icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Noviembre 2018 | Virus

El cultivo del ajo y enfermedades causadas por virus

En las principales regiones productoras de ajo se observa una baja en la calidad del cultivo, situación que es más evidente en el ajo tipo rosado, el que manifiesta pequeño calibre y bajo vigor de las plantas. Los virus son los principales causantes de la baja de rendimiento del cultivo y las medidas de control se basan en la prevención.

Dra. Mónica Madariaga V., Investigadora Unidad de Virología, INIA La Platina.

Isabel Ramírez A., Ingeniera en biotecnología molecular, INIA La Platina.

Edición textos: Alejandra Catalán F. , Encargada de Comunicaciones, INIA Rayentué.

En Chile, la producción de ajo se encuentra en manos de pequeños y medianos agricultores con 1.144 ha dedicadas al cultivo y una producción promedio de 11.993 t. El cultivo se focaliza principalmente en tres regiones, siendo la Región de O´Higgins la principal productora de esta hortaliza con el 43% de la producción nacional (figura 1).

Figura 1: Distribución regional de la superficie nacional plantada con ajo expresada en porcentaje.

El ajo es la segunda hortaliza de mayor exportación en fresco, cuyos principales mercados de destino son México y Brasil con 8.390 t  y 1.224 t respectivamente. En 2017 el ajo mostró un aumento de un 25% en producto exportado con un valor de USD9,1 millones (ODEPA, 2017).

Los productores de ajo de la Región de O´Higgins focalizan su cultivo casi en su totalidad en el ajo Chino, cuyo destino es principalmente la exportación, debido al buen rendimiento que este manifiesta (18 t/ha) llegando a cubrir aproximadamente el 92% de la producción regional. Por su parte el ajo rosado es cotizado y apetecido por los consumidores y la industria gastronómica debido a sus interesantes características de alta pungencia y larga post-cosecha. El ajo rosado tiene un mejor precio en el mercado, pero su bajo  rendimiento (10 t/ha) no le permite ser competitivo frente al ajo chino, por lo que su cultivo ha ido desapareciendo en la región.

La baja en la producción de ajo rosado causa un gran inconveniente en el abastecimiento del mercado nacional, pues el ajo chino no es un ajo de guarda, por lo que no puede abastecer el mercado interno durante los meses de invierno,  en consecuencia, Chile se ve en la obligación de importar ajo, procedente en su mayoría de China, para el consumo de la población nacional. Estas importaciones no son despreciables, en los últimos 10 años se han importado anualmente en promedio 6.492,576 t, con un costo anual promedio de USD3.500 millones (ODEPA, 2015)

BAJA CALIDAD DEL CULTIVO DEL AJO

Desde hace varias décadas se viene observando en las principales regiones productoras de ajo una baja en la calidad de esta hortaliza, situación que es mayormente evidente en el ajo tipo rosado y que se visualiza en el pequeño calibre y bajo vigor de las plantas. Es conocido a nivel mundial que los virus son los principales causantes de la baja de rendimiento del cultivo; el que  se ve afectado por numerosas especies de virus, las cuales pueden co-infectar simultáneamente una planta. Esta situación se agrava aun más debido a que el ajo carece de reproducción sexual, siendo la propagación vegetativa la forma de multiplicación. Por esta razón, el diente de ajo se transforma en la base de la cadena productiva y a la vez en la forma de propagar y perpetuar las infecciones causadas por virus, los cuales aumentan su concentración de una generación a otra, pudiendo llegar a hacer desaparecer un tipo de ajo en una determinada localidad.

Considerando que los agricultores se autoabastecen de diente-semilla de ajo tipo rosado mediante la multiplicación del cultivo desde el material que mantienen por años, podemos inferir que la evidente baja de calidad de este tipo de ajo sería causada en gran parte por infecciones virales que se encuentran en altas concentraciones.

El Instituto de Investigaciones Agropecuarias INIA ha trabajado históricamente en la mejora del cultivo del ajo en Chile, bajo la convicción de que el país tiene las condiciones agroclimáticas que permiten potenciar el cultivo. Es así como desde la década de los ’80 que INIA viene trabajando en el cultivo desarrollando nuevas variedades de ajo rosado como lo fueron las variedades “Rosado INIA” y “Akukeli” que en el momento deslumbraron por sus rendimientos (González, 2006).

Actualmente INIA cuenta con una interesante colección de ecotipos de ajo rosado y un programa focalizado en la generación de líneas avanzadas para la generación de futuras variedades. Junto con ello se está desarrollando el proyecto titulado “Valorización y diversificación del cultivo del ajo”, Financiado por el Gobierno Regional de O´Higgins. Este proyecto tiene por objetivo valorizar y diversificar el cultivo del ajo mediante su producción libre de virus y la identificación de atributos nutracéuticos conducentes a la obtención de un producto de calidad diferenciadora que permita recuperar el nivel tecnológico y productivo de la región. En un plazo de tres años, el proyecto propone sentar las bases para mejorar la calidad actual del cultivo en cuanto a rendimiento y calibre se refiere, así como también dejar establecidas las características de distintos ecotipos de ajos para que en un futuro cercano, la Región de O’Higgins pueda ofrecer una producción orientada a diferentes nichos de mercado, diferenciando  y potenciando así la producción del cultivo.

PRINCIPALES ENFERMEDADES CAUSADAS POR VIRUS EN EL CULTIVO DEL AJO

Como se mencionó anteriormente, las infecciones causadas por virus son unos de los principales causantes de la baja en la calidad del cultivo del ajo. Estos fitopatógenos se diseminan mediante el material de propagación y también  mediante vectores como son pulgones, eriófidos y trips. Ambas formas de diseminación facilitan el hecho que los virus se encuentran ampliamente distribuidos formando un verdadero complejo causante de la enfermedad “mosaico del ajo”. La literatura describe 12 especies de virus involucradas en este complejo.

En Chile, hasta antes del inicio del Proyecto FIC Valorización y diversificación del cultivo del ajo, se había identificado solo la presencia del virus del enanismo amarillo de la cebolla (Onion yellow dwarf virus, OYDV) (Bruna y cols, 1992).  Estudios recientes realizados por el laboratorio de virología de INIA , en el marco del proyecto, han permitido determinar y caracterizar cinco nuevas especies de virus presentes en el cultivo en la Región de O´Higgins: Virus común latente del ajo (Garlic common latent virus, GaCLV), Virus del estriado del puerro (Leek yellow stripe virus, LYSV), Virus A del ajo (Garlic virus A, GaV-A), Virus X del ajo (Garlic virus X, GaVX) y Virus filamentoso del ajo transmitido por ácaro (Garlic mite-borne filamentous virus, GarMbFV)

Figura 2. Hojas de ajo con franjas cloróticas correspondientes a síntomas de infecciones virales virales.

Figura 3. Distribución regional de la presencia de virus en el cultivo del ajo establecido en tres regiones de Chile.

Figura 4. Porcentaje de virus determinado en diente-semilla de ajo rosado y chino.

Los síntomas causados por infecciones virales,  se manifiestan con mayor claridad en estados tardíos de desarrollo de la planta de ajo y corresponden a franjas cloróticas a lo largo de la hoja, hojas enroscadas, amarilleces y/o detención del crecimiento (Pérez-Moreno y cols., 2010) (Figura 2).

Las pérdidas de rendimiento causadas por virus en el cultivo varían dependiendo de la especie viral que lo infecte y del número de especies virales que se encuentren co-infectando, pero en general la literatura determina pérdidas que van desde el 20 al 70% (Perez-Moreno y cols., 2013; Conci y cols., 2003). La literatura asocia las mayores pérdidas económicas a dos virus: Virus del enanismo de la cebolla y virus del estriado del puerro, en presencia de los cuales se ha observado una disminución del peso del bulbo en un 69% y 54% respectivamente (Lot y cols., 1998; Lunello y cols., 2007).

El laboratorio de virología de INIA La Platina, ha realizado un estudio de la prevalencia de infecciones causadas por los tres virus que más comunmente se encuentran en el cultivo (OYDV, LYSV, GaCLV). Para este estudio se consideraron muestras de plantas de ajo tipo rosado colectadas en tres regiones de Chile: Región de O´Higgins, Región Metropolitana y Región de La Araucanía. Después de analizar 378 muestras (122 de la R. de O´Higgins, 136 de la R. Metropolitana y 120 de la R. de La Araucanía), las que fueron analizadas mediante la prueba ELISA-DAS utilizando kits comerciales los resultados indicaron que la proporción de infección por cada virus es común a las tres regiones, siendo justamente los dos virus asociados a disminución del calibre del bulbo los que mostraron una mayor incidencia (Figura 3).

En forma paralela se realizó un estudio de la prevalencia de virus en bulbos de ajo rosado comparado con bulbos de ajo chino, cuyo destino era ser utilizado como diente-semilla en la temporada 2017. Los materiales fueron colectados desde las bodegas de los agricultores de la Región O´Higgins. Se colectaron 50 bulbos de ajos por agricultor, de un total de seis agricultores, y se germinaron dos dientes de ajo por bulbo en condiciones de laboratorio, aislados del medio externo para evitar infecciones virales transmitidas por vectores. Las pruebas virológicas  se realizaron desde los brotes de hojas utilizando la misma prueba de laboratorio y materiales que en el caso anterior. Los resultados indicaron que los dientes-semilla de ambos tipos de ajos presentan infecciones causadas por virus, pero estas infecciones fueron mayores en el ajo tipo rosado cuando se trataba de los principales virus causantes de la disminución del calibre del bulbo: Virus del enanismo de la cebolla y virus del estriado del puerro (Figura 4).

Enamismo en plantas. Síntoma causado por virus.

MEDIDAS DE CONTROL BASADAS EN LA PREVENCIÓN

Las enfermedades causadas por virus no tienen ningún tipo de control químico, el control se basa en la prevención. El proyecto FIC “Valorización y diversificación del cultivo del ajo” propone un modelo para mejorar la calidad el cultivo del ajo en la Región de O´Higgins. Este modelo se basa en la producción de plantas madres libres de virus a partir del cultivo de meristemo. Estas plantas de calidad formarán un semillero cultivado bajo malla antiáfidos, para evitar la re-infección de virus mediante vectores. Esta semilla de calidad sería utilizada por los agricultores y renovada cada tres años, pues se estima que en ese tiempo el cultivo sería capaz de acumular un título viral tal, que no afecte los rendimientos. El proyecto mencionado tiene como meta dejar establecido el  semillero bajo malla antiáfido, para que  posteriormente se proceda a establecer el escalamiento en áreas libres del cultivo.

El proceso de limpieza de virus en plantas es en general un proceso costoso pues requiere personal altamente calificado, infraestructura adecuada y un tiempo de no menos de tres años para establecer el plantel madre. Por lo tanto, el concepto de plantas libres de virus debe ser aplicado a cultivos en los cuales otros parámetros fitopatológicos, como las enfermedades causadas por hongos y bacterias y las infecciones por fitoparásitos como los nematodos, estén superadas. Por lo mismo el proyecto en desarrollo comprende un equipo multidisciplinario conformado por investigadores de INIA que abarcan todas las áreas fitopatógicas del cultivo.