icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Abril 2017 | Cerezos

Cómo acertar en la combinación portainjerto-variedad

El delicado equilibrio entre vigor y fertilidad en cerezo

El destacado asesor Carlos Tapia, ingeniero agrónomo, M. Sc., especialista en producción de cerezas, estima que Chile “es el mejor productor de cerezas del mundo”, considerando la calidad de nuestra fruta y el largo viaje de destino hacia nuestros principales clientes. Esta visión, sin embargo, no le impide apreciar aspectos en los cuales debemos mejorar, sobre todo para estar preparados en caso de que los precios pasen a ser menos favorables. Una de esos factores es la adecuada selección de la dupla portainjerto-variedad, tema que el especialista abordó con toda su experiencia de campo e I+D.

carlos_tapia_en_un_huerto

Carlos Tapia en un huerto de Lapins/MaxMa14 en sistema KGB. Plantación 2011. Muy buen equilibrio de vigor. Palquibudi, región del Maule.

Los portainjertos comerciales de cerezo pueden ordenarse en una línea de vigor y de fertilidad, donde, en términos generales, a medida que aumenta la primera característica disminuye la segunda, y viceversa, indica el consultor.

Si se toma a Colt como referencia, asignándole un de 100% de vigor, Carlos Tapia los ordenaría como se muestra en la figura 1.

grafico-cerezos

En principio, el equilibrio entre desarrollo vegetativo y frutal se consigue usando los portainjertos de más vigor y menos fertilidad con variedades cuajadoras, en tanto los patrones de menor vigor y más fértiles se ocuparán con variedades que tienden a ser menos cuajadoras.

El profesional describe primero cómo se expresan las características de los portainjertos en la práctica.

UNA MIRADA A LOS PRINCIPALES PORTAINJERTOS USADOS EN CHILE

Colt

Se trata de una planta bastante rústica, adaptable a muchos tipos de suelo y con grandes ventajas en aquellos arcillosos, pesados, con mayor retención de humedad. Sin embargo, hay que desarraigar la equivocada idea de un “patrón pato” (como un pésima metáfora) al que le encantaría el agua. “Colt es tolerante, en ningún caso resistente al exceso de humedad”, puntualiza el profesional.

Colt se distingue por su juvenilidad. “Si fuera una persona, tendría 8 a 12 años” –grafica Tapia–, con todo el ímpetu de crecimiento vegetativo, pero con baja fertilidad. El riesgo es un sobre-desarrollo de un árbol poco productor de fruta. En cuanto a densidad, 900 a 1.100 plantas por hectárea será un número razonable, dependiendo del sistema de conducción.

Este portainjerto tendrá ventajas con variedades fértiles, como Lapins o Sweet Heart, que disminuyan su juvenilidad, hagan que se comporte de manera más “adulta”, lleven a un equilibrio y logren que endarde al tercer o cuarto año. También se puede sacar partido de su vigor en sistemas de conducción que lo diluyen, como un KGB, Y-trellis o doble eje.

Los huertos sobre Colt se intervienen poco: no se despuntan, no se poda fuerte. El primer objetivo es llenarlo de ramas para tratar de bajar su ímpetu culturalmente. Hay que ser cuidadosos con la fertilización nitrogenada y los riegos, porque también imprimen vigor. Es muy importante que las podas de verano, por concepto iluminación y control de vigor, sean una estrategia para manejar este tipo de plantas.

Colt tiene susceptibilidad a la agalla del cuello, Agrobacterium tumefaciens. Se recomienda hacer tratamientos preventivos, de inmersión preplantación con el antagonista Agrobacterium radiobacter k84, así como elegir suelos sin riesgo de presencia del patógeno. De todas formas, esta enfermedad debilita las plantas, en algunos casos de manera nada despreciable.

El entrevistado resalta que Colt es el portainjerto más plantado en Chile “y seguramente seguirá siéndolo”.

lapins_colt_4.2_x_2.2

Lapins/Colt 4,2×2,2. Teno, región del Maule. Muy equilibrado de vigor. Foto de noviembre 2015, con plantación de ojo dormido 2014.

MaxMa 60

De vigor similar al anterior, incluso puede superarlo en suelos más livianos. Sin embargo. es un material que no acepta carencias de oxígeno en el suelo, muchas veces descacelerando e incluso deteniendo en forma temprana su crecimiento en la temporada, lo cual ocurre típicamente en suelos muy arcillosos o retenedores de agua. Es una buena alternativa a Colt en suelos más oxigenados y además no es susceptible a la agalla del cuello.

Cab 6P

El entrevistado lo considera uno de los que mejor balancea fructificación y vegetación. “Entrega buena fertilidad a las variedades e imprime calibre”. Se adapta muy bien a un suelo franco equilibrado. Ya en suelos franco-arcillosos habrá mortalidad de plantas por humedad. Tampoco responde adecuadamente en suelos franco-arenosos o más livianos. Tiene baja tolerancia a faltas de humedad repentinas, sufre con los estreses hídricos y térmicos del verano. Todo lo anterior, hace que en alguna situación de estrés presente un bajo desempeño fitosanitario frente a enfermedades de madera, como plateado, punta de lanza muchas veces para para el cáncer bacterial y posterior muerte de la planta.

Se porta mejor con microaspersores que con riego por goteo. Productores que logran manejar las restricciones ya indicadas han tenido éxito usándolo, sobre todo en variedades de menos capacidad de cuaja, como Santina, Bing y Regina en algunos casos.

Mahaleb y Pontaleb

Portainjertos de mayor antigüedad, se prefiere genética más moderna, hoy prácticamente no se plantan. Sin embargo han tenido resultados interesantes en combinación con algunas variedades menos fértiles, como Bing.

MaxMa 14

Muy buen material en cuanto al desarrollo de precocidad media. Es bastante “comodín” entre las variedades, con amplio uso de estas y de sistemas de conducción, ya que se puede utilizar en algunos casos para diluir vigor en suelos más fertiles y se puede densificar la plantación en sistemas de ejes modernos en otras situaciones. Este portainjerto se enferma poco, no tiene grandes problemas de cáncer bacterial ni de enfermedades de madera. Como su pariente MaxMa 60, deja de desarrollarse ante falta de aire en el suelo, por tanto el riego debe manejarse para hidratar y oxigenar a la vez, evitando riegos cortos y seguidos.

Su vigor intermedio lo hace apropiado para variedades como Bing, Santina y Regina. Permite cumplir con la tendencia de densificar la plantación, llegando a 1.200-1.500 plantas/ha.

Gisela® 12

Los patrones de la serie Gisela® se distinguen por su aporte de fertilidad. Tienen la capacidad de endardar al cabo de un año y volverse frutales en dos años. Ello los hace muy interesantes para huertos de mayor densidad con variedades a las cuales les cuesta lograr una fertilidad aceptable.

Gisela® 12 funciona bien con Bing, frecuentemente también con Santina, y con Regina en las zonas climáticas menos favorables para su cuaja. Interesante para la zona central ya que es el más vigoroso de la serie Gisela®.

Gisela® 6

Carlos Tapia lo considera “el patrón para las producciones de Regina de la 9ª Región al sur, con densidades sobre 1.500 plantas/ha, en ejes centrales densos, compactos, y ramas simples, en árboles de máximo 2,4-2,5 metros.

Si Colt podía graficarse como un niño de 8 a 12 años, Gisela® 6 correspondería a una persona de 25, “dispuesta a trabajar”:

–Si ramifico Gisela® 6 –desribe Tapia–, las ramas de 1 año estarán dispuestas a producir fruta en la base de aquel material, y al cabo de 2 años estarán completamente endardadas. Al disponer una variedad cuajadora en Gisela® 6, limitará su desarrollo vegetativo y expresará su fertilidad al máximo. De no intervenir el árbol, me voy a quedar corto en vegetación, se va a endardar y no tendré suficientes hojas para sostener la producción; la relación hoja/fruta cae. Si se considera una variedad autoincompatible, que necesita ser polinizada, menos fértil (no todas lo son), como una Kordia o una Bing, Gisela® 6 le va a imprimir fertilidad. Por su parte la variedad poco cuajadora va a tratar de equilibrar al portainjerto y el resultado será una relación adecuada hoja/fruta.

Gisela® 5

El asesor no lo recomienda entre la 5ª y parte de la 8ª Región (considerando las microzonas más cálidas): por su limitada capacidad vegetativa sufre estrés hídrico en verano. No obstante, puntualiza, “si tuviera que elegir un portainjerto para Kordia, seleccionaría este, con densidades sobre 1.500 plantas/ha, distancias de plantación de 4 x 1,5 m o 3,5 x 1,5 m. Hemos llegado a 4 x 1 m en las regiones 9ª y 10ª. Los conceptos son: ramas simplificadas, huertos densos y bajos. Gisela® 5 tampoco es descartable para Regina; si bien no es una asociación fácil, resulta posible manejar su vigor y formar una estructura interesante; los centros frutales son más fértiles y tenemos más flores disponibles para su fecundación”.

Gisela® 3

De vigor muy bajo, el consultor no ha visto huertos comerciales en Chile.

En los portainjertos Gisela® puede presentarse agalla de la corona, A. tumefaciens. Aunque ello ocurre menos frecuentemente que en Colt, su efecto es más grave, por el menor vigor.

ERRORES COMUNES QUE SE ENCUENTRAN EN LOS CAMPOS

Retomemos la idea ya planteada en cuanto a la relación vigor-fertilidad. Un portainjerto fértil con una variedad fértil obligará a intervenir mucho el huerto para promocionar vegetación. Por ejemplo, Regina en Gisela® 5 es una combinación que está sobre el promedio de una condición cuajadora, entonces habrá que aplicar prácticas, principalmente en poda, de modo que fructifique y que también produzca buena vegetación para dar soporte a la fruta. A la inversa, si se pone Regina sobre Colt, habrá que hacer todo lo contrario: dejar de podar para calmar el desarrollo de Colt y permitir fructificar a Regina.

–Así, no sería recomendable poner Kordia sobre Colt, por poner un caso extremo, pero hay Kordia sobre Colt y se sigue plantando esa combinación –testimonia el asesor–, con la esperanza de producir 10.000 kg/ha. Ahora, conozco un par de huertos de Kordia sobre Colt que han producido sobre 5.000 kg, y lo celebro, pero tardaron 7 a 8 años hasta que Colt perdiera su juvenilidad y lograra hacer fértil a Kordia. Yo preferiría invertir un poco más, poner un Gisela® a mayor densidad y ser rentable al corto plazo. También voy a evitar una Bing o una Regina. Tendría que evitar todos los cultivares a los cuales les cuesta cuajar. Y sin embargo se siguen plantando con Colt.

Carlos Tapia cuenta que le ha tocado visitar predios en el momento en que se está plantando esas combinaciones.

–¿Y qué solución has propuesto?

–He aconsejado muy responsablemente rebajar para injertar una variedad que imprima fertilidad, como Santina, Lapins o Sweet Heart.

En el otro extremo, en la elección de un portainjerto de la serie Gisela® para hacer un huerto más bajo, peatonal, sería “un tremendo error ponerle una variedad cuajadora como Lapins”. La planta endardaría de un año para otro y fructificaría de tal manera que en un dardo se verían 10 frutos o más al no intervenirla, pero sin la vegetación suficiente para sostenerlos. Habría que ralear, podar, fertilizar, regar, para compensar el problema. Se trata de una equivocación poco frecuente, aclara el experto, pues por Gisela® se paga royalty, y además se utiliza en altas densidades, de manera que el costo es mayor.

Otro factor importante, recalca Tapia, es optar por portainjertos de origen meristemático, generados in vitro:

–Se trata de una forma de asegurar homegeneidad. Trabajar con huertos heterogéneos es el peor negocio, significa mucho desplante, mucha técnica, mucho gasto. El portainjerto debe ser clonal, proveniente de un vivero serio.

PORTAINJERTOS Y SISTEMAS DE CONDUCCIÓN

Como se indicó al hablar de Colt, los portainjertos más vigorosos son adecuados para sistemas de conducción que diluyen vigor.

–El eje central es bastante común a todos los portainjertos –explica el ingeniero agrónomo–, porque se pueden hacer más tradicionales o más modernos. En un Colt será un eje central tradicional; en Gisela® en alta densidad, tiene que ser moderno. Pero para un doble eje o un Y-trellis, el patrón debe tener un vigor de mediano hacia arriba. O en un KGB, en que se requiere sobre 20 ramas en un árbol, y se forma una especie de arbusto en que se diluye el vigor. Para definir el nivel de vigor del portainjerto se debe considerar distintas circunstancias; por ejemplo, en un suelo potente un MaxMa 14 es capaz de generar un gran desarrollo vegetativo. He visto Regina sobre Gisela® 6 en doble eje, y para mi gusto el vigor en general es muy limitado y muchas veces queda “al debe”. Un eje simple en ese Gisela® sería mejor, con mayor posibilidad de desarrollarse y de obtener renovación de estructura, obviamente aumentando la densidad con más plantas/ha.

Un caso totalmente diferente sería el de un eje central denso, o un UFO simple, de una pared, subraya el consultor:

–Es poco probable implementar un huerto en portainjerto Colt a 3,5 x 1,5 m.; me voy a ir a los Gisela® (6 o 12), quizá al MaxMa 14 si el suelo es más liviano, porque este patrón puede usarse como una suerte de “comodín” de acuerdo a las condiciones.

OTROS ASPECTOS A CONSIDERAR PARA NO EQUIVOCARSE CON LA VARIEDAD

Además de que la combinación portainjerto-variedad permita lograr el necesario equilibrio de vigor y fertilidad en la planta, al cual nos hemos referido hasta aquí, hay algunos aspectos propios de cada cultivar a tener en cuenta para no pagar las consecuencias.

El primero, conocer su posición de fecha de cosecha respecto de las demás variedades. Carlos Tapia las calendariza en el siguiente orden y da como referencia una época probable en la Región de O’Higgins:

royal_dawn_colt

Royal Down/Colt, a 4,2 x 2,3 m, plantada en 2014. Comalle, región del Maule.

–Empezaríamos con Royal Down (alrededor del 10-15 de noviembre), luego saltamos a Brooks, Santina (finales de noviembre). Después de Santina, podríamos encontrarnos con el grupo que se cosecha más o menos en el mismo periodo: Stella, Rainier, Bing. A continuación, Lapins; luego Skeena, seguida de Sweet Heart y Kordia. Siguen Regina (después del 20 de diciembre) y Staccato, levemente más tardía. Frisco, de la cual ya hay alguna superficie en Chile, podría salir antes que Royal Down.

Algunos comentarios sobre las variedades que pueden servir como indicadores al tomar una decisión:

Frisco

Variedad sujeta a royalty, autofértil. “Hay que empezar a conocerla”, podría ser una alternativa muy temprana.

frisco_espana_0

Frisco, España. Junio 2016

Royal Down

Variedad sujeta a royalty. Una crítica común es que se cae mucho. A juicio del especialista esta característica, natural en el cultivar, se asocia a los portainjertos vigorosos, sobre todo Colt, aunque podría controlarse con manejo del vigor. Aconseja preferir el uso de MaxMa 14 o Cab 6P. Está lejos de ser una variedad de gran calibre y resistente a partidura, reconoce Carlos Tapia, no obstante es un buen negocio en sectores tempraneros para salir antes del 20 de noviembre, previamente a Santina; por ejemplo, en la franja productiva más cercana al poniente de la ruta 5 sur desde Calera de Tango, incluyendo Melipilla, hasta Cauquenes. “También la he visto en zonas más frías, como Chimbarongo, y no me desagrada, porque con manejos, bajo techo, sale relativamente temprano y no ha tenido mal desempeño comercial”.

Santina

Ha sido y continuará siendo exitosa. Autofértil. “Para mi gusto, la variedad temprana de mayor éxito; y gusta mucho en China, incluso si llega tarde la van a comprar y preferir respecto de Lapins (como un comentario comercial al margen de lo técnico). Hay productores plantándola en zonas más frías que podrían salir el 10 de diciembre”. Requiere más horas frío que Lapins (sobre 700). Como no tiene una gran fertilidad, va bien sobre MaxMa 14, aunque Colt puede aportarle mayor calibre sin tener un bajo potencial productivo. “En estos casos, a mi juicio debiera intervenirse poco en términos de poda para que endarde y fructifique, sobre todo si se encuentra en un portainjerto vigoroso”.

Stella

“Ha sido olvidada, para mi gusto. No es la mejor de las variedades, pero todos los años produce. Por su menor calibre, hay que podarla fuertemente y tal vez acentuar la regulación de su carga”. Con estos manejos ha sido exitosa en el tiempo.

Rainier

Variedad bicolor demandada por algunos mercados puntuales, China ha empezado a consumirla. Su manejo se aparta de lo tradicional en cerezo, “probablemente sea necesario deshojarla en algún momento y colocar algún material que refleje luz desde el suelo para lograr mayor color de cubrimento”. No hay una gran superficie, se concentra en algunos productores de la zona central que la conocen bien.

Bing

La preferida de los clientes chinos, sin embargo “es difícil producirla hoy en Chile”: se enferma (cáncer bacterial), no rinde muy bien sobre Colt y aun sobre portainjertos más fértiles tiene un potencial limitado en comparación a Lapins, Sweet Heart o Santina. Una producción muy buena puede llegar a 10-12 t/ha promedio, con calibre más bajo que las autofértiles. Si los compradores no pagan un mayor precio mayor por ella, los productores difícilmente la plantarán.

Lapins

Cultivar amigable, plantado desde Lampa hasta Osorno, mayoritariamente sobre Colt, pero también con otros portainjertos, e incluso sobre Gisela®6 (aunque no es recomendable) con más trabajo de renovación de estructura y regulación de carga. “Es la variedad más rentable hoy en día y creo que va a seguir siéndolo por mucho tiempo”. Autofértil, no precisa de polinizante, puede plantarse en bloque. Cuajadora y de buen calibre. Necesita pocas horas de frío (500 a 550). “Ha sacado la cara frente a algunas heladas y no es la variedad más susceptible a partidura”.

lapins_colt_en_sistema_kgb

Lapins/Colt en sistema KGB. Plantación 2012. Muy buen equilibrio de vigor. Chimbarongo, región del Libertador Bernardo O’Higgins.

Skeena

Autofértil, de origen canadiense, probablemente una de las más plantadas en EE.UU. Firme, de gran calibre, de sabor muy rico. Más susceptible a partidura que Lapins. No es tan cuajadora, puede resultar una mala combinación con un Colt muy intervenido. Será preferible darle podas más largas, con poco despunte y rebaje para que la madera se endarde, con lo cual se logran mayores producciones. Se puede recurrir a un portainjerto menos vigoroso, un MaxMa 14 e incluso Gisela® con un manejo diferenciado. Skeena opera como buen polinizante para Regina y Kordia, en vez de los habituales Summit, Silvia, Schneider u otros, sin condición viajera. Así Skeena permite aprovechar superficie porque es muy comercial, de manera que en proyectos recientes de Regina ha ganado participación, por ejemplo con 1-2 hileras cada 3-4 de esta última. Ambas ocupan los mismos portainjertos. Tiene cierta susceptibilidad a lluvia que los techos ayudan a minimizar.

Sweet Heart

Autofértil, de fertilidad parecida a Lapins, es más sensible a heladas y a la partidura que esta última, con resultados más variables. Se puede plantar sobre portainjertos vigorosos. La fruta, grande, de buen calibre, llega a producciones que pueden superar fácilmente los 10-12 t/ha y llegar a las 20 toneladas. “Se habla mal de ella, muchas veces injustamente. Si bien da muchos kilos, no necesariamente los acompaña de buena condición, se ablanda con facilidad, sufre machucón y pitting, lo que pasa la cuenta en precio. Una opinión bien subjetiva es que también resulta más susceptible a enfermedades fungosas”. Con todo, apunta el asesor, “en ningún año he visto una mala liquidación de Sweet Heart”. Agrega que, siendo tardía, parece interesante avanzar en un manejo para producirla en el sur, pero dada su susceptibilidad a cáncer bacterial los intentos hasta ahora “han tenido más de agraz que de dulce”.

Kordia

“Todos quisieran producirla y muy pocos lo hacen”. Tapia estima un requerimiento sobre 1.000 horas de frío, un aspecto a considerar al elegir dónde plantarla. Con dificultad para cuajar, sobre Gisela® 5 en el sur, con alta densidad, ha logrado producciones interesantes sobre 5.000 kg/ha y quizá podría empinarse a unas 7-8 t/ha, probando con todavía mayor densidad para aumentar el número de centros frutales por superficie sin recargar a cada planta individualmente. En zonas frías podría usarse Gisela® 6. Con los rendimientos indicados, el negocio se vuelve interesante por el delta superior de precio derivado de sus cualidades de sabor, firmeza y crunch. “Si debo elegir un portainjerto para Kordia, es Gisela® 5, pero se debe considerar la zona climática en cuanto a horas de frío y no tan altas temperaturas de verano para evitar estrés térmico”.

Regina

Variedad autoincompatible, se distingue por su tolerancia a lluvia, “la hemos visto con 100 mm o más y no se ha partido”, sin embargo en las zonas lluviosas debe ir con techo de todas maneras, considera el consultor. Ha ido tomando protagonismo, especialmente en el sur, donde su desarrollo vegetativo aporta a la calidad de la fruta. Sobre portainjertos de bajo vigor, Gisela® o MaxMa 14, su fertilidad mejora y llega a ser bien productiva. En las regiones más al norte se le saca el mayor provecho al salir después del 20 de diciembre. No es muy dulce ni una gran calibradora. Para lograr tamaño “tienes que trabajar mucho más que con una Lapins, Sweet Heart o Santina, por ejemplo, y en mi opinión el calibre manda en el precio”. En ocasiones ha mostrado defectos en viajes largos (fermentación) y rugosidad por efecto de una cosecha muy tardía. Aun así, es una cereza que viaja y resulta apetecida en China.

regina_gisela_5

Regina/Gisela™5. 4x1m; 2500 plantas/ha. Perquenco, región de la Araucanía.

Staccato

Variedad sujeta a royalty. “En mi escasa experiencia con ella no se ha mostrado tan marcadamente posterior a Regina; podría llegar hasta los primeros días de enero en la 6ª Región. Es una buena variedad con características interesantes en cuanto a calibre y dulzor. Por su condición de autofertilidad debiera tener un buen potencial de producción. Se piensa que es de poca intervención en poda para poder generar centros frutales con más facilidad”.

Carlos Tapia menciona también variedades tempranas cuya proyección se debe evaluar, como Rocket, Red Pacific, Nimba y la misma Frisco, entre otras. Y hace un llamado tanto al gremio como a la industria para realizar un esfuerzo de sistemático, coordinado, más acorde a lo que él piensa que es nuestro puesto como “el mejor país productor de cerezas en el mundo”.