en el quinto puesto con el 6% del volumen de destino. En el primer lugar sigue EE UU, seguido de Reino Unido, Holanda y Canadá.

– ¿Seguirá creciendo el mercado chino?

– Vamos a ir viéndolo. No sé qué tanta mandarina puedan comer los chinos. Básicamente estamos enviando W. Murcott.

– ¿Qué pasa con los otros mercados?

– EE UU ocupa el primer lugar con el 37% del volumen exportado. Antes del 2006, no aparecía porque no teníamos acceso y una vez que se logró ingresar rápidamente escaló al tercer lugar en el 2008 y, un par de años después, llegó a ser el primero. Luego esta Reino Unido, a donde va una gran cantidad de Satsumas. En realidad, somos el primer país de América Latina que más Satsuma exporta al Reino Unido, que antes era abastecido por Argentina y Uruguay. También está Holanda, que es la puerta de entrada a Europa Norte, y -de allí-, viene Canadá, país al que China ya está pisándole los talones.

– Se abrió el mercado de Japón. ¿Qué beneficios traerá este nuevo destino?

– El permiso es solo para la Satsuma. Cuando inicias el proceso de solicitud de ingreso, Japón pregunta qué producto quieres. Hace diez años, nuestra prioridad era la Satsuma, la más plantada en ese entonces. Ya teníamos la W. Murcott pero no era la principal. Bajo esa realidad, se tomó la decisión de empezar primero a gestionar su ingreso, antes del tangelo Minneola y de la W. Murcott; en ese orden. El ingreso a Japón fue financiado por los asociados de Procitrus, sin el financiamiento constante no habría sido posible este anuncio de Japón, pues es necesario invertir en los estudios científicos requeridos, en laboratorio, en personal. Es mucho dinero el que se ha invertido, pero que, en realidad, debería salir del Estado porque el beneficio no es solo para los productores de Procitrus, sino para todos los satsumeros del Perú.

– ¿Es un destino que demandará grandes volúmenes?

– No creo que sea un mercado de volúmenes importantes; más bien es un mercado de nicho, de alta calidad. Al contrario, diría que vayamos muy despacio, para dar una buena calidad.

– ¿Qué otro mercado nos interesa o está pendiente su ingreso?

– Estamos trabajando los mercados del Asia, porque casi todos los occidentales los tenemos abiertos. El último fue República Dominica que se situó rápidamente en el puesto 10 con 1,3 millones de kilos exportados. Esto debido a que su sector citrícola fue devastado por el Huanglongbing (HLB), que ha matado a toda la industria citrícola de ese país. Como tienen una gran industria turística que demanda frutas, entre ellos los cítricos, nos han comprado muchas naranjas, pero también de todo un poco. Panamá también ha crecido de manera importante.