icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Enero 2020 | Noticias

Estudio comparó datos de 1,500 campos en todos los contienentes

Estudio confirma que la biodiversidad mejora el rendimiento de los cultivos

En las dos últimas décadas, cerca del 20% de las superficies cultivadas de la Tierra son menos productivas. Según el último informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), los humanos son los principales culpables al no proteger la biodiversidad.

Los autores de un estudio internacional, coordinado por la Universidad de Würzburg (Alemania) y Eurac Research, han comparado datos de cerca de 1.500 campos agrícolas en todo el mundo, desde el maíz en EE UU hasta la colza en Suecia; analizando dos servicios del ecosistema, es decir, procesos regulados por la naturaleza que son ventajosos y gratuitos para los humanos: el servicio de la polinización provisto por insectos silvestres y el servicio de control biológico, que es la capacidad de un ambiente de mantener bajo ciertos umbrales los posibles insectos plaga a partir de los depredadores naturales presentes en el ecosistema.

En paisajes heterogéneos, donde la variación de cultivos, vallas, árboles y prados es mayor, los polinizadores silvestres y los insectos «beneficiosos» son más abundantes y diversificados. No solo aumenta polinización y el control biológico, también lo hace el rendimiento del cultivo. Por otra parte, los monocultivos son la causa de aproximadamente un tercio de los efectos negativos sobre la polinización que resultan de la simplificación del paisaje (medido por la pérdida de «riqueza de polinizadores»). Este efecto es aún mayor con el control biológico de especies plaga, donde la pérdida de «riqueza de enemigos naturales» representa el 50% de las consecuencias totales de la simplificación del paisaje.