icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Octubre 2019 | Agro Puelma x RA360 | Empresas Especial Paltos y Cítricos 2019

Agro Puelma

Palto: Estrategias a implementar en condiciones de restricción hídrica

Mauricio Arratia Ortiz. Gerente técnico AgroPuelma Ltda.

Cuando pensamos en mantener la rentabilidad del negocio de las paltas en momentos donde el principal insumo “el agua” se encuentra restringido, debemos pensar muy bien como jugamos nuestras cartas para sacar el mayor provecho.

Por otra parte, en el cultivo del palto, tal como sucede en otros frutales, los calibres grandes (40, 50 y 60) son pagados a mayor precio que los más pequeños.

Es así como el uso conjunto de mejores fuentes de nitrógeno y zinc, dentro de una estrategia de nutrición asociadas a antagonismos nutricionales, el uso de retenedores de humedad, que permitan frecuencias de riego más distanciadas, de promotores de crecimiento, de herramientas tecnológicas tales como sondas de capacitancia y sondas acuosas nutricionales, permiten de forma integrada enfrentar la racionalización del recurso hídrico.

Existen claros antagonismos iónicos a nivel de la solución nutritiva del suelo (nutrientes disponibles en forma inmediata para las raíces), que pueden ser monitoreadas a lo largo de la temporada a través de sondas de succión. Es clave en el cultivo del palto manejar el uso de antagonismos para evitar el incremento de cloruros en el tejido, elemento “oxidativo” a nivel de follaje y radicular, pues es una especie muy poco tolerante a sales (cloruros, especialmente). Si los valores de cloruros superan  el 2,0 a 2,5% foliar, el huerto declinará expresándose de diferentes mameras, como: menos raíces, menor capacidad absorbente, menor calibre, fruta recién cuajada “mal vestida” y una pobre formación de nueva madera (estructura frutal para la siguiente temporada).

Rendimientos (kg/ha) de sectores en últimas temporadas, predio Cabildo Quinta región (2017-2018 y 2018 – 2019)

Una estrategia lógica y técnica, bajo la condición hídrica actual, es ocupar un alto porcentaje de la  nutrición nitrogenada (65- 75% del N o superior) con fertilizantes a base de nitratos; entre ellos Nutrafert N22 (nitrato de amonio al 22%N p/v), Nutrafert fluid 22 (nitrato de amonio al 22%N p/v + inhibidor DMPP), Nutrafert Zinc 27 (nitrato de zinc con 11%N-NO3 y 27%Zn),  y otros como nitratos de potasio y de calcio, desde temprano en la temporada.  Mediante esa estrategia podremos antagonizar cloruros con nitratos, en distintos perfiles del suelo. Al contrario, debemos evitar el uso de fertilizantes cuyo aporte de conductividades eléctricas sea mayor (sulfatos de amonio con y sin inhibidor de nitrificación o DMPP) y/o fertilizantes en que su conversión inicial es amoniaco y amonios (Urea preferentemente), pues ambos no realizan antagonismos con cloruros en la solución del suelo y el resultado es absorber niveles altos de sales no deseadas (cloruros y sodios), sacrificando productividad inmediata y futura.

Además, bajo condiciones de restricción hídrica, normalmente el agua de pozo aporta mayores concentraciones de sales respecto a aguas de canal; tema que hay que considerar y monitorear especialmente en fines de verano y principios de otoño.

Actualmente, hay disponible en el mercado sondas de capacitancia, que nos permiten observar curvas continuas de humedad en distintas profundidades o perfiles del suelo (determinación de agua útil, aprovechable y sus % de agotamiento), que han permitido validar el uso de otras herramientas tecnológicas como Nutrafol Humic PAM (producto líquido a base de poliacrilamidas + ácidos húmicos), las cuales pueden ser inyectadas al sistema de riego en forma fácil desde el cabezal, permitiendo incluso una restricción del 20-25% de agua respecto a ET0, y logrando alcanzar mismos niveles de biomasa; por tanto hacer un uso más eficiente de la misma. En el escenario actual es de vital importancia iniciar tempranamente en la temporada (mediados de primavera) con aplicaciones éste producto y repetir cada 35 a 45 días, hasta fines de verano.

Los resultados productivos de la estrategia de fertilización y antagonismo comentada, la podemos observar en el GRÁFICO 1, donde se muestran los rendimientos logrados en palto Hass sobre el patrón Mexícola, realizada las últimas 2 temporadas en distintos cuarteles productivos en la zona de Cabildo, Región de Aconcagua, donde se llevan implementando el uso de Nutrafert N22 (nitrato de amonio al 22% N p/v), y Nutrafert Zinc 27 (nitrato de zinc), en todo el ciclo productivo. También es importante señalar que esta estrategia va acompañada de nutrición floral con aplicaciones foliares de Foliplus (2,5 L/ha) + Nutrafol Zinc-Boro (2,5 L/ha) + Nutrafol Amino-Calcio (2,0 L/ha) junto con el regulador de crecimiento (Sunny).

CONTACTO: www.agropuelma.cl