icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Julio 2017 | Innovación

Young Kim, CEO de Digital Harvest y experto en drones para la agricultura

La precisión en agricultura de ‘Alto Vuelo’

Cuando fue piloto de EE.UU. en la Guerra del Golfo abasteció de señal de internet a toda una flota de aviones, desde un avión. Tiempo después, decidió volcar su experiencia como ingeniero aeroespacial al desarrollo de innovaciones en la agricultura. Hoy, es un experto en el desarrollo de drones y satélites de aplicación agrícola, así como del uso de sensores, tanto remotos como cercanos. Young Kim es uno de los expositores internacionales que participa en el marco de la 4ª Conferencia Redagrícola.

 

BIO

El norteamericano Young Kim en base a su empresa, Digital Harvest, ha sido un gran innovador en el desarrollo de drones y satélites de aplicación agrícola y del uso de sensores tanto remotos como cercanos. Young, con más de 25 años de experiencia en el área, ha sido miembro del Junta Directiva de AUVSI (Association of Unmanned Vehicle Systems  International), donde lideró el primer comité de Agricultura de Precisión. En la actualidad Young Kim es uno de los 19 miembros de la Comisión de Sistemas No Tripulados del Gobernador de Virginia.

El sonido fue como cuando arranca una motocicleta y momentos después despegó, en el UAS Future Farm o Campo del Futuro. El RMAX Type de Yamaha se alzó por encima de un campo de trigo, llevando agua que luego dejó caer desde las alturas, ante la mirada atónita de los Miembros de la Junta de Agricultura de Oregón y la sonrisa de Young Kim. Vientos helados interrumpieron la demostración, en setiembre del año pasado, pero se consiguió probar cómo la tecnología es capaz de ayudar a los agricultores a un mejor manejo de campo. Pero, ¿quién es Young Kim y por qué sonreía?

Young Kim, estadounidense, es el CEO de Digital Harvest creador de este helicóptero no tripulado en beneficio de la agricultura de precisión. Además el Campo del Futuro –que provee condiciones agrícolas reales para que los pioneros de la agricultura digital desarrollen, prueben y validen la próxima generación de innovaciones–, ubicado en Pendleton, en el Estado de Oregón (EE.UU.), es otro de sus emprendimientos. Una razón más para estar contento.

Los drones agrícolas como el RMAX, incorporan equipos que permiten a los agricultores aplicar productos a los huertos con mayor precisión, lo que no sólo ahorra dinero en pesticidas y plaguicidas, sino que también ayuda al cuidado del medio ambiente pues son menos los químicos que derivan o que van a parar a la tierra. La aeronave puede volar a ras de las copas de los árboles sin poner en riesgo la seguridad de un piloto, entre otras ventajas, lo que en el caso del cerezo facilita secar la fruta en los árboles luego de una lluvia. Otros tipos de drones –como el llamado “Octocopter”, también de esta estación experimental– pueden volar con diferentes clases de cámaras y sensores remotos sobre el campo para determinar dónde podría haber un problema o predecir los rendimientos mucho antes de la cosecha.

Es realidad. Cosechadora de uva vinífera manejada a distancia. No es fantasía, el prototipo inicial funcionó con éxito.

En el Campo del Futuro funcionan dos aeronaves no tripuladas RMAX, una de los cuales es operada por Digital Harvest y la otra por Yamaha, empresa que ha abierto una oficina en Oregon. Trabajando como socios estratégicos, las dos compañías investigan cómo estos artefactos pueden ser utilizados para aplicar de manera segura y confiable los cultivos durante la noche, buscando condiciones de menos calor o viento, por ejemplo.

 

El resultado de 15 años de ingeniería

–El RMAX es el producto de 35 años de ingeniería. Pesa aproximadamente 90 kilos ytiene un motor de 250cc. Los que conocen su funcionamiento, dicen, bromeando,que es como una moto de nieve con hélice. Funcionarios de la Junta de Agricultura de Oregón han sido testigos de la performance de esta aeronave en los campos y han expresado su interés por lo que la industria del drone tiene que ofrecer.
–Los vehículos aéreos no tripulados o drones (UAV por sus siglas en inglés), se han convertido en una herramienta imprescindible para la agricultura moderna. Su capacidad de desplazarse de manera rápida y económica sobre los cultivos -transportando todo tipo de sensores- los han posicionado a nivel mundial como la base tecnológica de múltiples empresas de servicios en los ámbitos de la fitosanidad (detección de plagas y enfermedades), nutrición vegetal, riego de cultivos, monitoreo de madurez, predicción de cosechas, etc.
–Regar anticipando los requerimientos instantáneos del cultivo y no según un programa predeterminado, anticipar la detección de cualquier tipo de estrés antes de que sea visible a simple vista en el campo.  Hoy además la tecnología es capaz de digitalizar toda esa información.

Los beneficios de la precisión

Algunos de los beneficios que se obtienen de la agricultura digital son los siguientes:

• Aumento de la precisión en la ejecución de las tareas.
• Mejor coordinación de operaciones.
• Control y trazabilidad del producto.
• Reducción de costos y mayor eficiencia de la gestión administrativa.
• Disminución de los fraudes y errores.
• Reducción en la duplicación de tareas.
• Monitoreo en línea e informes en tiempo real.
• Automatización de funciones de maquinaria y equipos.


En Japón ya operan 2500 de estas aeronaves en el sector agrícola.

Jeff Lorton, Director de Proyectos en el Campo del Futuro, dijo que el RMAX es la aeronave más avanzada de uso agrícola en el mundo. Yamaha ya tiene 2.500 RMAX operando en Japón, aunque Lorton acotó que es la agricultura estadounidense donde está la oportunidad para la industria. Pero Young Kim cree que también hay posibilidades para la agricultura de precisión en Latinoamérica. Por ello, expone en nuestro país en el marco de la 4ª Conferencia Redagrícola.

Pero, ¿quién es Young Kim y cómo así es que incursiona en la agricultura digital?

COSECHAR MEDIANTE UN JOYSTICK

Young Kim recogió la información sobre las necesidades de alimentos en un mundo cada vez más poblado y llegó al convencimiento de que el rol clave lo jugará la agricultura. Kim es ingeniero aeroespacial y ex piloto de la fuerza aérea de EE. UU. y cuando fue piloto en la Guerra del Golfo desde un avión conectó a internet a toda una flota de aviones, sin embargo, decidió volcar toda su experiencia al desarrollo de innovaciones en el sector agrícola. Esas fueron ls bases conceptuales para el diseño de un primer helicóptero no tripulado.

Young Kim asimismo buscó una solución para el alto costo de las labores en la cosecha de uva para vino. En todo el mundo se enfrenta una creciente escasez y el envejecimiento de la mano de obra, debido a factores como la estacionalidad de la oferta laboral agrícola y a la preferencia de los jóvenes por ocupaciones menos extenuantes y en ambientes más cómodos. Observó que las investigaciones en robots fallaban por la incapacidad de reproducir la habilidad humana en la selección de los racimos. Inspirado en el sistema quirúrgico Da Vinci –que permite a un cirujano operar a su paciente a distancia manipulando brazos robóticos a través de una consola–, armó un prototipo con materiales simples, comprados a través de Amazon, y lo montó sobre un carro de golf. El prototipo cuenta con una cámara que muestra la imagen de las parras en un televisor y se opera mediante un joystick. Las pruebas en terreno demostraron la eficacia del equipo y se llevan a cabo los desarrollos necesarios para perfeccionarlo. Tal vez antes de lo pensado pueda verse a equipos de personas, sin distinción de edad ni condición física, cómodamente sentadas en una oficina frente a su pantalla, cosechando uvas en cualquier país del mundo. Como las máquinas no se cansan, no es inimaginable su operación sin interrupciones las 24 horas, con iluminación durante la noche, a cargo de operadores para quienes, por su huso horario, los turnos siempre serían diurnos.