icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Junio 2019 | Arándanos

Doctora Karina Buzzetti

Plagas en arándano: cuarentenarias o con alto potencial de daño

El control de plagas en los huertos de arándano, ya antes complejo debido a la presión de plagas locales de carácter cuarentenario, se ha ido complicando cada vez más por el ingreso de nuevas especies de insectos de importancia fitosanitaria. Primero fue la polilla Lobesia botrana, especie también cuarentenaria, y ahora la mosca Drosophila suzukii, especie de alto potencial de daño a la fruta dado su corto ciclo reproductivo. En esta entrevista la doctora Karina Buzzetti, directora de la Consultora Agri Development, analiza fortalezas y debilidades de los programas de control.

Doctora Karina Buzzetti, directora de la Consultora Agri Development.

Entre las plagas más importantes en el cultivo del arándano en Chile se cuentan algunas especies del género Proeulia, al menos 40 especies reportadas en Chile, entre las que destaca en arándano Proeulia auraria); Lobesia  botrana, polilla del racimo de la vid, especie introducida; chanchitos blancos, diferentes especies, pero especialmente Pseudococcus viburni; y ahora también Drosophila suzukii, especie recientemente introducida. Todas ellas, salvo la última, especies cuarentenarias para importantes mercados y por tanto causantes de rechazos de fruta. Sin embargo, Lobesia, además de cuarentenaria, es plaga de control obligado en varias regiones de Chile y por la que se exige fumigar la fruta con bromuro de metilo para entrar a EEUU. Aunque D. suzukii no es mayormente cuarentenaria, su potencial de daño productivo es tan alto que hoy es un nuevo importante desafío para los programas fitosanitarios en arándano.

Para saber más sobre el impacto productivo y sobre manejo y control de las diferentes plagas en arándanos, conversamos con Karina Buzzetti, experta que apoya a las exportadoras de berries en el diseño de los programas de manejo de las distintas plagas. La entomóloga (Mag. Cs., Doctor), junto a los departamentos técnicos de distintas exportadoras, determina en términos generales los programas de control fitosanitario de la temporada, información que luego es transferida a los diferentes productores por los propios técnicos de las empresas exportadoras.

Los ataques de Drosophila pueden incidir en un mayor número de pudriciones en la fruta.

Adultos Lobesia pegados en una trampa.

Destaca Buzzetti que la mayoría de las especies de insectos plaga que hoy están presentes en los huertos de arándano, tienen la condición de cuarentenarias. “Muchas de ellas son especies nativas que finalmente se adaptaron a vivir en el arándano y prácticamente todas son causales de rechazo”. Un caso importante lo constituyen las especies de polilla del género Proeulia, las que usualmente son causantes de -al menos- la mitad de los rechazos en la fruta de exportación.

-¿Por qué las Proeulia generan tantos rechazos?

KB -Prácticamente todas las especies del género Proeulia son nativas y por lo tanto son cuarentenarias. Los hospederos naturales de estas polillas se arrancaron para dar lugar a los huertos frutales, dentro de ellos, los arándanos, pero siempre quedan ejemplares de las especies vegetales nativas en los alrededores. Como su ciclo lo comienzan en esos hospederos naturales, resulta muy complicado monitorear proeulias a nivel de huerto, ya que cuando capturas adultos en las trampas usualmente ya han ocurrido posturas de huevos en los brotes o en los frutos. Los rechazos se producen por estados inmaduros, mayormente larvas, ya que es el estadio en que se puede identificar la especie. Proeulia visita los cultivos de arándano usualmente en inicios del despliegue de hojas y después de fruto semipintón a cosecha. Las especies más comunes, P. auraria y Proeulia chrysopteris, tienden a visitar los cultivos en esas etapas. Por esto, prácticamente desde cuaja debes mantener tratamientos insecticidas contra lepidópteros. Cabe señalar que si estás controlando Lobesia con insecticidas debieras estar cubierto contra Proeulia, ya que los productos que controlan a la primera también controlan a estas últimas, salvo que se trate de feromonas.

-¿Los manejos se hacen por programa calendario? Y, ¿se cuenta con suficientes alternativas de control?

-En la mayoría de los huertos el control de burrito, polillas en general y chanchitos blancos se hace por programa calendario, algunos pocos se atreven a basarse exclusivamente en monitoreo, ya que debido a las restricciones de límites máximos de residuos establecidos en los distintos mercados a los que se destina esta fruta, son pocas las herramientas de que se dispone. Incluso, más allá de los registros, las tolerancias o la eficacia, el número de herramientas se limita además por los cuestionamientos a los neonicotinoides, por ejemplo, en vista a la potencial afectación a las poblaciones de abejas. Por lo anterior, las exportadoras han tendido a retirar herramientas eficaces pertenecientes a este grupo químico, incluso en períodos en que no hay fruta ni flores.

CONTROL DE LARVAS DE BURRITO POR EL RIEGO

En la actualidad se utiliza el conocido nematicida Rugby 200 CS vía riego para controlar larvas de burritos y capachitos. “Este producto cuenta con extensión de etiqueta para burritos, aunque no en todos los cultivos. Sin embargo, ya cuenta con registro en arándanos”, señala Buzzetti.

“Esta molécula, continúa, es una de las más residuales en términos de días de protección, lo que permite hacer una aplicación a principios de abril o mayo, en el último riego de la post cosecha, cuando por lo general los burritos se encuentran como larvas en los primeros centímetros de suelo. En general no es necesario un gran volumen de agua para incorporar el producto en el suelo y lograr el necesario contacto del producto con las larvas de estos coleópteros; pero se debe tener claro que es un producto netamente de contacto por lo que el monitoreo con calicatas, es fundamental”, precisa la entomóloga.

PROGRAMA DE CONTROL FITOSANITARIO DE ZONA CENTRO SUR

Según la entomóloga, un programa estándar de control consiste en al menos cinco aplicaciones de insecticidas. “Comenzamos previo a flor y terminamos en poscosecha. Entre los productos que más se utilizan se puede mencionar Movento 100 SC e Imidan 70 WP. Parte de los programas se basan en este último, porque es un producto muy completo para el caso de arándano, ya que permite -con una misma aplicación- controlar polillas y curculiónidos, y porque cuenta con buena tolerancia en los mercados”, señala la experta. Además, complementa un potencial programa de manejo de Drosophila suzukii, ya que el producto es uno de los más empleados en países donde esta plaga está establecida, junto con las espinosinas como Success o Delegate. En el caso de Movento 100 SC las tolerancias para espirotetramato en algunos mercados están restringidos, no obstante, es una herramienta eficaz para el manejo de chanchitos blancos.

-¿Pero, existe coincidencia entre los estados sensibles de las diferentes plagas a este producto plaguicida? Como para lograr control efectivo de todas ellas a la vez.

-En ciertos momentos se da, por eso algunos productos han adquirido un rol tan fundamental. En el caso de Imidan 70 WP ocurre que las tolerancias para phosmet son altas y amplias en cuanto a mercado, lo que permite aplicarlo hasta bastante cerca de cosecha, independiente del destino de la fruta. Es así que, por ejemplo, si este producto se posiciona en fruto cuajado, esa aplicación permite controlar adultos de burrito y cabritos y además aporta de 14 a 18 días de control de polillas en general; pero el comportamiento dependerá de la dosis en que se utilice. La principal precaución es que Imidan 70 WP presenta un rango de dosis muy amplio en su etiqueta, que va desde los 200 g a los 400 g por hectolitro (100 l) o de 1,5 a 2 kg/ha, en el caso del arándano, pero para otros cultivos el rango se inicia desde los 70 g por hectolitro. Entonces, si por equivocación se utiliza una dosis menor no se puede esperar que controle todas las plagas de la etiqueta. Además, en arándanos, la etiqueta hace diferenciación del uso según especie de curculiónido, por lo que la identificación de la especie presente es trascendental. Otros productos que pueden ser empleados sin mayores restricciones de eficacia y tolerancias son Success y Entrust (ambos de ingrediente activo spinosad), los que son excelentes controladores de trips al igual que Delegate, que se encuentran autorizados también para el control de L. botrana.

La polilla Lobesia botrana es plaga de control obligado en varias regiones de Chile y por la que se exige fumigar la fruta con bromuro de metilo para entrar a EEUU.

-Los hábitos crípticos de los chanchitos blancos complican su control en otros frutales, ¿ocurre lo mismo en arándanos?

-En arándanos se complica el control de los chanchitos blancos por el uso de coberturas de suelo plásticas en la hilera (mulch), así como por algunas coberturas vegetales que se utilizan en las entrehileras y que les sirven de hospedero alternativo. Como los chanchitos blancos son polífagos, la maleza o cultivo adicional cercano al arándano en el huerto, ya sea para mejorar estructura de suelo o para la nutrición, puede servir a la vez de sustrato para las poblaciones de chanchitos blancos. Por esto, los manejos deben considerar esa vegetación que se mantiene en la entrehilera, o utilizar cultivos que sean menos atractivos para la plaga. De lo contrario se producen migraciones tardías y continuas de chanchitos blancos hacia el cultivo. Si bien están probados los beneficios de mantener los cultivos de entre hilera y estos pueden actuar incluso como refugios de enemigos naturales, así mismo una mala elección de ellos hará que actúen como hospederos de plagas como los chanchitos blancos. Por otro lado, dado los hábitos crípticos de esta plaga, hay que considerar que tienen escondites al interior de las plantas, donde destaca la base de la corona, que es el lugar de más difícil control. De hecho es normal que varias de las aplicaciones se hagan con pitón dirigido a ese sector. Es un manejo caro y que lleva a que el control de los chanchitos blancos sea uno de los más costosos en arándano.

NIVEL DE RESIDUOS Y CALIDAD DE LAS APLICACIONES

-¿Cómo es la situación de los arándanos chilenos en cuanto a la detección de residuos en la fruta?

-Dos insecticidas son los residuos más frecuentes y justamente el de phosmet es uno de ellos. Otro suele ser spinosad, el que se comenzó a utilizar para prevenir Drosophila en conjunto con polillas como Lobesia y que al igual que phosmet, tiene alta tolerancia. Son residuos que se detectan pero que en general no sobrepasan los límites máximos permitidos, salvo se incurra en una mala práctica de aplicación. Por esa vía no hemos tenido problemas en los mercados del arándano, pues además se trata de productos de altos límites máximos permitidos. El resto de las detecciones corresponden a fungicidas, los que suelen ser productos más persistentes desde el punto de vista de su degradación.

-¿Lograr buena cobertura y penetración en plantas de arándano es más o menos difícil respecto de otros frutales?

-Lo más complicado que está ocurriendo en los arándanos es la incorporación de drones a las aplicaciones. Para el control de plagas como las que inciden en este cultivo los drones, no son necesariamente la tecnología más adecuada. Aunque cubren muy bien por encima y por fuera de las plantas, la penetración del producto al interior del follaje, por ejemplo la base de la corona, es limitada. En el caso del arándano, el volumen de aplicación es tan importante como en otros frutales, justamente por los hábitos crípticos de algunas de estas plagas. El uso de drones es una práctica irregular porque no está especificada en la etiqueta y no existe recomendación de los fabricantes de los productos fitosanitarios para las aplicaciones vía dron y se desconoce la compatibilidad de esas moléculas con los volúmenes de aplicación que se establece n para esa tecnología.

 

EL MONITOREO SÍ ES ÚTIL EN CHANCHITOS BLANCOS

“En el caso de los chanchitos blancos, como no vuelan, cuando se desplazan, con monitoreo podemos conocer cuándo están saliendo las ninfas, cuándo las ninfas están mudando y cuándo llegan a estado adulto. Una vez que mediante monitoreo se ha logrado establecer un historial de chanchito blanco en el huerto, mi recomendación es elegir algunas plantas como estaciones de control. De ese modo se puede establecer, por ejemplo, que una determinada temporada la migración de ninfas partió antes de lo esperado. Hay productos que son muy específicos y otros que carecen de poder de volteo. El monitoreo es una buena herramienta para posicionar ese tipo de productos y aprovechar su real potencial”, explica la entomóloga.

ENTRA DROSOPHILA SUZUKII A DESORDENAR LOS MANEJOS FITOSANITARIOS

-¿Qué empuja a utilizar drones en las aplicaciones de fitosanitarios?

-Mucha gente intenta recurrir a los drones porque se logra una aplicación más rápida y porque, si trabajan por concentración, al bajar los volúmenes de agua, disminuyen las cantidades de producto por hectárea. Los drones se están incorporando al control de plagas en arándanos ante la necesidad de aplicar en el menor tiempo posible los huertos por la entrada al país de Drosophila suzukii. Como este insecto tiene un ciclo reproductivo tan corto, si no se protege rápidamente todo el huerto, se pueden sufrir pérdidas importantes. Las pérdidas reportadas, incluso bajo programa de control, van desde un 10% hasta el 100% de la producción. Ese es el rango de daño que esta plaga puede provocar en aproximadamente 14 días. Con la salvedad de que aun no se conoce realmente el ciclo en Chile ni cómo se va a comportar la especie en términos generales. Entonces, si tienes que aplicar un huerto de 40 ha, por ejemplo, comienzas a aplicar hoy y recién pasado mañana estás en la otra punta; en esos tres días ya se pudo haber completado la mitad del ciclo y por tanto la larva ya puede estar dentro de los frutos y ya se estarían generando las pudriciones. En vistas al potencial de daño que presenta esta mosca se está tratando de avanzar en la eficiencia de las aplicaciones, particularmente en la velocidad de aplicación.

-¿En el control de Drosophila la recomendación sería alto mojamiento?

-Las aplicaciones para Drosophila en general se realizan con alto volumen. Si bien la plaga se alimenta de la fruta, por lo que no sería necesario mojar el interior del arbusto, cual es el caso de los chanchitos blancos, como en general no se realizan aplicaciones exclusivas contra esta plaga sino que se busca el control conjunto de varios insectos (trips, eulias o Lobesia) se requiere una cobertura más completa del cultivo.

-¿Cómo ha incidido esta nueva plaga en los programas de control en Chile?

-Afortunadamente todavía no tenemos reportes de daños económicos importantes por Drosophila en arándano, pero creo que básicamente están enmascarados ya que gran parte de los huertos de arándano están controlados con Imidan 70 WP para el control de burritos, el que también ha sido utilizado históricamente en otros países para el control de Drosophila, puesto que es uno de los líderes en eso. También estábamos empleando en el manejo de Lobesia botrana otro gran grupo de controladores de moscas de la fruta como lo son las spinosinas, a las que pertenecen los productos Success, Entrust o Delegate.

Las especies de polilla del género Proeulia usualmente son causantes de -al menos- la mitad de los rechazos en exportación.

-¿Qué es lo recomendable en el manejo de Drosophila?

-Por ejemplo, si tienes permitido solo tres aplicaciones de Imidan (phosmet) o de Success, debes tratar de concentrar esas aplicaciones hacia el final de la temporada, desde inicio de pinta en adelante, buscando alternarlas puesto que pertenecen a distintos grupos químicos. No se recomienda tener más de dos aplicaciones de spinosinas seguidas (Success, Entrust o Delegate) y lo ideal es que, si para el control de larvas de burrito se ha utilizado Rugby 200 CS en invierno, dado que su ingrediente activo es un organofosforado al igual que phosmet, se inicie el control de estas plagas con otro grupo químico, como Avaunt (indoxacarb), el que pertenece al grupo de las oxadiazinas.

-¿Qué especies vegetales son hospederos de Drosophila, además del cultivo?

-Son hospederos todos los berries. Entre los típicos que se encuentran en el entorno, los maquis y las moras. En este aspecto hay una gran discusión porque se deben utilizar trampas atrayentes en los sectores donde se quiere que caigan esos individuos, de modo que no entren al huerto. Algo así como una barrera física. Pero esas trampas requieren cambiar el líquido cada siete días, ya que, si bien es un atrayente alimenticio que se utiliza para capturar los ejemplares adultos de Drosophila, también caen otros insectos que ensucian rápidamente la trampa. Lo que estamos sugiriendo es que en las aplicaciones se considere la superficie del huerto, más la de los bordes. Por ejemplo, si en el borde se tiene zarzamora, se debe aplicar a la zarzamora; si la distancia con los huertos vecinos o las casas aledañas lo permite.

-¿La entrada de Drosophila, entonces, no incrementó de manera importante el uso de químicos?

-No de manera importante porque la plaga ya estaba considerada, dado que varios de los productos que ya se utilizaban en los programas de control, antes de la entrada de Drosophila, son efectivos contra la especie. Sin embargo, dado el alto riesgo productivo que representa esta plaga, en ciertas circunstancias puede significar un gran costo para el productor, en especial si equivoca el posicionamiento de los tratamientos. En los países donde se ha establecido, la fruticultura en vez de crecer ha ido retrocediendo por el impacto de Drosophila suzukii. El costo del control termina siendo alto dado el riesgo de generar resistencia muy rápidamente a los insecticidas, en razón a lo corto de los ciclos reproductivos, su alta polifagia y capacidad de adaptación. En condiciones favorables, temperatura y humedad relativamente altas, el ciclo completo puede durar entre 7 y 10 días. En la zona sur de Chile esta especie podría completar hasta 12 generaciones por temporada.

CONTROL DE PLAGAS EN HUERTOS ORGÁNICOS Y BAJO RESIDUO

-¿Disponen de suficientes herramientas los productores en Chile para la producción de arándanos orgánicos?

-Hay herramientas, pero no son muchas, por lo que generalmente deben darse vuelta repitiendo productos. Polisúlfuro de calcio va a estar siempre y es casi mandatorio cada siete días, aunque en dosis menores que cuando se emplea en tratamientos de post cosecha. Eventualmente se usa ‘desmanchando’ tanto hongos como plagas. Hay otras herramientas pero que en general hoy están en desarrollo, ya que la mayoría de los productos orgánicos o con certificación orgánica están registrados como bioestimulantes. Entre esos, hay muchos extractos de plantas que eventualmente podrían ser desarrollados como insecticidas, fungicidas entre otros fines. Algunos de estos productos que funcionan como bioestimulantes, además pueden tener otras propiedades. En ese grupo destacaría Amarex, que está registrado por su contenido de nutrientes, pero que tiene registro Ecocert y el registro SAG como producto orgánico y que a nosotros nos ha dado buen resultado como repelente y eventualmente, como insecticida acaricida. También están QL Agri y Pholus, que son extractos de Quillay (Quillaja saponaria) y está demostrado que sus metabolitos secundarios son estimuladores de defensas, antifúngicos y que a su vez son bioestimulantes. En el caso de QL se ha comprobado el control de arañitas y que sirve para destruir la cobertura cerosa de los chanchos blancos, por lo que ayuda a manejarlos en conjunto con otras herramientas. Contra polilla se utilizan dos productos en base a Bacillus thuringiensis, Dipel y BETK-03. Las feromonas no necesariamente están reconocidas como orgánicas. Son productos bajos en residuos, pero no de por sí certificados orgánicos.

-¿Los productos que mencionas presentan menos efectividad que los químicos?

-Son competitivos. Diría que la mayor diferencia, que por lo general presentan los productos orgánicos en comparación a los químicos, es la duración de su efecto en el tiempo. El mercado ya ha seleccionado los productos de mayor eficacia, pero el período de protección se ve comprometido, porque son productos a los que no se les añade estabilizantes químicos o coadyuvantes.

Explica la especialista que en zonas húmedas como las del sur de Chile, Drosophila pasa el invierno volando como adulto y presenta una posible diapausa reproductiva. Sin embargo, el control químico de Drosophila en el huerto durante el invierno no sería efectivo porque durante la temporada de fruta la plaga puede llegar desde cualquier parte y en cualquier momento.    

Si bien los criterios del manejo integrado de plagas (MIP) indican que las aplicaciones de agroquímicos debieran realizarse en base a monitoreo, la recomendación en este caso es aplicar por calendario, desde pinta en adelante. “En términos estrictos debiéramos orientar las aplicaciones mediante monitoreo, pero el riesgo asociado es demasiado alto para asumirlo, porque eventualmente el monitoreo puede fallar. Para que sea efectivo se requiere de una densidad de trampas muy alta porque el rango atracción de una trampa es de solo 5 a 10 m. Entonces, si tomamos como referencia el mismo huerto de 40 ha, el número de trampas que se necesita para reflejar la realidad, es altísimo”, explica Buzzetti.

Advierte la especialista que tanto los ataques de Lobesia como los de Drosophila pueden incidir en un mayor número de pudriciones, lo que podría enmascarar la efectividad de los tratamientos con fungicidas. Es decir, se puede evaluar como ineficaz un tratamiento fungicida cuando en realidad falló el control de los insectos.    

El control de plagas en los huertos de arándano, en Chile, es cada vez más complejo debido a que a las plagas locales, casi todas cuarentenarias, se han ido sumando nuevas especies de insectos de impacto productivo o que condicionan la entrada de la fruta a los mercados. Las herramientas químicas con que cuentan los productores, si bien son efectivas, deben ser utilizadas racionalmente para evitar generar resistencia de las plagas.