icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Noviembre 2018 | Empresas

BIONATIVA, líder en biopesticidas

“Privilegiamos la eficacia y la rentabilidad del productor”

En Bionativa reinvierten el 30% de sus ingresos en I + D, lo que les ha permitido desarrollar una línea de productos biológicos eficaces y que aportan valor dentro de los programas convencionales de control. La empresa ha generado una estrategia propia de desarrollo y validación de productos fitosanitarios en que destaca la fortaleza de sus bases técnicas y agronómicas.

“Nuestra empresa nace en 2002 y partimos cambiando la agricultura en Chile desde el punto de vista del control de enfermedades”, señala categórico Paulo Escobar, socio y CEO de Bionativa. “En la industria chilena fuimos los primeros en desarrollar biopesticidas con alta tecnología y cumpliendo todos los estándares de los mercados de exportación, por ejemplo, en lo que respecta a los registros. Fuimos los primeros en registrar biopesticidas locales y además, los primeros en incorporarlos a la agricultura convencional junto a los químicos. Eso fue muy disruptivo porque lo hicimos dando un soporte tecnológico, con mucha competencia técnica y sobre toda otra consideración, privilegiando la eficacia de los productos y la rentabilidad del agricultor”, agrega. 

En aquellos años (2002), recuerda Escobar, la agricultura chilena por un lado estaba en un proceso de expansión de exportaciones y por otro lado, a nivel mundial mejoraba la tecnología analítica e iba cobrando importancia la sustentabilidad de los procesos y la inocuidad de los productos. Es decir, se comenzó a exigir que los productos exportados a los mercados de mejores precios, presentaran los menores niveles de residuos.

En este contexto alcanzaron una importante posición de mercado con una marca reconocida. “Nosotros perduramos en el mercado por nuestra gran capacidad de desarrollo. En Bionativa invertimos el 30% de nuestros ingresos en I + D, lo que nos ha permitido tener una línea de desarrollo de productos que ya cuenta con 11 formulaciones. Nuestras bases tecnológicas, que partieron centradas en los microorganismos, hoy incorporan extractos vegetales, entre otras tecnologías, pero siempre biológicas y sustentables. Todos nuestros productos están registrados para agricultura convencional, pero además cuentan con certificación orgánica”, dice el CEO.

Por esto Bionativa crece por sobre la tasa del mercado. “Si a nivel mundial el mercado de los biopesticidas crece al 14% y el de los productos químicos en solo 4%, nosotros crecemos a una tasa del 30%, gracias a tecnología y la eficacia de nuestros productos”, señala Escobar.

En la actualidad Bionativa está presente en los países de la costa del Pacífico y en Centro América, en tanto desarrollan los mercados de la costa del Atlántico. Sus próximos pasos los dará en los grandes mercados, como son Brasil, México y EEUU.

ESTRATEGIA PROPIA DE DESARROLLO DE PRODUCTOS

Por su parte, el Director de Investigación y Desarrollo y también co-fundador de Bionativa, Eduardo Donoso (Ph. D.), explica que han generado una estrategia propia de desarrollo y validación de productos fitosanitarios para que funcionen con alta eficacia en el campo. “Tenemos una visión de desarrollo de productos que nos diferencia de las químicas y de otras empresas de control biológico. Esto se da porque somos una empresa constituida en base a agrónomos, no en base a químicos que trabajan con agrónomos. Tenemos una base agronómica muy fuerte”, destaca Donoso.

Las empresas bioquímicas tradicionales comienzan buscando un microorganismo, lo caracterizan molecularmente, luego generan un compuesto y después determinan para qué sirve. Si controla la bacteria A, el hongo B o el patógeno C. Luego llevan a cabo la formulación, la producción y la estrategia de uso.

Bionativa hace lo contrario. “Primero nos metemos intensamente en el problema, por ejemplo en botritis (Botrytis cinérea), generando información básica sobre la enfermedad y determinando los puntos críticos en que el producto biológico aporta valor dentro de los programas. Luego determinamos la forma de acción más eficiente, por ejemplo que coma esclerocios, que colonice restos florales, que seque las pudriciones. Es decir, qué queremos que haga”, detalla el Director de Investigación y Desarrollo.

Cumplida la primera etapa de desarrollo, comienzan el proceso de selección y determinan las cepas que cumplan la función definida. “No solo contamos con un enorme banco de microorganismos, sino que además sabemos bien dónde buscarlos”, afirma Donoso, quien es doctor en ecología y biología evolutiva. “Sabemos en qué ambiente y qué tipo de microorganismos son los que con más probabilidad cumplirán con esas funciones. Tenemos 1.500 microorganismos testeados, pero nuestro banco contiene muchísimos más por testear. Después de más de 15 años no es mucho lo que tenemos que salir a buscar”.

Para explicarlo Donoso hace el símil con la realización de una película. “Primero hacemos el guion con información básica que generamos con investigadores de centros y universidades, así como con asesores y productores; solo después hacemos el ‘casting’, sabiendo lo que debe hacer cada cepa para que cumpla su papel dentro de la estrategia definida en el guion. Luego de eso nos vamos muy rápido al campo, lo que nos da una gran ventaja respecto de las empresas tradicionales”.

“NO SACRIFICAMOS EFICACIA PARA QUE EL PRODUCTO SEA MÁS CÓMODO PARA EL DISTRIBUIDOR”

El formulado de prueba, que resulta del proceso descrito, es llevado al huerto para ser ensayado en las condiciones de campo más desfavorables para el controlador. Si el producto funciona desarrollan una formulación final que se adecúa a la estrategia, pero -en este caso-, no solo considerando las conveniencias de la cadena de distribución. “En la industria no se fabrican fitosanitarios que duren menos de dos meses porque complica a la cadena de distribución. En Bionativa tenemos productos que duran 30 días ya que en vez de invertir en formulaciones que duran más, pero que tienen menos eficacia, organizamos un sistema de producción que permite responder a la logística requerida. No sacrificamos eficacia para que la formulación sea más cómoda para el distribuidor”, puntualiza Donoso.

Cada formulación de Bionativa cuenta además con información detallada sobre con qué productos químicos son compatibles, lo que permite que el producto biológico se inserte con facilidad en la estrategia del campo o programa del asesor.