icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Noviembre 2019 | Plagas

Eriófidos, ácaros invisibles que afectan a las yemas de la vid

La situación que ha experimentado el mercado de la uva de mesa en las últimas temporadas no ha estado exento de problemas. Mientras la superficie frutícola a nivel nacional ha experimentado un aumento, la de uva de mesa ha disminuido, en especial las variedades tradicionales como Thompson o Flame Seedless. En los últimos años los productores de vid de mesa han optado por un recambio varietal, lo que ha generado importantes desafíos en cuanto al manejo agronómico de la nuevas variedades. Entre otros, la emergencia de plagas antes consideradas de menor importancia.

  Maureen Muñoz Ch., Ing. Agr.; Renato Ripa S., Ing. Agr. Ph.D.; Pilar Larral D., Ing. Agr. M. Sc.; Biocea Ltda.

Respecto a las plagas  de la vid, en general se conocen los manejos necesarios  para el control de las especies más frecuentes. Los ácaros de la vid, Colomerus vitis (erinosis de la vid) y Calepitrimerus vitis (acariosis de la vid), son considerados plagas ocasionales o de menor importancia económica, que han estado presentes en los parronales chilenos, sin embargo, dado su  infrecuente  detección y daño, no han sido objeto de manejo fitosanitario tradicional del huerto.

Foto 1. Colomerus vitis bajo las escamas de yema en vid. Notar necrosis del tejido dañado.

Foto 2. Hembras y huevos de Colomerus vitis en yema en vid, variedad Timco.

Foto 3. Calepitrimerus vitis en lamina de hoja de vid variedad Flame Seedless.

Foto 4. Corte de agalla en hoja de chañar (Geoffroea decorticans) mostrando adultos y huevos de eriofido en el interior de esta estructura.

MAYOR SUSCEPTIBILIDAD DE LAS NUEVAS VARIEDADES DE UVA DE MESA

En los últimos años se ha detectado la presencia del eriófido Colomerus vitis en la mayoría de las  variedades nuevas de vid, el cual está causando un daño moderado a grave en las yemas de estas, lo que indica una mayor susceptibilidad a este ácaro.

Columerus vitis es un ácaro muy pequeño, vermiforme, de color blanquecino, de 0,15 mm de longitud y 0,04 mm de ancho (fotografía 1), cuyo único hospedero es la especie Vitis vinifera. En la fotografía 2 se pueden observar los huevos, destacando el tamaño de estos respecto de la hembra.

Calepitrimerus vitis por su parte, pasa el invierno en las yemas y migran hacia el follaje durante la primavera, encontrándose en el haz de la hoja (fotografía 3), generando una deformación y disminución del crecimiento del brote y de la lámina foliar. 

El daño de Colomerus vitis se produce por su alimentación al interior de la yema, donde infestaciones elevadas pueden causar necrosis total o parcial de la yema primaria, la cual no brota o generan brotes defectuosos, con entrenudos cortos, delgados y en zigzag, con ausencia de fruta.

De acuerdo a un estudio realizado en Australia, se  determinó que una abundancia de 100 a 500 eriófidos por yema en receso causan la muerte de los meristemas apicales de brotes primarios y secundarios, impidiendo la brotación en primavera.

Estos daños estarían asociados a la secreción de saliva que el eriófido inyecta en el tejido. Ejemplos de esta toxicidad se observan en el daño del acaro de la yema (Aceria sheldoni) en el limonero, generando los frutos digitados,  con el acaro de la erinosis del nogal (Eriophyes erineus) que produce agallas en la hojas y el eriófido del chañar que también causa una agalla en hojas (fotografía 4).

Asimismo, el ataque de Colomerus vitis en la yema primaria puede provocar un aumento de brotes gemelos a partir de la brotación de yemas secundarias en lugar de brotes primarios muertos. En muchos cultivares, las yemas secundarias en su mayoría son infértiles, por lo tanto esto afecta directamente el rendimiento productivo en estas variedades.

Muchas de las especies dañinas de eriofidos, son vectoras de enfermedades causadas por virus. Es así como Colomerus vitis  es un vector potencial del virus Grapevine Pinot Gris (GPGV) en vides viníferas, el cuál fue detectado en nuestro país según un estudio publicado en abril de este año. Dada la relevancia de esta detección el Servicio Agrícola y Ganadero está monitoreando la presencia del virus en las principales áreas en las que se cultiva la vid en Chile .

Figura 1. Abundancia de Colomerus vitis y sucesiva infestación de yemas durante la elongacion del brote y generación de nuevas yemas .

Foto 5. Brote de la yema mostrando las escamas (flechas) bajo las cuales se trasporta Colomerus vitis.

Foto 6. Colomerus vitis (flechas) desplazándose entre tricomas en la yema de vid, variedad Timco.

Figura 2. Fluctuación de la abundancia de móviles y huevos de Colomerus vitis en yemas de vid, variedad Timco. Los Andes, 2018-2019.

COMPORTAMIENTO DE LA PLAGA

La dispersión del eriófido en la planta ocurre durante la brotación, infestando nuevas yemas a medida que el brote se elonga durante la temporada, (Figura 1, fotografía 5). Durante el inicio de la brotación, las escamas se abren quedando los acaros más expuestos. En esta situación en que el brote se desarrolla, las escamas internas de las yemas transportan los eriófidos a lo largo del brote y forman las dos escamas estipulares en la base del pecíolo de cada hoja. Si estas escamas internas están infestadas de ácaros, estos se transportan en este tejido. De acuerdo a la información obtenida,  la infestación de las yemas nuevas ocurre muy al inicio de su formación.  A juzgar por el rápido aumento de la abundancia en este período, se postula que la disponibilidad de este tejido tierno favorece el desarrollo de los eriófidos.   

Al interior de las yemas se encuentran abundantes tricomas (fotografía 6) destacándose la capacidad de los eriófidos de desplazarse entre ellos.

Estudios concluyen que se obtiene un buen control de la plaga realizando tres aplicaciones por temporada, a intervalos de 14 días a partir de la brotacion.  Investigadores en Sudáfrica señalan que técnicas de poda desarrolladas en cepas de vides viníferas mejorarían el rendimiento cuando existe una alta infestación de Colomerus vitis,  considerando que el programa de control químico efectivo contra Colomerus vitis se aplique regularmente durante la primavera.

CONTROL BIOLÓGICO Y QUÍMICO

En cuanto al control de la plaga mediante enemigos naturales, estudios realizados en España señalan que existen ácaros fitoseidos depredadores de Colomerus vitis, cuya abundancia es mayor cuando se utiliza manejo integrado de plagas tales como la implementación de confusores sexuales.

Junto a las evaluaciones de la efectividad de los plaguicidas, se realizaron observaciones adicionales con el fin de conocer el comportamiento de estos ácaros en condiciones de campo. Se observó que durante el invierno la abundancia del ácaro disminuye, encontrándose como hembras adultas al interior de las yemas, período en el cual no se registró postura de huevos. Se observó nuevamente la presencia de huevos a partir de la brotación extendiéndose hasta postcosecha (octubre a marzo). Esto indicaría que durante el período invernal no ocurre reproducción del eriófido, siendo únicamente el estado adulto el cual está presente durante el invierno (figura 2).

Debido a la complejidad en la detección de estos ácaros eriófidos, que son imperceptibles a simple vista, es fundamental contar con laboratorios que realicen el análisis de yemas del material vegetal, especialmente de  las nuevas variedades de vid. Desde el presente año, BIOCEA presta servicio de detección y daño en yemas de vid y otros frutales. Esto, debido a que la mayoría de las variedades nuevas de vid están presentando una mayor susceptibilidad a estos ácaros, los que están causando un daño moderado a grave en las yemas de las parras.

Literatura consultada

Bernard.M.B et al. 2004. Eriophyoid mite damage in Vitis vinifera (grapevine) in Australia: Calepitrimerus vitis and Colomerus vitis (Acari: Eriophydae) as the common cause of the widespread Restricted Spring Growth syndrome. Experimental and Applied Acarology (2005) 35:83-109.

De Klerk C.A. 1985. Chemical Control of the Grape Vine Bud Mite, Eriophyes vitis (Pagenstecher). Viticultural and Oenological Research Institute. Vol 6 Nº 1.

Dennill G. B. 1991. A pruning technique for saving vineyards severely infested by the grape vine bud mite Colomerus vitis (Pagenstecher) (Eriophyidae). Enological and Viticultural Research Institute, Stellenbosch, and Departament of Entomology, University of Pretoria 0002, Republic of South Africa.

Ferragut, F. et al 2008. Natural predatory enemies of the erineum strain of Colomerus vistis (Pagenstecher) (Acari, Eriophyidae) found on wild grapevine populations from southern Spain (Andalusia). Instituto Agroforestal Mediterraneo, Universidad Politécnica de Valencia, Spain. Laboratorio de Entomología Aplicada, universidad de Sebilla, Spain.Vitis 47 (1), 51-54 (2008).

Kido, H; Stafford E. M. 1955. The Biology of the Grape Bud Mite Eriophyes vitis(PGST.). Hilgardia. A Journal of Agricultural al Science Published by the California Agricultural Experiment Station. Volumen 24. Number 6. University of California. Berkeley, California.

Malagnini, V. et al. 2016. Transmission of grapevine Pinot gris virus by Colomerus vitis (Acari: Eriophydae) to grapevine. DOI 10.1007/s00705-016-2935-3. Published on line 25 june 2016.

Ripa, R.; Luppichini, P. 2010.Manejo de Plagas de la Vid. Instituto de Investigaciones Agropecuarias. Ministerio de Agricultura. Colección Libros INIA Nº26.

Zamorano, A.; Medina, G; Fernandez, C.; Cui, W.; Quiroga, N.; Fiore, N. 2019. First Report of Grapevine Pinot gris virus in Grapevine in Chile. Universidad de Chile, Facultad de Ciencias Agronómicas, Departamento de Sanidad Vegetal, La Pintana, Santiago, Chile. Published online 10 april 2019.