icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Marzo 2017 | Empresas

Metodología Agrolab para responder una pregunta clave: Si el packing se ve limpio, ¿está verdaderamente limpio?

Lamentablemente la pregunta del título no siempre tiene una respuesta positiva. Por tal razón, Agrolab, el laboratorio líder en análisis para el sector agrícola, ha incorporado en su Área de Fitopatología el servicio de Monitoreo de Higiene y Limpieza en Plantas Seleccionadora y Embaladoras de Fruta. Esto permite detectar los puntos críticos de contaminación existentes en distintos tipos de packing, de acuerdo a la especie procesada.

Aunque las empresas se preocupan de mantener el aseo sus instalaciones, a veces estas tareas resultan no tan eficientes como se piensa, indica la fitopatóloga Blancaluz Pinilla, Gerente Técnica del Área Fitopatología, lo que llevó a Agrolab a diseñar un procedimiento que permite cumplir los siguientes objetivos:

• Saber si los diferentes recintos de la planta seleccionadora, tales como cámara de guarda refrigeradas, túneles de frío y líneas seleccionadoras, así como los bins y contenedores en los que llega la fruta, se encuentran limpios antes de la recepción de la fruta. “Si están contaminadas hay que volver a limpiar”, indica la fitopatóloga.

• Establecer los niveles de contaminación presentes en las cámaras refrigeradas durante el periodo de guarda de la fruta. Para algunos patógenos existe un número máximo de colonias permitido, pero para otros, como Geotrichum candidum o Rhizopus sp., la tolerancia es cero.

• Evaluar la limpieza de las líneas de selección, desde la entrada de la fruta hasta el proceso final de embalaje. Es importante tomar muestras de distintos sectores, ya que la parte más contaminada suele estar al inicio, donde se recibe la fruta del campo, pero puede haber otros focos.

• Evaluar el uso adecuado de los desinfectantes utilizado para la limpieza de cámaras, túneles y líneas.

• Verificar los desinfectantes utilizados respecto de su calidad, concentración y tiempo de exposición en los procesos de limpieza y lavado de fruta.

captura_de_pantalla_2015-02-18_a_las_13.38.24

CÓMO SABER SI LA DESINFECCIÓN DE LA FRUTA FUNCIONA

Respecto de los desinfectantes, Rosita Espinoza, Gerente Técnica del Área Nutricional, destaca la necesidad de que la fruta reciba el nivel de desinfectante preciso. Si, por ejemplo, el nivel de cloro activo es inferior a lo requerido, la fruta no quedará bien desinfectada; por el contrario, si la concentración es muy alta, la fruta puede quedar manchada. Los errores, agrega, tienen distintas causas posibles: que el producto no tenga la concentración del ingrediente activo indicada en la etiqueta, que no se encuentre bien conservado, que la dosificación no haya sido bien realizada de acuerdo a las condiciones de la fruta, que no se haya controlado adecuadamente el pH del agua, que el desinfectante haya sufrido un proceso de volatilización o se haya degradado por el alto contenido de materia orgánica (tierra), etc.

Por tal razón, además de prestar el servicio de diagnóstico nurticional y fitopatológico, Agrolab ha desarrollado un kit de determinación rápida de cloro activo (cotejado con instrumentos de laboratorio) que permite determinar exactamente la concentración de ingrediente activo en el envase y también el que está recibiendo la fruta. A diferencia de otros kit disponibles en el mercado, orientados a evaluar servicios de agua potable, el de Agrolab ha sido diseñado especialmente para medir las altas concentraciones de cloro activo utilizadas en el sector agrícola, sin tener que diluirlas previamente. Existe también una versión del kit más cualitativa para ser usada en terreno o en packing satélites (instalaciones de pequeños agricultores).

Blancaluz Pinilla y Rosita Espinoza enfatizan también la importancia de contar con aguas limpias durante todo el proceso, y en el caso de aguas de pozo, efectuar un análisis para saber qué contienen.

NINGÚN RINCÓN ESCAPA DE SER INSPECCIONADO

Claudia Corvalán, Directora del Área Fitopatología, explica que la metodología de monitoreo desarrollada por Agrolab sigue pasos muy precisos:

• Colecta de muestras de agua de los diferentes procesos, tales como hidrocooler, pozo de vaciado y duchas de las líneas de proceso.

• Colecta de muestras en cámaras, túneles y líneas, utilizando placas de Petri con medios específicos para el crecimiento de propágulos de hongos y demás agentes causales de pudriciones de postcosecha.

• Para cada sección se toma un número determinado de muestras, distribuidas en distintos puntos que representan la totalidad del espacio o área en evaluación:

-10 placas por cámara.

-8 placas por túnel.

-20 placas por línea, desde el vaciado hasta el embalaje de la fruta.

• Evaluación:  siembra, aislación e identificación de los microorganismos presentes en las muestras, cuantificando el número de colonias de cada uno de ellos.

• Resultados: se expresan en número de colonias de hongos, bacterias y levaduras que se desarrollaron en las placas correspondientes a las muestras colectadas en cada recinto.

• Descripción del nivel de contaminación de las distintas secciones del packing, de acuerdo al número de colonias desarrolladas en las placas.

captura_de_pantalla_2015-02-18_a_las_13.38.34

Corvalán subraya que las muestras se colectan durante un día de proceso normal y a distintas hora del día, con el fin de representar las condiciones reales. Todas las superficies por las cuales pasa la fruta son consideradas, incluyendo las manos de los operadores. Y por supuesto también la fruta misma,  incluso después de la aplicación del fungicida. La recomendación es efectuar tres revisiones en la temporada: antes de la entrada de la fruta al packing, en el momento peack y al final de la temporada.

La entrega de los resultados toma alrededor de una semana. La experiencia ha demostrado que en todos los casos sirven para mejorar las medidas de higiene de la planta, detectando en qué aspectos pueden estar fallando y en qué lugar o fase del proceso ocurren estas deficiencias para darles la solución adecuada.