icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Paltas: producción e importaciones

Isabel Quiroz, Directora Ejecutiva IQonsulting

El mundo se ha vuelto loco con las paltas o aguacates, qué duda cabe. Este es uno de esos casos muy especiales en que un “producto étnico” consumido por latinos que tenían una relación cultural con el producto, mediante fuerzas que se activan en el mercado, pasa a ser un “producto global”.

El interés observado en el mercado internacional se puede resumir como sigue:

• Década del ‘60 sin mucho interés

• ‘70 a ‘80 solo Francia mostraba interés

• Fines de los ’80 y principios de los ‘90 se acelera la globalización y se observa un aumento en la demanda por palta.

Figura 1. Palto en el mundo. Producción de los principales países y superficie total plantas.

Cuadro 1. Importaciones de palta.

En los ‘90, EE.UU. comienza a importar volúmenes significativos, fenómeno gatillado principalmente por la inmigración mexicana. En el 2001 supera a Francia como el principal importador mundial.

Se expande el comercio en Europa y hasta hoy no muestra signos de desaceleración.

En Google, la búsqueda aguacate, palta o avocado, fue trending topic en 2017. Se busca especialmente por su propiedades nutricionales y preparaciones.

En mayo de 2017, Bloomberg anunció un récord histórico de precios para palta Hass mexicana en Ciudad de México; luego, un nuevo récord en julio del 2018, de 640 MXN/caja de 10 kilogramos. Bloomberg registra estos precios desde 1998 y el análisis atribuyó a los hipsters el aumento de la demanda y de los precios.

La demanda ha aumentado en EE.UU., Europa y Asia, y ya es una tendencia mundial, por ello no solo los hipsters serían responsables, sino factores como alimentación saludable y la versatilidad de usos que tiene esta fruta. El sitio de noticias de la fruta “Fresh Plaza”, en febrero de 2019, publicaba: “las paltas están entre los 20 alimentos que más aparecen en Instagram. El carácter fotogénico, versátil y saludable de la fruta ha sido un factor importante para el aumento de su popularidad. La llegada de paltas de buena calidad al mercado ha sido un aspecto todavía más influyente”. Es la nueva conciencia de la alimentación que vive el mundo y el soporte que sostiene el crecimiento del mercado. Pero eso no es todo, las propiedades nutricionales de la palta han elevado el consumo de aceite de esta fruta, recomendado para bajar el colesterol y ayudar a la salud cardíaca. Por otro lado, está el uso en cosmética que crece cada año por su alto potencial hidratante y nutritivo de la piel y cabello.

No obstante los múltiples atractivos e incrementos en el consumo de la palta, el cultivo enfrenta un mercado con consumidores empoderados que ponen requisitos de producción sustentable, los que serán cada vez más importante en el futuro. Productores y exportadores deberán hacerse cargo de esas demandas, siendo la primera tarea, educar al consumidor con datos reales y comparados del uso de agua para el cultivo, del aporte al medio ambiente de cada unidad productiva y de las formas responsables de producción aplicadas. Los que no demuestren estos atributos, se verán afectados por imaginarios colectivos de destrucción ambiental, a veces ciertos y otras no, pero que, cuando están estimulados por una propaganda ambientalista mal intencionada pueden provocar mucho daño a los productores.

Es por este motivo que han proliferado las certificaciones sustentables que aseguren a los consumidores que está comprando un producto manejado en forma responsable con el medio ambiente y los trabajadores.

Figura 2. Producción mundial de palta en miles de toneladas.

Figura 3. Consumo per cápita y total de palta de los principales países importadores.

La producción de paltas en el mundo se ha doblado en el presente siglo, desde los 2,8 millones de toneladas el año 2000 hasta las 5,9 millones de toneladas en 2017, lo que equivale a un 110% de crecimiento en los 17 años. En el mismo período, la superficie creció desde 329 mil ha, hasta 587 mil, lo que equivale a un aumento de 78,3%, menor que el crecimiento en volumen de producción. Lo anterior habla de mayor rendimiento y es probable que también de mayor profesionalización en el cultivo debido al atractivo apreciado en el mercado.

El 2018 se produjo un incremento en 10% a nivel mundial, es decir se habrían producido 6,5 millones de toneladas, lo que implicaría un nuevo récord en producción.

El país de mayor producción es México y aporta el 34% de la producción mundial.

El país que le sigue en producción es República Dominicana, con 683 mil toneladas en el 2017. Este país tiene un fuerte gusto por las variedades verdes.

El tercer país en importancia es Perú, con 467 mil toneladas de producción en 2017 y una industria organizada en ProHass, la cual avanza en mercados a paso firme. Lleva a cabo una estrategia de marketing en los mercados más importantes, EE.UU. y Europa, mientras que la temporada pasada se incorporó China como parte de la estrategia de crecimiento del sector. No obstante, el crecimiento de Perú tuvo un revés el año 2018 en Europa, su principal mercado, experimentando una baja importante en precios, que ha motivado la reestructuración de la industria para tener una mejor organización de embarques y seguir abriendo mercados que descompriman los mercados ya maduros. Es lo que han señalado los representantes de ProHass.

El cuarto país importante en producción es Colombia con 375 mil toneladas, es la nación que ha experimentado el más rápido crecimiento en esta especie, debido al atractivo para invertir en el programa de reconversión de las zonas ocupadas por las FARC, después del acuerdo de paz que el gobierno firmó con la guerrilla colombiana.

Indonesia se ubica en el quinto lugar, con 363 mil toneladas en 2017, las que son consumidas localmente y su incidencia en el mercado internacional es mínima. Una situación similar exhibe Brasil, cuyas poco más de 200 mil toneladas se destinan principalmente al mercado interno. Tiene baja relevancia en materia de exportación, aunque se prevé un crecimiento producto de las nuevas plantaciones.

Chile y Kenia, en tanto, en octavo y noveno lugar, con volúmenes en torno a 200.000 toneladas, se perfilan como exportadores relevantes. Chile está creciendo por recuperación de plantaciones que fueron devastadas por la gran helada de 2013 y luego por la sequía que se mantuvo hasta 2016. Nuestro país tiene un gran mercado interno, que absorbe entre 30 y 40% de la producción, dependiendo del volumen que produzca cada año. La producción chilena de paltas, es muy sensible al clima; la especie se encuentra al límite de adaptación en este país, debido a la alta sensibilidad a heladas. Kenia, por u parte, tiene una producción más tropical sin riego; de hecho, las lluvias torrenciales frecuentes en Kenia, provocan daños al sector.

El resto de los países son de menor relevancia en producción, pero destacan por otros atributos. Entre ellos, EE.UU., con 134 mil toneladas estabilizadas, destaca porque abastece el consumo local, el mercado más importante actualmente.

China, cuya producción es relativamente nueva y donde existen iniciativas para promover el cultivo, presenta una alta probabilidad de mantenerse como importador neto debido a la baja disponibilidad de superficie apta para el cultivo. A China le sigue Israel, con 110 mil toneladas en 2017. Su importancia radica en la calidad de su producto y el alto consumo interno, pues muestra el mayor consumo per cápita en el mundo (10,74 kg/habitante/año).

Cuadro2. Cálculo incremento en consumo de palta en principales importadores, llevando la cifra decimal actual al kg inmediatamente superior. EE.UU. permanece igual.

España ocupa el lugar 16º a nivel mundial. Su importancia radica en ser el único país europeo que produce palta de calidad, y cuenta con el mercado a horas o días de transporte en camión. El crecimiento del consumo de paltas en Europa es sin duda un argumento para nuevas inversiones.

Destacable resulta también la producción de paltas de Sudáfrica, por su crecimiento y calidad de su oferta. Tuvo 63 mil toneladas de producción en 2017, y en 2018 se situó en torno a las 100.000 toneladas. Se observan nuevas plantaciones y es posible que este país tenga un crecimiento moderado de paltos en el futuro.

Finalmente, otros productores menores que pueden aumentar su importancia en el futuro y que ya aparecen entre los exportadores son Australia, Nueva Zelanda y Marruecos. Su producción es baja, los dos de Oceanía están concentrados en el mercado local y Marruecos en proveer a Europa. En el caso de Nueva Zelanda, la probabilidad de crecer es escasa por la baja disponibilidad y el alto valor de las tierras, aun así, en Nueva Zelanda se aprecian nuevas plantaciones, las cuales son de alta productividad. Es este factor en el que confían los inversionistas para entrar en el negocio. En el caso de Australia, la industria local señala que producirán 115.000 toneladas hacia el 2025 y su foco será la exportación de palta premium, principalmente al mercado asiático. Marruecos, en tanto, está siendo atractivo para inversionistas europeos, por el menor valor de tierra y mano de obra, y la cercanía con el mercado europeo. De hecho, en los últimos 7 años la superficie de palto en Marruecos ha crecido un 88% y sigue con tendencia al aumento, aunque con menor dinamismo que el observado a la fecha. Marruecos llegaría a las 62.000 toneladas al 2025, todo dependerá de cuan agresivos sean los inversionistas europeos en este país.

IMPORTACIONES Y SU RELACIÓN CON EL CONSUMO

Las importaciones mundiales de palta han crecido desde las 883 mil toneladas en el 2010 hasta 2,5 millones de toneladas en el 2018. EE.UU. es el mayor actor a nivel global, con un 41% de participación en las importaciones mundiales del 2018, seguido por Holanda, Francia y Reino Unido, con un 14%, 6% y 5%, respectivamente. Los 5 primeros importadores a nivel mundial representan el 71% del volumen total transado el último año, lo que da cuenta de la concentración de los mercados. Los 10 primeros representan el 81%.

El Lejano Oriente también muestra un crecimiento relevante como importador de paltas, pasando de 50 mil toneladas importadas en 2010 a cerca de 114 mil toneladas en 2018. Quien lidera en la región es principalmente China/Hong Kong, no obstante a este número hay que restarle las reexportaciones de Hong Kong a China. Otros mercados también muestran un crecimiento importante en la región, como Corea, Japón, Singapur y Malasia. Latinoamérica también se suma a la tendencia global, pasando de 8 mil toneladas importadas en 2010 a cerca de 75 mil toneladas en 2018, siendo Chile y Argentina los más activos de la región.

Por el lado del consumo, existen grandes diferencias. Se calculó el consumo total y per cápita del año 2017 (año que se cuenta con todos los datos para el cálculo), de los principales importadores. El consumo calculado se dividió por la población registrada para ese año según el Banco Mundial. El consumo per cápita arroja una mejor noción de la introducción de este fruto en los principales países importadores. EE.UU. es el que lidera ambos parámetros, con 982 mil toneladas de consumo y un per cápita de 3,01 K/habitante/año. China/HK presenta el segundo volumen más alto de consumo, 177.000 toneladas, bastante más atrás que EE.UU., con un consumo per cápita todavía menor: 0,13 kg/habitante/año, el más bajo de todos los importadores relevantes.

En forma rápida, es posible apreciar la concentración en el consumo de este fruto y las expectativas que abre una mayor penetración en los países en que ya ha sido introducido, manifestado en el aumento del consumo per cápita. Este parámetro es relevante, porque entrega una idea del crecimiento potencial de algunos países que actualmente presentan baja penetración del producto, pero podrían seguir avanzando por semejanza a aquellos países de cultura afín y que presentan mayor penetración.

EE.UU., con 3,01 kg/habitante/año, es el mercado con mayor penetración del producto, seguido por varios países europeos en niveles de 2 y 1 kg/habitante/año. Bajo el nivel de 1 kg se encuentran Alemania, Polonia e Italia.

Un dato relevante respecto del grupo de países entre 1 y 2 kg/habitante/año, es el consumo de los Emiratos Árabes Unidos (E.A.U.) con 1,66 kg/habitante/año.

Para conocer el potencial inmediato de consumo de los principales importadores, se mantuvo al líder en su nivel –es decir, EE.UU. en 3,01 kg/habitante/año– y al resto se le agregaron las décimas faltantes para el nivel superior. Esto es, que todos los países que tenían un consumo de 2 o más, se subieron a 3; los de 1 o más se subieron a 2 y los de 0,1 o más se subieron a 1 kg/habitante/año.

El resultado se muestra en el cuadro 2. El total obtenido de consumo en los principales importadores alcanzaría a 3,6 millones de toneladas transadas.

Este ejercicio es un buen indicador del potencial de crecimiento que todavía tiene la palta en los mercados importadores y da un sustento para el crecimiento sin que se afecten los precios en forma permanente.