icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Agosto 2019 | Uva de mesa

Manuel José Alcaino, presidente de Decofrut, analiza la campaña 2018/19

Los dispares resultados de la uva de mesa chilena y peruana

Muchos sospechaban que la pasada sería una temporada marcada por noticias no del todo buenas. Desde California se había pronosticado una campaña con sobreproducción, con fruta local que llegaría hasta el mes de enero. En base a eso, el mensaje de los supermercados estadounidenses fue claro: no comprarían fruta del hemisferio sur hasta la semana 52 y además, no querían variedades tradicionales. Perú reaccionó enviando gran cantidad de fruta a Europa, donde había stock de otros orígenes y los precios caían. Pero lo que no anticiparon los ‘retailers’ de EEUU fue que la fruta californiana solo llegaría hasta la última semana del año, ya que el stock remanente no tenía buena condición. Perú, por su giro a Europa, ya no podía abastecer a EEUU. Al final, el retail de EEUU terminó pidiendo urgente variedades tradicionales a empresas peruanas y chilenas.

PARTICIPACIÓN DE LAS NUEVAS VARIEDADES EN LAS EXPORTACIONES (CHILE Y PERÚ)

1. COMPARACIÓN DE LOS STOCKS DE UVA DE MESA EN CALIFORNIA (2015-2018)

2. STOCK DE UVA EN CALIFORNIA POR GRUPO VARIETAL

3. EXPORTACIONES DEL HEMISFERIO SUR VERSUS EL STOCK DE CALIFORNIA

4. EVOLUCIÓN DEL STOCK DE UVA DE MESA DE CALIFORNIA

Si bien hubo descenso respecto de la campaña 2017/18, en la actual temporada, EE UU se mantuvo como el principal destino de la uva de mesa peruana, absorbiendo el 33% de la producción local. A diferencia de años anteriores, Europa ganó una importante cuota de mercado, en lo que, en opinión de Manuel José Alcaíno, presidente de Decofrut, fue una reacción ‘visceral y un poco apresurada’, de volverse al mercado que más atractivo se veía, justo en el momento más complicado para el ingreso de fruta a EE UU. “Ese hecho, como se demostró a lo largo de las semanas, terminó siendo un gran problema”, afirma.

Por otro lado, Lejano Oriente, que tradicionalmente ha sido abastecido con Red Globe, ha ido cambiando sus hábitos de consumo, con una fuerte expansión de las variedades ‘seedless’. A ello hay que sumar América Latina, al que Perú abastece con 4,5 millones de cajas. “Es un mercado en el que se puede colocar una serie de variedades interesantes y también otras que han perdido atractivo en algunos mercados”, sostiene el presidente de Decofrut. “Por ejemplo, a los brasileños les encanta la fruta ámbar, la que no tiene ninguna de posibilidad de ingresar a EE UU. Son colores que no quieren otros mercados, sin embargo, América Latina tiene el problema de que sus mercados están altamente indexados o afectados con una tendencia fuerte de las economías locales”.

Conocedor de los mercados internacionales, Alcaino resalta que en los próximos años existirá una fuerte demanda de uva por parte de Brasil. “Sin embargo, por ahora, vamos a tener que vivir o rascarnos con las uñas que tenemos”, advierte y resalta a Oriente Medio como un posible destino preferencial para la uva de mesa peruana. Se trata de un mercado compuesto por países que, si bien no son grandes en población, tienen un gran poder adquisitivo, donde tanto Perú como Chile colocan porcentajes mínimos de sus exportaciones. “Creo que deberíamos darle una vuelta”, subraya sobre mercados que están tomados por la producción de Sudáfrica, “donde creo que vale la pena investigar más”, añade.

Esa podría ser una alternativa para la fruta peruana, cuya campaña se inicia en septiembre, aunque históricamente ha sido octubre cuando se registran los primeros envíos importantes de fruta, concentrándose fuertemente entre las semanas 49 y 52. Así, en solo tres meses Perú ha exportado más del 50% de toda su producción. Recién en el semana 1, cuando a Piura le queda poca fruta, Ica está en el ‘peak’ productivo.

El peso de Red Globe en la industria peruana ha caído en el último tiempo. Si bien en la campaña 2014/15 representaba el 72% ha ido disminuyendo todos temporadas. Así en 2015/16 representaba un 67%, en 2016/17 un 54%, en 2017/18 un 47% y en 2018/19 bajo hasta un 41%. Es decir, en solo cinco temporadas, está variedad ha perdido un 31%. “Lo que ha ocurrido es que han aumentado las variedades rojas y blancas sin semilla, sobre todo este último año”, precisa Alcaino.

Exportaciones de “Variedades Nuevas” de Uva de mesa chilena. Las primeras 5 suman 62,4% del total. 25 variedades más un 0,3% de otras.

Exportaciones de “Variedades Nuevas” de Uva de mesa PERUANA. Las 5 primeras suman 73% del total. Total 24 variedades.

LO PEDANTE DE SOLO PEDIR VARIEDADES NUEVAS

Las variedades nuevas patentadas son las que hoy tienen que ganar cuota de mercado a las variedades tradicionales, que vienen siendo ‘despreciadas’ por las grandes cadenas de supermercados. “Lo que transmitieron algunas de estas cadenas es que ya no querían más variedades tradicionales y que querían abastecerse solo de variedades nuevas, Lo que representa un grado de ignorancia respecto de la capacidad y la situación productiva, tanto de Chile como de Perú, muy significativo”, sostiene el presidente de Decofrut. “A mí me da rabia escuchar eso, de gente que se suponía que tenía que entender la realidad productiva”, añade.

La realidad productiva es que en Chile hay unas 47.000 ha de uva de mesa, las que no es posible reconvertir de un día para otro. “Entonces, que venga un señor de una cadena de ‘retail’ y diga: ‘Thompson, Flame o Crimson ya no son buenas variedades, por lo que ahora queremos otras’, es, a mi juicio, un poco pedante”, afirma Alcaino y señala que lo que ha ocurrido esta temporada, los deja en clara evidencia, “ya que aun después de esas declaraciones y dada la escasez de fruta, llegaron al extremo de llamar a las exportadoras chilenas y peruanas, pidiéndoles la variedad que encarna todos los males: Flame”, explica el timonel de Decofrut.

La historia de la Flame es bien distinta hoy a lo que pasaba temporadas atrás, cuando no había alternativas para la fruta roja en el mes de enero y la Flame se vendía a buenos precios. Sin embargo, hoy en día sí hay alternativas. Está, por ejemplo, la oferta peruana y algunas variedades nuevas que entran a la pelea. Así, esta campaña la Flame encarnó todos los males de los grandes supermercados, que estuvieron en contra de las variedades tradicionales, hasta que se quedaron sin fruta. “Por eso es que muchas cadenas de supermercados llamaron a los chilenos pidiéndoles que les mandaran Flame”, explica.

Según Alcaino, esta solicitud de los supermercados de EE UU reflejó una ignorancia del negocio. “En Perú, la participación de las nuevas variedades es de un 15,8%, cuales son las que, se suponía, quería el mercado. En el caso de Chile, el porcentaje es un poco menor. Lo que es interesante en el caso de Perú es que, en volumen, las variedades nuevas crecieron un 62% esta campaña. Si bien en Chile ese número es menor, el total de las variedades nuevas es mayor que en Perú”, grafica.

En cuanto a nuevas variedades, el porcentaje de estas en el total de Perú y Chile no llega más allá del 14%, por ello es que Alcaino es enfático: “Que venga alguien a decir ‘yo quiero abastecerme solamente de variedades nuevas’, cuando la oferta global de ambos países es del 14%, es no saber lo que se está pidiendo”.

Es cierto que las nuevas variedades crecen, pero las tradicionales, si bien no todas, también. El mejor ejemplo de lo anterior es Crimson, que ha aumentado sus producciones en Perú todas las campañas desde 2014/15, cuando se habían exportado 14.743 toneladas, hasta 2018/19, cuya cifra llegó a 45.836 toneladas, con una participación del 12%. “Hay un crecimiento consistente de una variedad que es, se supone, de las variedades tradicionales que el mercado no quiere”, subraya.

La composición de la oferta varietal de nueva genética en Perú está liderada por las ‘rojas sin semilla’, que representan un 65,4% del portafolio corresponde a variedades rojas sin semilla, muy por delante de las variedades verdes, que solo representan un 26,8%. En términos comerciales, el 73,6% de la oferta peruana de nuevas variedades tuvo como destino EE UU. Sin embargo, en la campaña 2017/18, esa participación llegó al 85,2%. “La razón de este descenso está relacionada con la locura de arrancar a Europa, que se llevó parte de las variedades nuevas”, precisa, a la vez que hace un pronóstico: “Yo pensaría que el próximo año vamos a ver esta cifra de nuevo, mientras que la concentración de variedades nuevas a EE UU va a volver a subir. Ese 73,6% debiera estar más cercano al 80%”, pronostica Alcaino.

QUIEN PRETENDA ABASTECERSE SOLO DE VARIEDADES NUEVAS ESTÁ COMETIENDO UN ERROR

En el caso de Chile, hasta la segunda semana de mayo, la información indica que la participación de las nuevas variedades es de solo un 13,9%, por lo que cuando finalice la campaña debiese ser incluso un poco menor porque en el último tramo Chile exporta básicamente Red Globe. Sin embargo, cuando se incorporan los datos de la industria peruana, la participación del volumen agregado de variedades nuevas es de un 14,6%. Entonces, según recalca Alcaino, “quien pretenda abastecerse solamente de variedades nuevas, está cometiendo un error porque es algo que no se puede todavía. Avanzamos en esa dirección, pero este es un proceso lento”.

Entre las variedades patentadas, Timco es quien lidera las exportaciones del nuevo material vegetal en Chile. Esta campaña se exportaron 22.961 toneladas versus las 14.830 toneladas que se exportaron en 2017/18. A ella le sigue Sweet Celebration, de la cual la pasada temporada se enviaron 10.250 toneladas. En Chile, hay un portafolio de veinte nuevas variedades, aunque en el ‘top 5’ hay tres variedades rojas y dos verdes.

En el caso de Perú, la torta se la reparten 24 variedades, siendo Sweet Celebration la principal, con una participación del 20,8% en las exportaciones de la campaña 2018/19. Muy de cerca le sigue Jack’s Salute, que sumó envíos por 11.394 toneladas, con una participación del 18,8%. Tras ellas vienen Timpson, Arra 15 y Allison. Entre estas cinco concentran el 73% de los envíos de nuevas variedades.

Evolución Exportaciones semanales Perú (Ton).

Evolución Exportaciones semanales Chile (Ton).

EL ERROR DEL ‘RETAIL’ DE CREERLE A LOS PRODUCTORES DE CALIFORNIA

Durante años, la curva de precios de la uva de mesa en EE UU ha mostrado el mismo desarrollo. En principio, cuando terminaba la fruta de California, entraba la fruta chilena a precios que rondaban los US$40 y, a medida que avanzaba la campaña, los precios bajaban, dependiendo de la disponibilidad de stock. Sin embargo, afirma Alcaino, esta fue la primera temporada en que el precio partió  bajo y una vez iniciada la campaña chilena, comenzó a subir. La explicación de ese fenómeno, para el presidente de Decofrut es la siguiente:

“En octubre teníamos una oferta de California que rompía todos los récords. Y los productores californianos habían prometido a las cadenas de ‘retail’ que iban a tener producto hasta finales de enero. El retail, a mi juicio, cometió el error de creerles. Entre otras razones, en EE UU existe el gusto por la fruta local y por el tema de la ‘huella de carbono’. Nuestra fruta tiene una mayor ‘huella de carbono’ que el producto local y eso es una tendencia que nosotros podemos valorar o no, pero que es una realidad. Lo concreto es que las cadenas le creyeron a los productores locales y cometieron un error porque a principios de diciembre se dieron cuenta que los stocks californianos que quedaban a esa fecha estaban ‘con la lengua afuera’, ya que era fruta que había perdido condición”, analiza el presidente de Decofrut.

En parte esto ocurre porque China impuso aranceles prohibitivos a la fruta californiana que se solía exportar a ese mercado. Por esto, los productores de California decidieron buscar otros mercados donde colocar su fruta. “Hicieron un ejercicio interesante y salieron a exportar como nunca antes. Así, enviaron fruta a Corea, Vietnam, Tailandia, Australia, Nueva Zelandia… Pero a los californianos no les llegó bien la fruta. Su experiencia exportadora no fue buena. En resumen, las cadenas de supermercados que habían salido muy arrogantemente a ofrecer precios que en Piura no dan para pagar los costos, ni en Ica tampoco, se dieron cuenta de que no tenían la fruta y salieron a buscarla a sus recibidores habituales. Pero estos recibidores habituales, no tenían la fruta porque Piura y en parte Ica, se había ido todo mayormente a Europa. Esa falta de fruta generó un déficit, que explica que los precios, en esa fecha, subiesen, en vez de seguir la tendencia normal hacia abajo”.

LA GUERRA EN EUROPA

Por ello es que la fruta peruana tuvo un fuerte crecimiento (cercano al 80%) en Europa, un mercado que es pricipalmente abastecido, sobre todo en la parte temprana, por Sudáfrica. “De improviso llegó Perú, con casi el doble de su volumen normal, a un mercado que no estaba preparado y lo hicieron sin aviso ni programas. Lo que hizo Perú, escapando del escenario amenazante que ofrecía EE UU, fue irse masivamente a Europa, por lo que el precio se fue al suelo. Es decir, las ventas de la fruta peruana en Europa fueron bastante malas. Y de paso, arrastraron, también, en esa misma suerte a los sudafricanos. Así que, en ese caso, no hubo ganadores”, explica Alcaíno.

Chile, no fue afectado por esa situación porque su fruta tradicionalmente ha llegado al mercado temprano europeo, es decir, noviembre y diciembre, mientras que Sudáfrica parte en enero. “Cuando Perú vendía en Europa, Chile se estaba enfocando en EE UU y cuando Sudáfrica empezaba a declinar en Europa, Chile abastecía la parte final compitiendo con India. Por lo tanto, ese cambio peruano hacia el mercado europeo, a Chile no le afectó. Al contrario, tuvo un efecto positivo”, destaca. Y eso se debió a que había fruta de buena calidad y a bajo precio que motivaba al consumidor a comprar, acabando con los stocks de la fruta peruana y sudafricana, por lo que Chile entró a un mercado tardío de altos precios.

“Esta es quizás una de las mejores temporadas que ha tenido Chile en uvas en los últimos diez o quince años. Lo que nos dice que debemos repensar las estrategias que venimos desarrollando hace años”, subraya Alcaino, aunque advirtiendo que hay que acumular más datos para tomar este tipo de decisiones. Para la industria peruana su mensaje es: “esas decisiones tan ‘viscerales’, que afectan un volumen tan grande de fruta, hay que tratar de evitarlas”.

LO MÁS TARDE POSIBLE. Este campaña, para evitar toparse con las producciones de Piura y California, se desvió mucha uva a Europa, algo que, según Alcaino, debiese evitarse en las próximas temporadas.

TAMBIÉN ESTÁ GUSTANDO. A los consumidores chinos también les está gustando las uvas blancas sin semilla.

EN STOCK. Allison fue una de las principales variedades rojas sin semilla que conformaron el stock de California.

LOS CHINOS TAMBIÉN GUSTAN DE LA UVA BLANCA SIN SEMILLA

Desde que comenzaron las exportaciones de uva de mesa a China, nos dimos cuenta de que a los consumidores de ese país les gusta las variedades de uva roja, pero, curiosamente, a las variedades rojas sin semilla no le ha ido bien en el ‘Gigante Asiático’, básicamente porque no se ha encontrado la variedad correcta en términos de azúcar y que llegue en la condición que a ellos les gusta. Y eso ha pasado con algunas variedades, incluso aquellas nuevas. Sin embargo, hay una uva blanca sin semilla por la que se ‘mueren’: Sweet Globe. “No estoy diciendo ‘vámonos todos a China mañana con uvas blancas sin semilla’, pero hay un aspecto muy interesante que investigar, trabajar y seguir explorando”, apunta.

La uva roja sin semilla en EE UU fue más estable que la uva blanca, que tuvo un término extraordinario, e independientemente de qué variedad se trató, el comportamiento del precio fue más estable. Así por ejemplo, la uva roja sin semilla tuvo un comportamiento de precios que varió  entre los US$24 y 28 durante toda la campaña, mientras que las blancas finalizaron con precios de entre US$35 y 40, valores muchos más altos que el promedio que tuvo durante la temporada, y que se vio ayudado por el atraso que sufrieron las producciones mexicanas. “México presentó una situación particular. Los primeros envíos vía terrestre generalmente se producen la primera semana de mayo, sin embargo, la pasada temporada estos ocurrieron recién la segunda de mayo. Eso deja un espacio de un par de semanas más que son muy bienvenidas. Lo contrario va a ocurrir, obviamente, cuando México coseche temprano”, analiza Alcaino.

La Red Globe en el Lejano Oriente fue el negocio que dio el puntapié inicial a la industria de la uva de mes peruana, debido a que esa fruta arriba antes que la misma producida en Chile. Además, los colores que se consiguen en Ica son los colores que los chinos quieren. Sin embargo, el presidente de Decofrut estima que este es un negocio que debe ser replanteado, “ya que la participación de variedades sin semilla está creciendo en el Lejano Oriente a un ritmo mucho más ágil que lo que está creciendo la Red Globe en el mismo mercado”.

En EE UU, Red Globe partió mal debido al gran stock de fruta californiana y luego tuvo una evolución muy similar a la de la campaña pasada, aunque según Alcaíno, “EE UU no es mercado para Red Globe”.

ANÁLISIS POR VARIEDAD DE LO QUÉ VENDRÁ A FUTURO

Si se analiza la evolución de los stocks de la fruta californiana en los últimos cuatro años, en las fechas que contabilizan los stocks (que tradionalmente se realiza desde el 15 de septiembre al 30 de noviembre. Gráfico 4 de la infografía), si bien estos han ido creciendo de manera permanente, hay una notable expansión durante la pasada campaña, tanto así, que este es el primer año que se realiza una medición en el mes de diciembre. “Nunca había habido porque no tenía sentido medir al treinta de diciembre, porque lo normal es que no quedara fruta”, subraya Alcaino. Si bien este año fue más patente, en años anteriores también había habido mucha fruta debido al recambio varietal que se ha producido en California. “Lo concreto, en términos generales, es que la tendencia de los stocks de California va a ser hacia adelante. Pero no creo que siga subiendo en forma significativa. A lo mejor el próximo año vamos a ver volúmenes un poco menores si es que se reestablecen las relaciones comerciales con China. Pero aquí hay, ciertamente, un de factor volumen que está en aumento”, analiza el presidente de Decofrut.

Asimismo, Alcaino destaca que la composición de las variedades que estaban en stock era bastante equilibrada entre uvas verdes y rojas, aunque estas últimas tienen una mayor presencia. Al realizar un análisis desde 2012 de las cinco principales variedades rojas sin semilla que California mantiene en stock, se aprecia una disminución de los volúmenes de Crimson, que en 2012 representaba 3.025.508 cajas, mientras que en 2018 solo hubo 650.680 cajas, es decir, una baja del 78%. Esta ha sido reemplazada por una serie de variedades a las que se ha llamado ‘Crimson Killer’. Una de ellas es Allison, que en temporadas pasadas componía el grupo de las ‘otras rojas’, esta campaña ya corrió sola y presentaba un stock de 1.793.224 cajas al 30 de noviembre.

En el caso de las uvas blancas, la situación es distinta porque no hay una variedad que se haya ‘comido’ a una variedad tradicional. Aquí sigue primando la presencia de Autumn King, una variedad que los estadounidenses aun no han liberado para que sea plantada en otras zonas del planeta. De esa variedad, al 30 de noviembre, había 2.797.516 cajas en el mercado de EEUU, representando un 81% de las variedades blancas en stock.

Hubo mucha fruta en stock y de buena calidad. “Estamos compitiendo con un enemigo que se está haciendo más grande y que compite en mejor forma. Por lo tanto, tendremos que adaptarnos, pero lo concreto es que esto se va haciendo más difícil”, advierte el timonel de Decofrut. Hasta la campaña 2016/17, y en la semana 50, prácticamente no había fruta californiana en stock, situación diferente a lo que ocurrió esta temporada, donde en la misma fecha, se ve que hay un stock de fruta (Gráfico 3 infografía). Así, la fruta peruana que arribaba en esas fechas, lo hacía encontrándose con una competencia más grande y mejor. “En cambio, Chile se ha escapado de esa ‘zona de conflicto’, metiéndose en la zona más tardía”, señala.

MENSAJES A LA INDUSTRIA PERUANA EN PROBLEMAS

Con un panorama así, Alcaino es claro en afirmar que “la ventana sobre la cual se estructuró la industria peruana está desapareciendo o ya desapareció, aunque eso no es algo exclusivo de la uva de mesa. Ha pasado con los arándanos chilenos, que era un negocio extraordinario”. Se debe considerar que las causas de la desaparición de las ventanas son estructurales. “Los californianos podrán tener el día de mañana una lluvia en octubre o noviembre y la condición de su stock será pésimo y vamos a tener un muy buen año nosotros. Si puedo hacer una sugerencia, esta es que no basen su negocio en la posibilidad de que les llueva o no le llueva al competidor, porque no vamos a llegar muy lejos”, advierte.

Hoy en día, Perú compite con Perú, como le pasó a Chile, ya que los volúmenes que maneja son considerables. Por lo tanto, Alcaino sugiere pensar las estrategias para decidir cuál es el mejor escenario para colocar la fruta. Asimismo, se debe conocer cuál es el escenario de precios esperados en EE UU para la fruta peruana. “Creo que será difícil vender uva sobre US$30 en los próximos diez años”, sostiene. “Aunque creo que sí es posible vender a US$25 o US$26. Entonces, es importante considerar que el escenario futuro será de precios bajos”, añade.

Para el presidente de Decofrut, la mejor forma de enfrentar los mercados es manejando el calibre de la fruta. “Bayas de entre 20 y 26 milímetros. Los calibres 28 y 30 ya no son deseados. También tienen oportunidad calibres pequeños, sobre todo para la industria del ‘food service’. Necesitamos fruta más pequeña para ese segmento, pero lo que es claro es que si vamos a enfrentar el negocio con variedades que nos van a dar 16, 17, 18 milímetros, es mejor cambiarnos de rubro”.

CALIDAD AL 100%. Según Alcaino, se debe controlar la calidad en origen y en destino.

Líder. Entre las variedades patentadas, Timco es quien lidera las exportaciones del nuevo material vegetal en Chile.

Al ser un negocio ahora necesita de diferenciación, Alcaino lanza una propuesta basada en seis puntos:

Mix de variedades: Los supermercados necesitan un programa que cubra sus necesidades, desde una fecha de inicio a una fecha de término con un portafolio varietal compuesto de entre cuatro y seis variedades. ¿Es interesante asociarse para cumplir ese objetivo? “Si logro integrar a la producción de Piura con la de Ica e idealmente con la de Chile, puedo lograr abastecer desde la semana 48 a la semana 14 y podré transformarme en un oferente mucho más interesante. Creo que esa es la razón por la cual mucha gente de Chile se ha ido a producir en Perú. Lo mismo, obviamente, pueden hacer los peruanos”, recomienda.

Importadores con acceso al ‘retail’: “Hay que tener acceso al ‘retail’, que esta última campaña cometió el error de creerle a los abastecedores californianos, que iban a llegar con fruta hasta tarde en enero. Pero se dieron cuenta de que a principios de diciembre esa fruta ya no estaba en condiciones. Esa lección la aprendieron una buena parte de ellos. Por lo tanto, cuestiono que vaya a haber tanta lealtad con el productor californiano en el futuro. Y, en consecuencia, lo que yo creo que pasará es que las cadenas de supermercados dirán: ‘el primero de diciembre, me cambio’, porque a partir de esa fecha tienen buena fruta de Perú, en volumen y calidad”.

Trabajar muchos programas y cumplirlos. “Es algo que no todo el mundo está acostumbrado. Y como Piura tenía un mercado spot que era fantástico, llegaban al mercado y siempre se vendía igual. Sin embargo, de ahora en adelante, hay que salir a vender al fruta en programas, y cumplir los compromisos porque de no cumplirlos es pan para hoy y hambre para mañana”, afirma.

Embalajes especiales para el ‘retail’: Deben incluir PTI y código de barra, para todos los embalajes especiales de peso fijo que requieren los supermercados, pero también en los pallets, que es un nuevo requerimiento. “Es importante saber qué es lo que necesitan”, subraya Alcaino.

Calidad controlada en origen y destino: “Esto es algo que se debe hacer sí o sí”, afirma el experto.

Diversificar los mercados: “Nunca más Perú debiera cometer el error que cometió en Europa la pasada temporada. Hay que trabajar en base a programación”.

Las variedades nuevas patentadas son las que hoy tienen que ganar cuota de mercado a las variedades tradicionales, que vienen siendo ‘despreciadas’ por las grandes cadenas de supermercados. Pese a la insistencia de los ‘retailers’, la realidad es que en Chile hay unas 47.000 ha de uva de mesa, las que no es posible reconvertir de un día para otro. La pasada fue quizás una de las mejores temporadas que ha tenido Chile en uva de mesa en los últimos diez o quince años. Esto, pese a los cada vez mayores volúmenes de California y Perú.