icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Marzo 2017 | Empresas

Crackguard de Chemie: Un Paraguas Químico para cerezos

Cómo funcionan los preventores de cracking en cerezos. Un estudio sobre la aplicación de fosfolípidos vegetales y ácidos grasos para minimizar las partiduras por efecto de las lluvias.

Carlos José Tapia T. Ingeniero Agrónomo. M. Sc.

captura_de_pantalla_2015-08-31_a_las_13.12.45

LAS PARTIDURAS de frutos por lluvia o “cracking” son un factor muy importante de pérdidas económicas para productores de cerezas en Chile. Sólo por las lluvias de la última temporada de cosecha, se estiman que las pérdidas fueron cercanas a los tres millones de cajas embaladas, unos 16 millones de kilos de cereza fresca.

Estas partiduras se presentan ante dos factores: rápida y repentina absorción de agua por las raíces y embebimiento directo de agua de lluvia o densas neblinas por los frutos. La susceptibilidad de los frutos a este tipo de daño va en aumento desde la etapa de elongación celular, reconocida fenológicamente desde inicio de color pajizo hasta cosecha, considerando que en esta etapa las células de los frutos se están llenando de agua y aumenta el contenido interno de azú- car. Aunque algunas variedades son más tolerantes a este tipo de daños, gran parte de aquellas plantadas en Chile tiene de media a alta susceptibilidad al cracking.

Se evaluó un programa de aplicaciones de fosfolípidos y ácidos grasos en distintas concentraciones para contrastarlo con un testigo sin aplicación y con otros agentes con antecedentes de similar acción presentes en el mercado.

MATERIALES Y PROCEDIMIENTOS GENERALES 

La investigación se realizó en las variedades Lapins y Sweetheart, ampliamente plantadas en Chile, productivas y con media y alta susceptibilidad al cracking. Los huertos están ubicados en zonas con mayor probabilidad de lluvias en primavera en la zona precordillerana de la VII región, en las localidades de Buena Fe, comuna de Molina y San Gerardo, comuna de Rio Claro respectivamente (Cuadro 1).

Ambos cultivares están establecidos en eje central con ramas laterales cargadoras de fruta. El sistema de riego está compuesto por goteo para las dos variedades. Se realizaron todos los manejos en programas fitosanitarios, nutricionales suelo y foliar y labores culturales como poda, regulación de carga, control de malezas, etc., para lograr fruta de exportación.

En la realidad se presentaron dos eventos de lluvias en las dos zonas en estudio, el 29 de noviembre con 38 mm precipitados entre las 6 y las 23 horas, y el 6 de diciembre, con 11mm caídos entre las 10 y las 13 horas.

Si bien todos los productos y concentraciones tratados actúan desde el punto de vista de la protección física, en la teoría las precipitaciones van desgastando las capas protectoras epidermales, por lo que precipitaciones prolongadas, casi independiente de la cantidad de agua caída, podrían mostrar siempre mayor incidencia de partiduras.

Para el caso del segundo evento de lluvia, si bien fue de menor cantidad de agua caída, sólo tuvo una duración de tres horas, pero estaba precedida del evento anterior, por lo que la fruta tenía una condición distinta y eventualmente el status físico de los frutos era resultado de la sumatoria de ambos eventos de precipitaciones.

Esto se debe tener en cuenta al momento de evaluar el índice de cracking, ya que si bien se utilizaron frutos sanos para realizar la inmersión y formar las partiduras, estos frutos ya estaban con una susceptibilidad mayor a las partiduras que si se utilizaba fruta sana sin evento de lluvias anteriores.

TRATAMIENTOS 

Se realizó comparación efectiva en cinco tratamientos (Ver cuadro 2) incluyendo testigo, teniendo dos tratamientos de fosfolípidos vegetales distintos y dos concentraciones de un producto en base a ácidos grasos. 

Las aplicaciones se realizaron en tres etapas importantes en relación a la susceptibilidad de partiduras en la fruta: en color pajizo de frutos, 7 y 14 días después de color pajizo.

Para el cálculo del índice de cracking se utilizó la siguiente fórmula: IC = (5a + 3b + c) / 250) x 100 Donde: a = N° de frutos partidos a las 2 horas: b = N° de frutos partidos a las 4 horas; c = N° de frutos partiduras a las 6 horas.

captura_de_pantalla_2015-08-31_a_las_13.12.57RESULTADOS EN LAPINS

Se analizaron las partiduras de campo en porcentaje (%) para los diferentes tratamientos y se encontró que no hubo diferencias estadísticas en partidura transversal ni en medialuna leve (menor a un cuarto de la circunferencia). Todos los tratamientos, excepto el T1 son estadísticamente distintos al testigo presentando menor incidencia en partiduras medialuna severa (mayor a un cuarto de la circunferencia), sin embargo mostrando valores relativos muy bajos. 

En el análisis de partidura total, sólo los T4 de ácidos grasos son estadísticamente distintos al resto con un 1% de partidura total. Es importante señalar que la baja incidencia de partidura en Lapins se puede explicar principalmente por el estado de madurez al momento de la primera lluvia.

Todos los tratamientos aumentan la incidencia de partiduras totales cuanto mayor sea el tiempo de inmersión de la fruta. Aunque en el análisis de dos horas no existen diferencias estadísticas, se puede reconocer que los mejores tratamientos frente al testigo son el T1 y el T4 con 26% y 23% de incidencia de partiduras respectivamente.

Al cabo de las 4 y 6 horas todos los tratamientos superan el 50% de incidencia de partiduras. Sin embargo se presentan diferencias estadísticas favorables a la aplicación de ácidos grasos a las 4 horas de inmersión. Al analizar el índice de cracking, se puede reconocer que sólo el T4 es distinto al testigo con un IC de 28,9.

RESULTADOS EN SWEETHEART 

Según el análisis de partidura total, independiente del tipo que sea, existen diferencias favorables con el testigo en los T1, T3 y T4. En la práctica, estas diferencias son muy importantes desde el punto de vista de la gestión de cosecha y del resultado final de embalaje, ya que niveles de incidencia de partidura sobre el 20% en campo dificultan y aumentan los costos de la labor de cosecha y pueden pro – ducir una merma en el porcentaje de embalaje por asegurar óptima calidad en caja terminada. 

Al igual que en el cv. Lapins, existe un aumento en la incidencia de partiduras totales en la medida que avanza el tiempo de inmersión de fruta en agua destilada, superando incluso el 90% en todos los tratamientos a las 6 horas. Sin embargo, a las 2 horas se destaca el T4 con un 7% de partiduras totales con respecto al testigo y a los otros tratamientos que en todos los casos superan al 20% de incidencia de partiduras. 

Esto se ve reflejado en el IC (Cuadro 4), ya que los tratamientos T3 y T4 son los que se destacan con los valores más bajo, siendo este último el único que es estadística – mente distinto y favorable con respecto al T0 y a los demás tratamientos.

captura_de_pantalla_2015-08-31_a_las_13.13.07CONCLUSIONES

Existen alternativas para poder proteger físicamente las cerezas ante situaciones de lluvias o densas neblinas que podrían ser caudal de las partiduras en frutos. Se entiende que el mejor método para prevenir este tipo de defectos es la implementación de cobertores plásticos en los huertos, claramente con un costo alto pero con una relación costo/ beneficio positiva ante un evento climático de este tipo.

El resultado de los distintos productos químicos utilizados como films protectores van en función del pro – grama de implementación respecto a la degradación en contacto con la epidermis de la fruta, tipo, intensidad y tiempo de exposición a las precipitaciones y obviamente a la susceptibilidad de las distintas variedades, contenido de azúcar de los frutos y tamaño de estos, probablemente también influenciado por la aplicación de ácido giberélico al final del proceso de llenado de frutos.

El resultado de esta investigación revela que un pro – grama de implementación de ácidos grasos podría ser una alternativa para minimizar el daño o incidencia de partidura de los frutos ante un evento de precipitaciones al final del estado de desarrollo del fruto. El resultado va dado principalmente por la formulación del producto, los momentos óptimos y la forma de aplicación ¬con respecto al perfecto cubrimiento de los árboles.

captura_de_pantalla_2015-08-31_a_las_13.13.14