icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Abril 2017 | Frutales Manzanos

Dole Chile

Principal empresa exportadora de manzanas del país

Visitamos la planta de Dole en San Fernando, la más grande empacadora de manzanas para exportación de Chile y presumiblemente de Sudamérica. Entre la planta de San Fernando y la de Lontué, Dole Chile procesa y exporta más de 5 millones de cajas de manzanas al año. Su tecnología de punta para la clasificación de frutos le permite seleccionar 13 calibres y 5 colores, para llegar a todos los mercados. Además, su gran capacidad de guarda en atmósfera controlada hace que la planta de San Fernando funcione todo el año.

Dole Chile es la más grande exportadora del país si se suman todas las especies de fruta que comercializa: uva de mesa, manzanas, kiwis, peras, ciruelas, cerezas, nectarines y duraznos, y así mismo es la más grande en lo que se refiere específicamente a la exportación de manzanas. El empaque de pomáceas se realiza principalmente en dos plantas, la de Lontué, ubicada en la provincia de Curicó y en la de San Fernando, instalación que visitamos  y que corresponde a la empacadora más grande de manzanas de Chile.

planta Dole

Chile exporta cerca de 44 millones de cajas de manzanas de 19,2 kg, con un porcentaje promedio de embalaje de los productores que ronda el 70%. Se estima que cerca del 50% de lo que se produce en las poco menos de 40.000 ha de manzanos que se cultivan en Chile, se empaca para ser enviado a otros países. En el caso de Dole Chile, el mercado interno representa cerca del 25% del volumen que procesan en tanto que el resto se exporta a mercados de los 5 continentes.

En total Dole Chile exporta algo más de 5 millones de cajas de manzanas y cerca de 4 millones se procesan en la planta de San Fernando. “De cada 100 kg de manzana que nos llega exportamos entre  70 y 75 kg en tanto que los otros 25 kg se van a Lo Valledor/La Vega, supermercados, a deshidratado, a jugo o a pulpa”, explica Juan Carlos Valenzuela, gerente de producción sur de Dole Chile.

En tanto que Hernán Longueira, Administrador de la planta Dole San Fernando, precisa: “Esta planta tiene una gran capacidad para bins, tanto de atmósfera controlada como de frío convencional, y así mismo de frío para cajas de exportación. Varias líneas de packing, una pequeña línea embolsadora y  precisers”, estos últimos corresponden a una tecnología de procesamiento que permite, transportando la fruta en agua y en base a sensores, clasificar las manzanas discriminando por productor en base a 5 colores y 13 calibres; para luego generar automáticamente un informe que posteriormente es entregado al productor. 

manzanitas

 

En el peak de la temporada en la planta de San Fernando trabajan entre 800 y 850 personas en tanto que en el período más bajo del año llegan a entre 220 y 250 personas (diciembre). Gracias a la tecnología de guarda de fruta en atmósfera controlada logran que la planta trabaje todo el año ya que abren las últimas cajas guardadas en diciembre y la cosecha comienza en enero.

Dole fue la primera en incorporar los preciser en chile, “por las exigencias de mercado y la diferenciación, porque en las líneas de proceso directo, cuando embalamos, embalamos todos los calibres, todos los colores. Por lo tanto el manejo de la caja de exportación se complica. Porque aunque embale, en algunos casos, para un cliente específico, me van a salir muchos otros calibres y colores y me voy a ver obligado a vender a destiempo en relación momento que la compañía quisiera vender. La tendencia es a seguir incorporando tecnología preciser en manzanas”, señala Valenzuela.

JC Valenzuela

 

ESPECIALIZADOS EN LA COMERCIALIZACIÓN 

Otro aspecto que destaca el gerente de Dole Chile es que la exportadora no tiene campos propios. Se concentra en el negocio de exportación y no participa del negocio de producir. “Es algo que nos diferencia de las otras exportadoras”, señala Valenzuela. “Teníamos campos propios, recuerda, pero vivimos toda una reestructuración para anticiparnos a la evolucionó del negocio. Sabíamos hacia dónde se movía el mercado y nos dedicamos a comercializar manzana y no a producirlas ya que para eso están los productores, que son los expertos y que son nuestros aliados”. 

En Chile la exportadora de fruta Dole es líder en pomáceas, principalmente manzanas. “Somos fuertes en Latinoamérica, en el lejano oriente, medio oriente, Europa, Estados Unidos. Es decir, llegamos a todos los mercados y al llegar a más mercados podemos colocar distintos calibres y diferentes calidades, lo que nos permite aprovechar mejor la fruta de los agricultores”, dice Valenzuela.
trabajadora

 

En manzanas Dole Chile tiene mercados para todas las calidades lo que hace que el productor pueda colocar toda su fruta, razón por la que en los criterios de clasificación consideran 5 colores y 13 calibres.

RELACIÓN CON LOS PRODUCTORES

En varios aspectos la industria exportadora de manzanas en general se ha modificado. “Hace 20 años el agricultor dependía del apoyo técnico de las exportadoras. Es decir, un plus de las exportadoras era la asistencia técnica. Hoy en día la mayoría de los  productores tienen sus propios asesores y todo lo que es tecnología para ser competitivos en la producción por lo general hoy corre por su cuenta”, explica el gerente de Dole. 

Dole Chile se maneja con cerca de 120 productores, entre los que hay grandes pero también pequeños. Juan Carlos Valenzuela indica que Dole no tiene un perfil definido de productor, por ejemplo en cuanto a superficie cultivada o nivel tecnológico. “Hay una mayor rotación de productores en la industria en general. Lo resumo de la siguiente manera: antes al productor se le perdía el mercado a la salida de su campo. Ahora domina mucha más información por lo que es un negocio mucho más abierto y lo que buscamos es una forma de operar que haga sentir bien al productor en función de cómo quiere hacer el negocio”.

 

Sin embargo, señala el gerente que realizan un detallado control de calidad en huerto antes de la cosecha. Además de que el técnico de la exportadora trabaja con el agricultor durante todo el año para tratar de producir la mayor cantidad de fruta de exportación y menos fruta no exportable. “En cosecha lo que hacemos es supervisar para que el agricultor no incurra en el costo de mandar fruta que no se va a exportar ya que debe pagar por el proceso y el frío”. Es decir, el agricultor debe primero seleccionar en el huerto. 

Según el gerente la estrategia de fidelización de productores de Dole se sustenta en el precio que la exportadora paga por las manzanas en las liquidaciones. “Dole es súper competitiva en cuanto a precios. Los productores siguen con nosotros porque los hemos liquidado consistentemente con precios de mercado. Si bien hay otros aspectos que influyen, por ejemplo la asistencia técnica en un pequeño porcentaje, al final todos viven de lo que se les paga”, apunta Valenzuela. 

 

Pero también, en otra arista del negocio, existen productores que guardan fruta de calidad para venderla en el mercado interno. “Hay años en que mucha gente guarda y los precios no son buenos en tanto que hay otros años en que no se guarda y para el que lo hace puede ser incluso mejor que exportar. Cuando el año viene malo muchos productores guardan la fruta para no vender de inmediato”, señala el ejecutivo.

Hernan Longue

Por su parte Hernán Longueira afirma que para las exportadoras no hay productores malos. “El productor es cliente y proveedor al mismo tiempo, es una mezcla de ambos, aunque yo día que es mas cliente que proveedor. Y si uno ve debilidades, hace las sugerencias técnicas correspondientes para maximizar el negocio del productor. Obviamente buscamos que sea un buen negocio para ambas partes”, manifiesta el jefe de planta.

POLÍTICA DE PUERTAS ABIERTAS

Nos indican que así como con nuestro medio, Dole mantiene una política de puertas abiertas para los productores, quienes cuando lo solicitan pueden visitar la planta para observar los procesos y conversar con los responsables. Por ejemplo, pueden conocer el funcionamiento de los precisers e informarse de cómo funciona la tecnología que clasifica sus manzanas y genera los informes.

Los productores hoy disponen de toda la información necesaria y están cada vez más abiertos por lo que tienen el cuadro comparativo. “Pueden comparar y tienen la libertad y la información básica para poder elegir. Eso se ha ido dando con el tiempo, por lo tanto, estamos obligados a ser lo más transparente y eficiente posible”, señala Valenzuela.

captura_de_pantalla_2015-02-20_a_las_11.32.46

SE MUEVE LA ZONA PRODUCTIVA DE MANZANAS

La zona ‘manzanera’ ahora está centrada en Curicó y según los entrevistados se va a consolidar en la zona de Curicó, Talca, Linares y Chillán. Tenemos el 65% de nuestra manzana de Curicó hacia el sur. Pero una cosa es dónde se cultiva la fruta y lo otra dónde se procesa, ya que por lejos la planta de mayor capacidad es la de San Fernando. Lo que según Longueira, no supone un contratiempo ya que la planta se ubica de camino a los principales puertos de embarque.

Entre las diferentes variedades exportadas, Valenzuela explica que en volumen Gala es la número uno, en tanto que -en lo que se refiere a mejores retornos para los agricultores-: “una buena Gala o una buena Fuji, en lo que se considera tanto la productividad como la calidad de la cosecha, son variedades que aportan buena rentabilidad a los productores”.

UNA MEGAPLANTA QUE FUNCIONA LOS 12 MESES DEL AÑO SOLO CON POMÁCEAS

Según Longueira, una de los aspectos importantes para la planta es poder darles trabajo a los trabajadores durante todo el año. “Esa es una de las cosas que nosotros podemos hacer. Partimos temprano y le damos la vuelta al año con la gente, lo que es un beneficio. A nivel de manzanas hay empresas  que no lo hacen. Nosotros abrimos las últimas cámaras de atmósfera controlada (ac) en diciembre y empezamos las cosechas en enero. Hay exportadoras que solo hacen frio convencional y otras solo hacen ac hasta temprano”, señala el jefe de planta.

Para Valenzuela, la viabilidad del negocio pasa por tener una buena relación comercial con tus productores. “Nuestro plus es que logramos tener un ‘canasteo’ de la manzana a lo largo de todo el año e ir vendiendo con cautela para defender la fruta de nuestros productores y así poder liquidarlos bien”, afirma el gerente.

A futuro Dole Chile planea continuar modernizando sus plantas. Por un lado incorporar más tecnología en las líneas de selección y empaque para depender menos de la escasa mano de obra disponible, por la que -en el caso de las manzanas- deben competir con especies de alto retorno como es el caso del cerezo. “Vamos a incorporar más tecnología en líneas más grandes que hagan casi solas la ‘pega’”, anticipa Longueira, tratando de que se requiera personal, por ejemplo, solo embalado en la caja.

La compañía tiene pensado invertir en lo que llaman “el área verde”, orientada al uso más eficiente de la energía mediante la incorporación de iluminación LED, motores más eficientes y de menor consumo, e incluso analizan la posibilidad de incorporar la generación fotovoltaica para alimentar a sus plantas.