icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Agosto 2019 | Viverosur x RA360 | Empresas Especial Cerezos 2019

Viverosur: Plantas certificadas de cerezos en Chile

La certificación de plantas frutales en Chile lleva a lo menos unos 15 años. Se han hecho muchos intentos por parte de los viveros para lograr implementarlo, incluso se crearon agrupaciones de viveros para hacer frente a este desafío, pero no ha sido un camino fácil, incluso llegando a abandonar este proceso de certificación, con un inminente retroceso o retraso para nuestra industria.

Figura 1. Banco de Germoplasma con colecciones de variedades y portainjertos

Figura 2. Bloques de Incremento de variedades

El año 2010 en Viverosur surge la idea de entregar un valor agregado a las plantas frutales que distribuye en el país e inicia los contactos con el SAG para ser parte del Programa de Certificación de Plantas que ya estaba normado y reglamentado, pero en la practica no existían experiencias exitosas en frutales mayores, tales como Manzanos, Cerezos, perales y portainjertos de estas especies.

Para establecer nuestro Banco de Germoplasma (BG, Fig. 1), nos demoramos 5 a 6 años, después de varios años de análisis y aprobar el estatus de libre de virus que causan daño económico. Después de años logramos a desarrollar nuestro Bloque de Incremento (BI) (Fig.2), los cuales provienen de las 3 plantas originales que tenemos de cada variedad (BG). La cantidad que tenemos de cada variedad en el BI, solo depende del potencial comercial de cada variedad. Para los portainjertos de Cerezos (GiSelA, Colt y otros), el Bloque de Incremento están en nuestro Laboratorio in Vitro, donde hoy toda nuestra producción de portainjertos son bajo esta categoría de Planta Certificada.

Cada Variedad y Portainjerto se describieron botánicamente para Certificar que corresponden a la variedad genuina y que la unión de ambas produce lo que se denomina “Planta Certificada”.

El programa certifica:

1) Plantas libres de plagas establecidas. En el caso de cerezos, son libre los virus que causan daño económico. por ejemplo  los virus Prune dwarf ilarovirus (PDV); Prunus necrotic ringspot ilarvirus (PNRSV) o el Tomato ringspot nepovirus (TomRSV),  que en cerezos afectan seriamente la productividad y calidad. Cuando las plantas están certificadas, la ausencia de  estos virus es rigurosamente monitoreada en todo el proceso, desde el material de origen, pasando por las plantas madres, hasta  las plantas resultantes. Tanto de los portainjertos, como del material vegetal de la variedad. Esto garantiza el óptimo desempeño de las plantas en el huerto, tanto en términos de calidad y productividad.  No existe en el mundo mejor esquema para asegurar estos parámetros (Fig.3).

Figura 3. Etiqueta Azul que certifica el estatus de la variedad y portainjerto por el SAG.

2) Plantas con genuidad varietal. Se establece el año 2016 el Banco de Comprobación Varietal.

A partir del año 2017, Viverosur inicia la producción de sus primeras Plantas Certificadas de Cerezos en el país y desde el año 2020-21 producirá Plantas Certificadas de Manzanos y Perales, lo cual es considerado inédito para una industria que hoy mueve millones de dólares en exportaciones de fruta y podría estar expuesta o vulnerable a sufrir grandes perdidas al no seleccionar los materiales de propagación.

Figura 4. Planta Certificada de Regina en Gi-195/2® (GiSelA 12™)

Figura 5. Funcionarios del SAG verificando en terreno los despachos de plantas certificadas de cerezos.

Pareciera no existir una convicción real de parte de la industria respecto del valor de la certificación, o al menos, no al punto que se esté dispuesto a invertir en una planta que proporcione mayor seguridad desde el punto de vista sanitario y genético. La excepción son hoy los grandes proyectos de inversión en los nuevos huertos de cerezos, donde los inversionistas quieren correr menos riesgos y al saber que existe disponibilidad de este tipo de materiales que garantizan la variedad desde el punto de vista genético y sanitario, están optando por un seguro, en especial por los altos niveles de inversión que existen hoy en día.

El Servicio Agrícola y Ganadero SAG, nos ha apoyado en todo nuestro proceso de certificación, educándonos en un proceso que ha sido largo y no ausente de dificultados, en especial los altos costos del inicio de este programa, donde solo nos mantuvimos por la convicción que estábamos en el camino correcto, pero junto a ellos logramos bajar las tarifas que han hecho mas accesible seguir adelante con este proyecto.

Hoy tenemos huertos con plantas certificadas distribuidas desde Rancagua a Osorno, con la evidente ventaja de ser huertos muy uniformes en crecimiento.

Patricio Ávila, encargado de certificación de frutales del SAG en la región del Maule, plantea que “Los programas de certificación de plantas, más allá de dar garantías superiores de genuinidad varietal y sanitaria, pueden considerarse una excelente estrategia fitosanitaria para el país. En un mundo cada vez más globalizado, estamos más expuestos a que ingresen plagas y enfermedades, pero incentivando la certificación, se puede controlar la diseminación de agentes que afecten el objetivo de “Chile Potencia Alimentaria”, este es el caso de Europa, donde existen fronteras abiertas, pero existe mucho énfasis en la certificación en la etapa de producción, lo cual debería ser un buen ejemplo y necesario para un país con el desarrollo frutícola como Chile.