icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Enero 2019 | Agtech

100+100 nuevas tendencias, startups e ideas del mundo Agtech & Foodtech

Digital Farming: Donde todos los grandes quieren estar

La ola de fusiones cambió el panorama de las grandes firmas globales especializadas en agroquímicos y semillas. La compra de Monsanto por parte de Bayer en US$62.500 millones rompió todos los esquemas. No fue la única, porque ChemChina compraba a la suiza Syngenta en US$43.000 y DuPont se fusionaba con Dow para formar Corteva.

Hoy en día tres empresas concentran el poder y son ellas las que además han emprendido una carrera para tener una ‘relación digital’ con sus clientes, por una razón muy sencilla: las nuevas herramientas digitales ayudan a los agricultores a optimizar los insumos, ya sean fertilizantes o pesticidas, teniendo mejoras en los rendimientos y la calidad, porque en palabras del CEO de Bayer CropScience, Liam Condon, “las tecnologías innovadoras de la agricultura digital ayudan a los agricultores grandes y pequeños a cultivar cultivos más saludables de manera más eficiente y más sostenible”.  Sin embargo, estas tres grandes compañías no son las únicas. A ellas se han sumado otras como BASF, que se ha beneficiado de los activos que se ha debido desprender Bayer tras la compra de Monsanto. Y le siguen FMC, que en 2018 se ha asociado con Chr. Hansen para fortalecer su línea de productos biológicos. También está Nufarm, que se ha asociado con otras empresas.

LA DETONANTE, LA COMPRA DE CLIMATE CORPORATION EN US$1.000 MILLONES

Todo empezó cuando en noviembre de 2013 Monsanto anunciaba la compra de la entonces ‘startup, Climate Corporation, por la no despreciable suma de US$1.000 millones. El hecho hizo que otras compañías abriesen los ojos y se interesasen en empresas o ‘startups’ con las cuales pudieran desarrollar el concepto de ‘agricultura digital’.

 

¿Quién es quién?

La industria agrícola se está adaptando al uso de las nuevas tecnologías. Y la producción en campo también. Hay empresas que han desarrollado software de gestión como Granular, Agrivi, Farmdok, FarmLogs o Cropin. Una firma como Climate Corporation crea tecnologías que ayudan a los agricultores a aumentar su productividad y tomar rápidas decisión es a través de su solución estrella: Climate FieldViewTM. FarmFlo ha convertido la trazabilidad en un proceso simple y sin papel. Corpio ha desarrollado una plataforma ERP que permite a los usuarios cargar sus propias imágenes tomadas con drones en una plataforma software. Un agricultor que use Conservis puede mover toda la información del campo a un solo software. Freshdeal facilita una forma simple y segura de comprar y vender productos a nivel mundial.

En marzo de 2016, BASF lanzaba Maglis a fin de conectar datos, tecnología y personas de una manera más inteligente, para que los agricultores puedan crecer, comercializar y vivir de manera más inteligente. Esta no ha sido la única invrsión de BASF, compañía que ha seguido destinando recursos para el desarrollo de la ‘agricultura digital’. Así es como en abril de 2017 compró ZedX y un tiempo después se hacía con Proagrica. Tras la compra de Monsanto por parte de Bayer, BASF se vio beneficiada con los activos que la empresa alemana se vio obligada a desprenderse, entre los que se encontraba Xarvio, una herramienta que ayuda a hacer un uso óptimo de todas las zonas de una finca. Recientemente, la firma ha invertido en ecoRobotix.

Bayer es una compañía que a trabajado activamente en el desarrollo de la ‘agricultura digital’. La estrategia de la firma pasa por invertir, al menos, 200 millones de euros en esta línea de negocio entre 2015 y 2020. En 2015 compraba proPlant, un sistema de advertencia y diagnóstico de niveles de infección de los cultivos. Dos años más tarde, se asociaba con Ginkgo Bioworks y el fondo de cobertura Viking Global Investors para invertir US$100 millones en Joyn Bio, a fin de introducirse en la biología sintética. Acostumbrada a invertir en fondos externos y ha asociarse con algunas empresas tecnológicas, la firma alemana dio un golpe sobre la mesa recientemente, con la creación Bayer Growth Ventures (BGV), una oficina de inversión de capital de riesgo bajo el paraguas de Leaps by Bayer. BGV invertirá tal como en su momento lo hizo Monsanto Growth Ventures (MGV), pequeñas sumas de dinero en rondas de inversión tempranas. MGV había invertido en Arvegenix, Atomwise, Resson, Understory, FarmLead, Pairwise, Plant Response, AgBiome, Pivot Bio y NewLeaf. 

Corteva también ha avanzando en su plataforma agrícola basada en datos. Para concretarla, en agosto de 2017, Dow Dupont compraba Granular en US$300 millones. Con tal de no perder el tren, ChemChina, a través de Syngenta, se hacía con FarmShots para incorporar imágenes satelitales y conocimientos asociados al sistema de administración de granjas AgriEdge Excelsior. Tras adquirir FarmShots, Syngenta compraba el software de gestión brasileño Strider. No es la única inversión en América Latina, ya que ha invertido US$6 millones en el ‘marketplace’ argentino Agrofy. Además, la firma ha invertido US$2.9 millones en BioPhero, una empresa danesa especializada en la control de plagas e hizo lo propio con la india Ninjacart (US$35 millones), una plataforma que conecta agricultores con retailers.

Por ejemplo, John Deere, el mayor fabricante de maquinaria agrícola, sorprendió cuando anunciaba la compra de Blue River Technology por US$305 millones. ha desarrollado su Centro de Operaciones para “recopilar datos más fácilmente, acceder a ellos más fácilmente y analizarlos con mayor eficacia”.

La industria de los fertilizantes tampoco ha querido quedarse atrás. Nutrien, la mayor empresa de fertilizantes del mundo, ha demostrado ser muy activa en cuanto a ofrecer soluciones de ‘agricultura digital’. Echelon es su plataforma de agricultura de precisión que permite trabajar con capas de información, incluyendo planificación, mapeo de suelos, datos aplicados y resultados de rendimiento. En abril de 2018, a través de su división de retail, lanzaba una nueva plataforma digital diseñada para aumentar su red de distribución y en julio pasado adquiría Agrible, por US$ 63 millones. Se trata de una ‘startup’ que ha desarrollado una plataforma digital que incluye una amplia oferta de productos, además de generar análisis predictivos, conectando a productores con empresas líderes. No es la única, ya que Yara adquiriía en 2017 Adapt-N, una herramienta que da recetas detalladas de fertilizantes a los agricultores, para evitar el uso excesivo de estos.