icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Abril 2017 | Cerezos Frutales

El camino para cerezo sureño según Ricardo Aguilera

Osorno como “punto caliente” y Regina como la variedad para el sur

cerezo

“El problema de la mano de obra en el sur es un mito, la falta de packing en el sur es un mito, que la cereza no soporta transporte y que por tanto debe empacarse al lado del huerto, es un mito. Esos mitos hacen que la gente pierda impulso. En esto opina mucha gente que no sabe y provoca confusión. Hoy la cereza está tan de moda que se están reconvirtiendo asesores y agrónomos de otros frutales y todos están hablando y aconsejando sobre cerezos”, señala Aguilera y aquí nos muestra cómo derriba esos mitos.

raguilera

Ricardo Aguilera, Ingeniero Agrónomo.

El ingeniero agrónomo Ricardo Aguilera, originario de Angol, integra toda la cadena productiva del cerezo. Hasta el momento de la entrevista es gerente de viveros Copequén -especializado en cerezo y que da cuenta de entre el 30 y el 40% de las plantas de cerezo que se comercializan en Chile-, administra un campo frutero desde hace 27 años y desde hace 17 produce cereza en su proyecto personal, además de formar parte de la exportadora Del Curto. Sin embargo, está está en proceso de retirarse del día a día del vivero y de la exportadora.

Su proyecto productivo personal comenzó en un campo de 12 ha en Angol, propiedad de Aguilera, donde hasta hace 18 años sembraba trigo, legumbres y hasta yerba de San Juan.

Cuando apareció el cerezo como alternativa de cultivo el agrónomo ya trabajaba en Viveros Copequén por lo que contaba con bastante información del frutal, sin embargo, “esperé a que se probaran las primeras variedades ya que siempre al principio se cometen muchos errores. Esperé 3 o 4 años luego de que empezara el boom del cerezo en Chile y ya con más claridad comencé con las primeras 12 ha de cerezo en Angol. Después fui plantando de manera escalonada, en la medida en que entraban en producción las primeras 12, planté 10 ha más y así sucesivamente. Comprando tierra y plantando”, señala Aguilera. Esto hasta llegar a las cerca de 215 ha de cerezo que maneja hoy día y que convierte a Aguilera, como empresario individual, en uno de los cereceros con más superficie del país. “Solamente cerezo y sin la menor intención de involucrarse en otro cultivo. Todo concentrado en Angol y todo concentrado con variedades que no compitan con la zona central”, explica el agrónomo. Cultiva las variedades Lapins, Skeena, Sweetheart, Regina, Kordia, Staccato y Sentennial.

Su plan es cosechar desde el primero de enero en adelante. “Por lo general partimos cosechando el 27-28 de diciembre para terminar la recolección alrededor del 15 de enero”, señala. En cuanto a portainjertos, los que más utiliza son de la serie Gisela (principalmente Gisela 6), además de Colty Cab 6p, para densidades de plantación de 1.000 a 1.200 plantas/ha.

cerezos

EL MITO DEL AÑO NUEVO CHINO

-Tu principal mercado por supuesto que es China, pero, ¿qué tan importante es para ti llegar con la fruta a tiempo para el Año nuevo chino?

-El principal mercado de nuestra fruta es China. El Año nuevo chino (ANCh) es importante pero no deja de ser nada más que un día. Es como plantearse vender empanadas solo para el 18 de septiembre o vender empanadas todo el año. El 18 se vende más pero las empanadas se venden todo el año. El ANCh puede que marque un peak de precio, pero fuera de esa fecha el precio que se paga no es tan distinto. Este negocio no se puede basar en solo un día de mayor consumo. Creo que ese planteamiento es un error. En Chile se parte cosechando la cereza los primeros días de noviembre, con muy poco volumen, y se termina a finales de enero. Prácticamente tres meses de cosecha y la producción de tres meses no puede enfocarse en un solo día de consumo. Eso es un mito. Es importantísimo, ya que es el día que más se vende, se da un peak de precio…, pero si sumamos las empanadas que se venden durante todo el año, estoy seguro de que son más de las que se venden para el 18.

-Entonces, ¿qué te parece que se modifiquen los manejos o los tiempos de cosecha en base a cómo se mueve esa fecha? Aveces afectando la calidad o la condición de la fruta.

-Creo que muchos de los cereceros no tienen experiencia. Diría que el 80% de quienes cultivan cereza cultivan el frutal por primera vez. Entraron al negocio recién hace 3 o 4 años. Pero, si bien el boom partió en los 90′, desde antes que se cultivaba cerezo en Chile. Entre los antiguos, por ejemplo, la familia Garcés en San Francisco de Mostazal y la familia Vergara de Rancagua, ellos ya tenían una generación en el cultivo. Sin embargo, la gran mayoría de los productores se ha ido incorporando los últimos 15 años y el grueso de los productores es primera vez que tiene cereza… y no sabe. Por ejemplo, yo hace 17 años que cultivo cereza y en un frutal eso es nada ya que los primeros 5 años ni siquiera hay producción. La mayor parte de los clientes con que trabajo en Viveros Copequén son primerizos. Todos ellos creen que el objetivo del proyecto es el ANCh. Esa fecha es súper importante pero hay un mundo antes y mundo después de esa fecha.

-¿Cómo es el período después del ANCh desde el punto de vista comercial?

-Por nuestra fecha de cosecha estamos llegando al mercado chino casi todo enero y hasta mediados de febrero. Desde ahí para adelante no hay más cereza en los mercados hasta que lleguen en mayo las cerezas de California o de España. Desde finales de febrero, todo marzo y todo abril no hay cereza en el mundo.

OSORNO: UNO DE LOS PUNTOS MÁS ‘CALIENTES’ DEL CEREZO SUREÑO

Angol se ha convertido en una zona frutera potente, pese a que antes era un extremo o era la zona sur de la fruta, tiempo en que ya a la altura de Temuco había muy poco. Pero, según el entrevistado, la frontera se está corriendo y se está corriendo rápido. Es así que hoy día hay muchos proyectos de cerezo en Osorno. “O sea, estamos hablando del sur, sur: Osorno, Purranque, Río Negro, Puerto Octay, etc., y con bastante éxito ya que la gente de Osorno no cosecha en enero como nosotros, sino que cosecha desde el 30 de enero. Entonces, si le ponemos 40 días la fruta llega a mediados de marzo. Ellos llegan más solos que nosotros (Angol)”, dice Aguilera.

Además, en la zona de más al sur, como Osorno o Purranque, según el agrónomo, los productores ya lo están haciendo bien. “Hubo mucho fracaso por ensayo y error pero -pasado el cedazo-, en que los proyectos que estaban mal formulados se cayeron, quedaron parados 4 o 5 proyectos que dieron la pauta para el resto. Hoy el asunto ya está más o menos claro y los nuevos proyectos replican a los primeros y en la actualidad se avanza mucho más rápido. Es así que al lado del que tenía 5 ha hoy el vecino está plantando 40 ha. Mi impresión es que el sur de Chile se va a desarrollar de manera muy potente en cerezo en base a fruta tardía”, señala el experto.

-¿El cerezo se va a desarrollar en diferentes zonas de la Araucanía al sur?

-En este momento hay una zona caliente, que es Osorno. Hoy está más caliente que Temuco, Gorbea u otras zonas. Se puede decir que el desarrollo del cultivo salta de Angol a Gorbea y después a Osorno. En Osorno se están desarrollando proyectos grandes, por ejemplo de 40 ha de cerezo para partir y como ya pasó la etapa en que se cometen la mayor cantidad de errores, ahora son proyectos bastante bien diseñados. Cuando esos proyectos que se están plantando este año o el próximo, estén maduros y les vaya bien, Osorno va a tener mucha fruta.

EL MITO DE LA ESCASEZ DE MANO DE OBRA PARA LA ZONA SUR

-En el sur se están juntando varias especies frutales intensivas en mano de obra. Por ejemplo, arándano, cerezo y manzano, y la superficie está creciendo. ¿Consideraste esa limitante en las variedades que elegiste?

-A todos le preocupa esa limitante pero yo no la consideré. Yo pienso que los proyectos se deben pensar en base a productos que tengan valor. Por lo general la gente planta la variedad 1 porque es la buena pero también planta la variedad 2 y la variedad 3 para aplanar la cosecha. Pero la 2 es de mal precio y la 3 no carga… Entonces, plantan algo bueno con algo malo. Ese es un grave error de diseño que se suele cometer. La verdad es que si la variedad 1 rinde y tiene buen precio, se puede traspasar a la gente parte de ese mejor precio para asegurar la mano de obra. Pero con las variedades malas no puede siquiera competir porque el producto no tiene valor. Yo prefiero trabajar con un producto que se venda caro, que sea demandado, que sea competitivo, a otro que me haga la vida más fácil. Prefiero sacarme la cresta el doble por una semana para vender un producto valioso que estar cómodo dos semanas pero vendiendo una semana bien y otra mal.

Además agrega: -Yo tengo 115 ha de una sola variedad. Regina. Eso es algo que no existe en Chile y no sé si existe en EEUU. La mitad de lo que tengo, más bien cerca del 60%, corresponde a una sola variedad y esa variedad la tengo que cosechar en una semana. Eso puede ser considerado por todos como una locura, pero esa variedad es tardía, no se parte con la lluvia -porque es la más resistente-, es una de las más demandadas por el mercado… Entonces, ¡las tiene todas! Por qué cresta voy a poner otra variedad que se parte con la lluvia, que es menos demandada por el mercado y que además es menos tardía. Mi locura partió el 2013 y recién este año tengo cosecha importante. De las 115 debuto este año con 40 ha que entran en producción. En dos o tres años va a estar toda la superficie en producción y ahí vamos a ver si se puede cosechar o no.

-Imagino que calculas que sí se puede hacer…

-La idea principal es que nosotros, al estar en una zona fuera del área principal de producción, vamos a tener todos los recursos de la zona central a disposición y dentro de esos recursos está la mano de obra. La gente de acá no ve eso y se queja por falta de mano de obra. Pero para qué depender de la mano de obra de Osorno o de Angol si puedes traer la gente del norte. Los curicanos que cosechan cereza en el Maule no tiene cereza en enero. Y la cereza de Osorno no se vende a US$3/kilo como la de Curicó sino que se vende a US$6, por lo tarde que llega al mercado. En los años sin accidentes climáticos los packing de la zona central están colapsados durante diciembre. Ha habido años en que se ha perdido fruta por falta de capacidad de proceso. Entonces, en un año normal se tiene problema con el packing, con las cajas, con la mano de obra… porque hay mucha cereza. Pero esa tremenda capacidad instalada que hay, en enero no se usa. El packing no funciona y el frigorífico tampoco. Está todo disponible. Nosotros mandamos las cerezas a empacar a Rancagua y San Francisco de Mostazal. Cargamos los camiones y empacamos en Garcés y en Del Curto, donde somos sumamente bienvenidos porque llegamos con fruta cuando tienen capacidad ociosa. En el sur no tenemos para qué invertir en infraestructura porque ya está hecha la inversión en la zona central. Este es un asunto sumamente relevante. Existe el mito de que la cereza sufre y se daña más en el camión camino al packing, pero hemos embalado localmente y nos da el mismo porcentaje de pérdida aquí que en San Francisco de Mostazal. En Canadá conozco un productor que mueve las cerezas más de 1.000 km y las cerezas de Chile Chico se procesan en Rancagua. Volviendo a la mano de obra, la verdad es que no me preocupa para nada.

recuadro1_5