icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Septiembre 2018 | Cerezos

Los desafíos para la industria de la cereza

Tres expertos de la industria de la exportación de cereza analizan el potencial del mercado chino y la eventual apertura a nuevos destinos. Por ahora, estiman, Asia seguirá respondiendo, pero la diversificación es una materia pendiente.

Jorge Velasco Cruz

Si bien es difícil que, a futuro, Chile vuelva a presentar un crecimiento explosivo en volumen como el que se produjo en la última temporada, esta es una situación que plantea diversos desafíos. Las perspectivas del mercado de la cereza continúan siendo positivas, pero hay que anticipar en qué mercados vender más fruta, cómo diversificar los canales de comercialización y de qué manera mantener la calidad del producto son algunos de ellos.

Arribos de Cerezas chilenas a China/HK.

Precios de apertura por kilo de cerezas en mercado de Jiangnan.

Cerezas, Chile: Precios promedio de apertura por calibre en el mercado de Jiangnan, Temp. 2017/18.

Para analizar y reflexionar sobre lo ocurrido en la última temporada de la cereza, en el marco del evento “Full Day Cerezas Avium 2018”, realizado en Curicó, los expertos en comercialización de cerezas Víctor Maroto, gerente comercial de Exportadora Fruttita; Rodrigo Aspillaga, gerente comercial de Exportadora Prize; y Patricio Toro, gerente general de Exportadora del Sur, entregaron sus respectivas visiones.

Para Patricio Toro, lo sucedido con las exportaciones de cerezas –especialmente en el Lejano Oriente- plantea una situación optimista. “El mercado se comió la fruta, con un precio bastante decente para un producto que no lo era tanto. En general, la fruta no llegó a China en el óptimo estado después de algunas guardas un poco forzadas”, comentó. Este año la mayoría de los campos estuvieron varios días sin cosechar o almacenando la fruta en condiciones muchas veces no adecuadas, en vistas a lo congestionado de los packings. A pesar de eso, el mercado se absorbió todo el producto enviado.

Víctor Maroto apoyó esta idea y señaló que “el mal manejo de la fruta marcó precios algo más bajos. El efecto en los valores antes del Año Nuevo Chino, que en esta ocasión fueron menores a otras temporadas en este período, se vio muy influenciado por el alza del volumen, pero la calidad de la fruta –tardía, de guarda y en una condición más baja- afectó el precio final. De todas formas, sí nos deja bastante tranquilos pensar que se trata de un mercado que hoy día parece no tener límite”.

 

EL VALOR DE LAPINS

Rodrigo Aspillaga, gerente comercial de Exportadora Prize, valora la comodidad y productividad que aporta la variedad Lapins –que hoy lidera el mercado exportador- al agricultor. Sin embargo, le preocupan sus tiempos de embalaje. “Este año hubo sobre stock y la cereza no es una fruta que tenga mucha guarda. Como variedad es buena, funciona y se cosecha bien. Pero dentro de un peak, en que sale junto con Bing y con Sweet Heart, eso me preocupa un poco… Este año se vio más blanda y con menos grados brix”, dijo.

Para Víctor Maroto, gerente comercial de Exportadora Fruttita, Lapins fue la variedad que más sufrió por los atrasos en los envíos, dados los tiempos de espera en el puerto de Jiangnan. “No creo que sea justo cargarle la mano a esta variedad, cuando hay otras que deberían preocuparnos más, como la Regina, que llegó con síntomas de fermentación. La Lapins debe ser de las más fieles que tenemos: soporta bien la lluvia y siempre tiene buen calibre”.

Por el contrario, las plantaciones de Sweet Heart han ido disminuyendo en comparación con otras. “Hay un problema de riesgo asociado. Si una variedad llega a completar su ciclo y alcanzar el mercado sin partidura, es una buena variedad. El problema es que Sweet Heart es una variedad que tiene mayor propensión a partirse, hasta con una neblina densa. Eso hace que se tenga que incurrir en muchos más costos y, pese a lo cual, es de las variedades más tardías y más riesgosas de las que existen hoy día”, concluyó Aspillaga. 

DESDE MÁS CAPACIDAD DE PROCESO EN CHILE AL CRECIMIENTO EN CHINA

El crecimiento del mercado chino dependerá de diversos factores, entre los cuales destaca la infraestructura en Chile. Según señaló el gerente general de Exportadora del Sur, Patricio Toro, en ese sentido las líneas de proceso verán aumentada su capacidad total en 20% este año, posibilitando que salga al exterior una mayor cantidad de fruta en tiempo y en forma adecuados.

Pero también será necesaria una mayor capacidad en los lugares de recepción de la fruta. “He visto el desarrollo de infraestructura de los chinos en los últimos tiempos. No sé si están al nivel de todo lo que se necesita en cuanto a capacidad, pero sí veo que crecen a una velocidad sorprendente. Tienen aeropuertos, por ejemplo, donde es posible llegar con la fruta y así mismo crece la red de frigoríficos en toda la zona costera”, apuntó Víctor Maroto, quien ha viajado frecuentemente casi por diez años a China.

EL NICHO DE LAS CEREZAS ORGÁNICAS

El mercado de cerezas orgánicas a nivel mundial es reducido. En 2017, Estados Unidos aportó el 98,6% de las exportaciones, con 1.846 toneladas. Chile, en tanto, entregó solo 25 toneladas. “En Chile este mercado es bastante nuevo. Conozco a dos productores. No hay mercado de cereza orgánica en China. Nunca nos han pedido. Básicamente, hay en Estados Unidos y en Inglaterra está partiendo, pero allá hay problemas con los requerimientos”, comentó Rodrigo Aspillaga.

Para Víctor Maroto, “desde el punto de vista técnico, pensando en formar los huertos para lograr buenos potenciales de producción, primero hay que hacer una transición. Quizás los huertos se tengan que armar para producir en forma orgánica. Hoy día dependemos del uso de reguladores de crecimiento para armarlos, por eso, hacerlo para la producción orgánica es un gran desafío. Todavía nos falta en la operación y comprender la naturaleza de la producción orgánica”.

Patricio Toro agregó que “estas inversiones son siempre difíciles de predecir, porque están asociadas a acciones del gobierno central o local. Pero van a sobrepasar la infraestructura que nosotros necesitamos, inaugurando puertos en zonas a las que todavía no hemos pensado en ir y mercados gigantes en ciudades que no conocemos. No le tengo miedo al nivel de inversión en China”.

Por otra parte, Rodrigo Aspillaga afirma que una de las claves para aumentar las ventas en Asia radica en incentivar un mayor consumo, lo que se puede lograr gracias a la apertura de nuevos canales de comercialización, como el comercio electrónico y las tiendas minoristas. Además, para el gerente comercial de Exportadora Prize es vital persistir en la campaña promocional “Cherries from Chile”, financiada por el Comité de Cerezas de Asoex, gracias a ProChile.

“Se están desarrollando nuevas formas de comercialización. Pese a que vimos muchos contenedores en el mercado -dijo Patricio Toro- hubo un porcentaje grande de la fruta que no pasó por ahí. Los diferentes agentes de esta cadena –productores, exportadores, importadores- están haciendo el trabajo y enviando la fruta directo a cadenas de supermercados y a ciudades de segunda línea. Se están abriendo cada vez más nuevos accesos”.

Otro factor importante a considerar en el crecimiento del mercado asiático en general y chino en particular, está en mejorar la calidad de la cereza. “Lo que nos pasó a nosotros en Prize fue que salimos a vender mucha cereza XL por lo que podía venir. Y los clientes, a su vez, salieron a poner esa XL en venta de retail y online. No tuvimos problemas para venderla. El calibre L, sin embargo, es una de las categorías que hay que dejar afuera ya que creo que está ensuciando el mercado, aunque también va a otros nichos. China es gigantesco y estimo que lo puede consumir todo. Hasta el minuto ha funcionado. Hay exportadoras que están tirando algo de L, pero en la medida en que vaya aumentando la producción, va a ir bajando, porque se va a ir complicando su venta”, señaló Rodrigo Aspillaga.

 

LA VENTAJA DE LA FRUTA TEMPRANA

En la actualidad, la zona productiva desde la Región del Biobío al sur representa solo un 8% del total de exportaciones, con altos costos productivos pero con la esperanza de conseguir mejores precios. Sin embargo, en la última temporada, los precios se equipararon con los de la zona central.

“La fruta que llegó a competir con la del sur fue de guarda y eso hizo que la curva de precio fuera bajando. Había una mezcla en el mercado entre fruta buena y mala, con un volumen tan grande que arrastraba todo. Fue un año que, para efectos de evaluaciones y toma de decisiones, lo dejaría fuera. Lo que sí se ha visto es que no se está dando algo que algunas personas vaticinaban, que los precios casi siempre iban a ser como una sonrisa: partían altos, bajaban y volvían a subir al final. Yo creo más que los precios serán una mueca: la parte del principio sí tiene garantizado un mercado, con poca fruta. Por eso, se necesita más fruta temprana, cosechar más fruta en noviembre, hay que innovar más en micro climas y en climas límites, ya que la fruta temprana ayuda a que los packings se financien. Yo creo que todos en esta cadena vamos a ir cediendo algo por tener esa fruta, porque garantiza mejores precios”, comentó Patricio Toro, gerente general de Exportadora del Sur.

La fruta temprana es la única que tiene garantizada hoy los mejores precios.

Para la fruta tardía, Toro apuntó a que falta evaluar su desempeño, ya que hay poca experiencia trabajando con ella. Sin embargo, aunque con problemas, el mercado tardío post Año Nuevo Chino –que hace diez años no existía- hoy sí desempeña un rol.

Rodrigo Aspillaga estuvo en China durante las últimas semanas de la temporada 2017/2018. “Los precios se vieron afectados por toda la fruta que se guardó. Hubo hartos problemas de condición. Los clientes compraban, iban a sus ciudades y llegaban llenos de problemas. A veces se devolvían los contenedores. Pero con buena calidad veo que se pueden mejorar los precios al final”, comentó.

NUEVAS ALTERNATIVAS DE MERCADOS

A pesar de que pueda haber algunas ventanas hacia otros destinos, lo cierto es que el de la cereza hoy es un monomercado: el 90% de los envíos al exterior tienen como destino a Asia. “Eso es una realidad evidente. Hay dos cosas que son importantes de ver. Como Comité de Cerezas de Asoex estamos trabajando en abrir nuevos mercados y crecer en aquellos en los cuales ya estamos, como Estados Unidos, Brasil y Corea, y la idea es darle más peso. Ahora bien, es difícil ser el que va con la bandera, cuando los precios están tan distorsionados. Esta temporada, por primera vez nos acerca mucho más a los precios de otros mercados y nos da la posibilidad de pensar en abrir nuevos. Pero si el próximo año llegamos con 35 millones de cajas a China y tenemos un FOB de US$40 la caja, ¿cómo abarcamos nuevos mercados? No es fácil ir a otros lugares del mundo, cuando hay precios tan seguros en nuestros principales mercados”, comentó Víctor Maroto.

“En general –dijo Aspillaga- todos los predictores indican que el volumen de cerezas en la próxima temporada será menor que en la actual, por lo cual tenemos un par de años para desarrollarnos bien. El mercado va a seguir creciendo y, ante ajustes de precio, ya se probó que otros lugares también están funcionando y que se pueden abrir. El problema es quién va a ser el primero en hacerlo”, comentó Aspillaga.

Sobre esta materia, Patricio Toro destacó que abrir nuevos destinos implica mayores gastos. “No todos los productores están preparados para ir a mercados exigentes de Europa. Un porcentaje alto de las cerezas no tiene ninguna certificación, porque China no la pide. Quien se está certificando en cerezas para ir a un nuevo mercado, está incurriendo en costos que para China no son necesarios. Entonces, está compitiendo en desigualdad de condiciones”.

Rodrigo Aspillaga, en tanto, recalcó que uno de los problemas que ha tenido Chile en relación a la profundización de la venta de cerezas a otros países, tiene que ver con la calidad de la fruta. “A Estados Unidos mandamos lo que sobra y en otros lugares como Corea del Sur no hemos logrado que tomen la cantidad que necesitamos, sino que buscan la fruta en Estados Unidos. Son mercados que tenemos que atacar y, si tenemos algún tipo de ajuste en precio, se nos va a hacer más fácil, porque ir a abrir mercados en que el valor es más bajo que el de China, no funciona”, afirmó.