icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Julio 2019 | Nutrición

Nutrición de uva de mesa sobre portainjertos y en nuevas variedades

Prácticamente todas las plantas de las nuevas variedades de uva de mesa se comercializan sobre patrones. En esta entrevista, el Dr. Rafael Ruiz S., especialista en ciencias del suelo y nutrición vegetal, analiza cómo se diferencian de las plantas francas en términos de fertilización. Respecto de las variedades licenciadas, da luces acerca del conocimiento que se ha ido acumulando sobre la base de la experiencia, debido a la falta de estudios sistemáticos.

Baya cristalina y palo negro al momento de la cosecha en Sultanina sobre portainjerto Harmony.

Baya blanda y problemas de color en Crimson.

¿Cuánto difiere la nutrición de una planta de uva de mesa franca respecto de una con portainjerto?

La nutrición de la vid cambia bastante al comparar plantas francas, que son Vitis vinifera, cuando la misma está sobre portainjertos (PI) que no son Vitis vinifera. De hecho, la morfología del sistema radical de los patrones es distinta, con proliferación de raíces más finas que asemejan “alambres de timbre”. Es probable que de ahí se generen las diferencias de absorción que se han medido no solo en el país sino en todos los lugares que se cultiva uva sobre patrones.

¿Qué investigaciones se han hecho en Chile?

En Chile hay varias experiencias de campo de mediano plazo efectuadas por el INIA entre 1996 y 2010. En ellas se estudió el efecto de al menos 8 PI sobre aspectos de producción, vigor, calidad de fruta y aspectos nutricionales en las variedades Flame seedless, Red Globe y entre los años 2009 y 2012 en Sultanina. (ver recuadro en página 58).

HABILIDAD PARA ADQUIRIR N Y K, PERO DEBILIDAD PARA ABSORBER Mg

¿Existen diferencias entre portainjertos?

Si bien existen diferencias entre portainjertos, todos tienen algunas similitudes al comparar con plantas francas; muy en general se puede apreciar una mayor absorción de nitrógeno (N) y potasio (K) y menor de magnesio (Mg) en las plantas con portainjerto. Estas diferencias derivan de la propia habilidad o inhabilidad de cada portainjerto y en menor grado de la interacción patrón-variedad. En un estudio nutricional que se lleva a cabo en el vivero El Tambo queda de manifiesto la enorme habilidad de los patrones Harmony, Freedom, Saltcreek y Paulsen para adquirir el N y el K y la debilidad para absorber Mg.

¿Cuáles son los cuatro principales PI utilizados en uva de mesa en Chile de Aconcagua al sur, y en Atacama y Coquimbo?

Freedom, Saltcreek (o Ramsay), Harmony y Paulsen. Los más usados en Atacama y Coquimbo son Freedom, Saltcreek y Harmony.

¿Cuáles son las particularidades de cada uno en lo que respecta a la nutrición?

Ya se mencionó que todos se parecen en cuanto a la mayor absorción de N y K y menor absorción de Mg respecto de plantas francas. Pero algunos, como Harmony, presentan problemas para absorber el hierro (Fe) y el zinc (Zn) bajo algunas circunstancias. También en algunas circunstancias, Harmony presenta menores absorciones de calcio (Ca).

¿Cómo se contrapesan estas menores absorciones?

Con respecto al Fe, el problema es complejo y caro. La única solución eficiente que hay, es con quelato de fierro EDDHA, que es la fórmula química, aplicado al suelo. Se requieren 150 g de Fe-EDDHA/planta, a un costo anual excesivamente alto. El Zn lo puedes controlar por la vía de aspersiones foliares, repetidas varias en el año; también es un costo adicional que hay que tener presente. En el caso del Mg hay una laguna grande de investigación; la vía empírica que propongo consiste en agregar una cantidad de Mg muy alta, vía riego y foliar. El tema Mg no es fácil de corregir, sobre todo en suelos que tienen mucho Ca. En suelos con bajo nivel de Ca, más al sur, casi no hay problemas con el Mg, pero cuando hay mucho Ca dominante cuesta introducirlo a la planta, porque ambos elementos son antagonistas. El exceso de N y K se regula disminuyendo las dosis aplicadas. Sin embargo, en algunos casos específicos ocurre que el aporte de N del agua puede ser muy abundante (como recomendación, cada campo tiene que tener un análisis de agua), entonces la solución puede pasar por una combinación portainjerto/variedad no tan vigorizante.

COMBINACIONES PATRÓN VARIEDAD PUEDEN PROVOCAR PROBLEMAS EXTREMOS EN CASOS PUNTUALES

¿Cómo se compatibilizan los PI con las características generales de las principales variedades licenciadas?

Si bien se conoce el efecto de los PI en la nutrición de las variedades tradicionales como Sultanina, Flame y Red Globe, se dispone de pocos antecedentes del efecto de los portainjertos sobre las variedades licenciadas. Por lo demás, se trata de una información difícil y cara de obtener, ya que si solo se consideran 3 portainjertos y al menos 10 variedades licenciadas presentes en el país, resultan 30 probables situaciones diferentes. Por ahora esta información se está construyendo empíricamente en base a casos puntuales y es un punto débil de la investigación actual más seria. El punto tiene relevancia, porque bajo mi experiencia de casos puntuales, ciertas combinaciones de patrón-variedad pueden provocar problemas extremos en la nutrición del Mg o excesos catastróficos de amonio, con resultados en calidad y condición de fruta.

¿Puedes darnos algún ejemplo?

Claro, podría mencionar el caso típico de Sultanina sobre patrón Freedom en suelos de alta fertilidad. Provoca un exceso incontrolable de N y problemas de calidad y condición de fruta. Y el del Mg también: todos los portainjertos provocan menor absorción de Mg.

¿Lo anterior se relaciona con la afirmación de algunos productores en cuanto a que la fruta de la variedad Thompson, por ejemplo, termina mejor a pie franco?

Esto es así en la zona central y centro sur, pero no en la zona más al norte. En lo que me ha tocado ver, el problema más evidente que ocurre con el patrón Harmony es que si el suelo es fértil y no se maneja bien el N, los sarmientos lignifican mal, lo que conduce a problemas en la calidad de la fruta.

Excesos de N incrementan desórdenes tales como baya blanda.

Déficit de hierro, magnesio y zinc en Sultanina sobre Harmony.

Fiebre de primavera en Sultanina franca.

¿Por qué Harmony es considerado tan complicado y está siendo dejado de lado?

Según lo que yo he visto y en opinión de manejadores, está siendo dejado de lado en la zona central y sur, pero no en el norte. Fuera de lo recién mencionado sobre la lignificación, también tiene problemas en suelos calcáreos, abundantes en Chile y Perú.

RECOMENDACIONES ESPECÍFICAS EN APLICACIONES FOLIARES

¿Cuándo son recomendables las aplicaciones foliares en vides injertadas y de qué elementos?

Dependiendo de cada caso particular son recomendables las aplicaciones foliares de magnesio, boro (B), zinc, calcio y en algunos casos manganeso (Mn). Las de Ca y Mg más bien con el objetivo de mejorar la nutrición del racimo (raquis, bayas), mientras las de Zn-B el objetivo principal es mejorar y asegurar la cuaja. En cuanto a época, es conveniente ampliar el Mg a la cuaja, bayas de 6-8 mm y en prepinta. El Ca es conveniente aplicarlo en floración, luego en cuaja y en bayas de 6-8 mm; Zn y B en preflor y flor. Dependiendo de los análisis foliares se puede continuar con aplicaciones posteriores.

¿Se requerirán aplicaciones foliares en condiciones de suelo no limitantes, en Chile, en el caso de alguno de los principales PI?

Tratándose de portainjertos es necesaria la aplicación y especialmente si los análisis foliares detectan déficits.

¿Qué pasa en distintas condiciones de suelo en términos nutricionales con los distintos PI?

La condición de suelo afecta el comportamiento de los PI. Suelos de alta fertilidad nitrogenada (por ejemplo, suelos denominados vertisoles que son de color negro, alta materia orgánica y texturas finas) pueden provocar una situación de crecimiento excesivamente vigoroso y de excesos de N que atentan contra la calidad de fruta. La situación es especialmente grave si además son suelos vírgenes. En este tipo de suelos los PI se afectan por igual de excesos de nitrógeno y habrá casos en los cuales no se debe aplicar N. En estudio de casos también es muy relevante conocer el aporte de nitratos y de amonio de las aguas de riego.  En experiencias con PI en suelos calcáreos del valle de Aconcagua se observó notoria clorosis debida a hierro como pudo comprobarse por análisis de Fe-activo (o Fe +2) en los PI Harmony y también Richter. En experiencias en grandes macetas efectuadas por INIA se pudo determinar que Harmony se afecta severamente en suelos calcáreos, no solo de déficit de Fe sino también de Zn. Por otra parte, todos los portainjertos colocados en suelos francos o franco limosos tienen menor desarrollo que colocados en un suelo arcilloso o arenoso. Los suelos limosos en Chile son los más proclives a presentar compactación, como ocurre frecuentemente en el valle de Aconcagua, por ejemplo. La solución va por el lado de mejorar la condición física del suelo previamente a la plantación.

IMPACTO DE LAS DIFERENCIAS SOBRE RENDIMIENO Y CALIDAD DE LA FRUTA

¿Cómo impactan las diferencias observadas sobre aspectos de rendimiento y calidad de la fruta (color, características organolépticas, turgor, duración postcosecha)?

En el caso de Flame y Red Globe, a igualdad de racimos por planta, las plantas sobre portainjertos mostraron mayor rendimiento, peso del racimo, calibre y peso de bayas respecto de las plantas francas. Destacaron los PI Freedom, Harmony y Saltcreek. En el caso de Sultanina las diferencias no fueron tan notables, observándose un mayor diámetro de bayas en Saltcreek y Richter y mayor peso del racimo con Saltcreek. En cuanto a firmeza, el mayor valor se obtuvo con Harmony, sin mayores diferencias entre ellas. Después de 60 días de almacenaje en frío la firmeza fue mayor con Freedom y Harmony, pero dentro de un mismo rango de valores.

¿Se han observado diferencias en la nutrición de las nuevas variedades respecto de las tradicionales?

La nutrición de las nuevas variedades es distinta pero debido principalmente a que todas vienen sobre patrones. Estas diferencias ya se han comentado.

¿Nutricionalmente se justifica siempre el uso de PI en las nuevas variedades?

Hasta donde yo sé, no hay oferta de plantas de variedades nuevas sobre sus pies. En Perú o zonas como Copiapó u otras de suelos livianos les vendría un problema de nematodos, a los cuales los PI son resistentes. En suelos vírgenes se podría usar planta franca, o en suelos de muy alta fertilidad: es legítimo pensarlo. Tal vez Magenta, sobre sus pies, no se partiría. Debido a la filoxera, en todas partes del mundo se usan patrones, y creo que por eso no hay estudios de cómo se comporta esta cantidad enorme de nuevas variedades sobre sus propios pies.

¿Cuánto se sabe sobre las necesidades nutricionales de las variedades licenciadas?

Creo que no hay información medida y publicada al respecto, salvo la que atañe al portainjerto que llevan.

¿Qué evaluaciones se han hecho en Chile en este tema?

Desconozco evaluaciones nutricionales serias.

ESTUDIOS Y PUBLICACIONES SOBRE EL TEMA DE NUTRICIÓN Y USO DE PORTAINJERTOS

Sellés, G.; Ferreyra, R.; Pinto, M. y Ruiz S., R. 2012. Portainjertos en Uva de mesa: Experiencias en el valle Aconcagua. Boletín INIA 251.

Ruiz, R. 2000. Dinámica nutricional de cinco parrones de diferente productividad del valle central regado de Chile. Agricultura Técnica.60(4):379-398.

Muñoz, I. y Ruiz, R. 1998. Influencia de diferentes portainjertos de vides en aspectos del crecimiento, producción y nutricionales en el cultivar Red Globe. ACONEX 58.

Muñoz, I., Ruiz, R. y Massa, M. 2009. Comportamiento de la variedad Flame seedless sobre diferentes portainjertos creciendo en suelos de replante, después de trece años de su establecimiento. ACONEX 37.

Ruiz, R.; Moyano, S. y Navia, T. 2004. Acumulación de compuestos nitrogenados en relación al problema de baya blanda en uva de mesa. Agricultura Técnica 64:426-431.

Ibacache, A. 2014. En: Seminario internacional avances tecnológicos en uva de mesa. Uso de portainjertos en Thompson Seedless. Resultados de los experimentos en Chile.

Ruiz, R. 2014. En: Seminario internacional avances tecnológicos en uva de mesa. Aspectos nutricionales y desórdenes fisiológicos en relación al uso de portainjertos en uva de mesa: casos de Chile y Perú.

UTILIDAD DEL ANÁLISIS FOLIAR, ANÁLISIS DE RESERVAS Y ANÁLISIS DE RAQUIS Y FRUTA

¿Se dispone de curvas de fertilización para ellas, adaptadas a las condiciones de Chile?

En el país tenemos información del requerimiento nutricional expresado en términos de kg de nutriente por tonelada potencial de fruta. Vale decir, definido el potencial productivo y con los factores de eficiencia de utilización, se puede estimar la fertilización N-P-K-Mg a utilizar en cada caso. Este valor resulta de datos de experimentación de terreno de varias temporadas en las cuales se ha medido la extracción nutricional de la fruta, hojas y poda, y total a diferentes niveles de rendimiento. El dato es relativamente universal y no debería variar mucho en plantas sobre portainjerto. Sin embargo, dada la mayor eficiencia de absorción de N y K de los portainjertos es preciso ajustar el requerimiento solo a lo que representa la extracción de la fruta. Excesos de N perjudican seriamente la condición de la fruta, incrementan los desórdenes tales como palo negro, baya blanda y necrosis del pedicelo y raquis en la postcosecha. El exceso de K puede provocar bajas en la absorción de Mg y Ca con repercusión en calidad de fruta. En el caso del Mg es preciso incrementar fuertemente las dosis para disminuir la toxicidad potencial de amonio, muy común en plantas con portainjertos. Se dispone de información preliminar estimativa, en base a lo anterior, pero que en ausencia de experimentación seria de terreno es preciso ajustar por vía empírica en cada caso particular. De gran ayuda serán entonces el análisis foliar, análisis de reservas y análisis en raquis y fruta.

¿Se observan tendencias de manejo nutricional asociadas a características de la fruta como tamaño, color, verdor del raquis, resistencia a enfermedades postcosecha u otras?

Creo que producto del trabajo de investigación el manejo nutricional ha cambiado, bajándose las dosis de N, prefiriendo fuentes nítricas a las amoniacales. Se intenta levantar los niveles de magnesio, lo que implica acciones foliares y por el suelo.

¿Qué recomendaciones se puede dar para manejar este tema?

La estrategia nutricional y de fertilización debe establecerse caso a caso después de un balance que considera una estimación de la fertilidad del suelo, aportes del agua de riego, el estado del sistema radicular, potencial productivo o esperado, analítica de respaldo, etc. Sin embargo, se puede establecer lineamientos generales. Lo primero es partir de una base racional para fertilizar; en el caso de patrones y en suelos de fertilidad mediana a alta se recomienda considerar solo la extracción de la fruta; en el caso del N, 1,5 kg N/tonelada (t), considerando una eficiencia del 70% en sistemas de goteo daría 2,1 kg/t a aplicar. Si el suelo es de baja fertilidad natural, por ejemplo, suelos de texturas muy livianas y baja materia orgánica, como Copiapó, o suelos arenosos de Piura, se debe usar el requerimiento total estimado en 3,7 kg de N/t, lo que considerando el factor eficiencia lleva a 5,3 kg/t. En el caso del potasio el requerimiento estimado es de 2 kg de K/t y considerando una eficiencia promedio del K en suelos chilenos de 0,5 daría 3 kg K/t. En el caso del fósforo (P), el requerimiento es de 0,25 kg/t y considerando una eficiencia del 40% en sistemas de goteo daría 0,62 kg a aplicar/t. En el caso del Mg el requerimiento total es de 0,3 kg/t. En este caso y dada la baja eficiencia de absorción de Mg debida al portainjerto y más aun en los suelos de pH alcalino altos en calcio, soy partidario de triplicar o cuadruplicar este valor. Este tema está en desarrollo en experiencias en curso en campos de agricultores. Sobre este plan general de recomendaciones es preciso un monitoreo anual, considerando las observaciones del productor en cuanto a vigor, análisis foliares, análisis de reservas en el receso en raíces, análisis del contenido de nitratos y amonio agua de riego y análisis de la fruta si fuera el caso.

PUNTOS NUTRICIONALES CRUCIALES EN PORTAINJERTOS

¿Qué es lo que falta por investigar y cómo debería hacerse?

Falta mucha investigación respecto de plantas sobre portainjertos. En ausencia de esta los productores hacen sus propias experiencias, no siempre correctamente evaluadas. Algunos temas que deben ser abordados son: efecto de la interacción variedad-patrón en calidad de fruta, desórdenes fisiológicos y aspectos nutricionales; compatibilidad patrón-injerto; desarrollo de nuevos estándares foliares adecuados a PI, corrección de eventuales déficit de Ca, Mg o B en fruta, además de todos los atingentes a manejo de la planta para controlar vigor; estándares de reservas en portainjertos. Creo que estos temas solo pueden abordarse con un potente proyecto de investigación.

¿Hay algo que hacer desde la nutrición para mejorar la toma de color?

En mi experiencia hemos incrementado algo el color (de variedades coloreadas) con fertilizantes foliares potásicos aplicados en prepinta y pinta.

¿El uso de bioestimulantes, por ejemplo extractos de algas, incide en el programa de nutrición?

En algunos casos se observan efectos mejoradores de calibre y color con aspersiones base algas. Al parecer el efecto se debe a que contienen sustancias naturales con acción citoquinina.

¿Cómo se comportan los patrones en cuanto a desórdenes nutricionales como palo negro, baya blanda, necrosis de pedicelo, fiebre de primavera?

Un punto a favor de los PI es que no se afectan de “fiebre de primavera”. En las tres variedades en que se efectuaron experimentos de terreno se observó que mientras las plantas francas mostraban el desorden (clorosis y necrosis irregular en las láminas durante el crecimiento primaveral), la misma variedad con portainjerto no la indicó. En cuanto a otros desórdenes, los portainjertos los manifiestan con igual frecuencia que la variedad sin injertar. Sin embargo, en el único ensayo en que ese tema se avaluó sistemáticamente (Sultanina, en Los Andes), las plantas sobre portainjerto indicaron mayor incidencia de palo negro y baya blanda que las plantas francas. Es probable que la mayor incidencia respecto de plantas francas se haya debido a las dosis de N empleadas en el comienzo del crecimiento de las plantas y al gran vigor alcanzado (100 kg N/ha).

¿Cuáles soån los puntos nutricionales cruciales en portainjertos y cómo se pueden resolver?

A mi juicio los principales problemas son la calidad y condición de fruta y el vigor excesivo y sombreamiento. En cuanto al sombreamiento, está claro que provoca incremento de desórdenes palo negro y baya blanda, por la vía principal de incrementar los niveles de amonio a nivel de hojas, pero también en raquis y en las bayas. Experiencias INIA indican que valores de sombreamiento superiores al 95% incrementan notoriamente los problemas y sobre el 97% es catastrófico. Entonces el manejo del follaje y del N es fundamental: dosis, fuentes y épocas de aplicación del N son de gran relevancia. En un proyecto sobre baya blanda (INNOVA-CORFO), que abarcó 36 parronales entre el valle de Aconcagua y Lolol, se pudo establecer que el problema de baya blanda y bayas de baja firmeza está asociado a varios factores y raramente a uno en particular. Dentro de los factores directa o indirectamente relacionados a la nutrición están: el ya indicado exceso de vigor y sombreamiento (que puede o no deberse a excesiva aplicación), altos niveles de N y amonio en hojas, raquis y bayas, y menores niveles de fracciones ligadas de Ca, Mg y B en las bayas. Por otra parte, las bayas firmes presentaron mayores niveles de K. Entonces, ante cada caso particular será necesario evaluar muy bien el N y efectuar muestreos de fruta al momento de cosecha que consideren N total, NH4, K y Ca, Mg y B ligado. Respecto a las determinaciones de fracciones ligadas no hemos podido establecer estándares generales ya que estos varían por portainjerto, variedad y manejo del huerto o cuartel. Entonces la alternativa es efectuar análisis comparativos en cuarteles que presentan problemas, contrastando bayas firmes (50 bayas bastan) vs. bayas blandas (igual número) del mismo cuartel. Si los valores difieren en un 10% o más, el calcio, magnesio o boro están implicados en el problema y deberá definirse la estrategia para mejorar la nutrición de dichos elementos.