icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Febrero 2018 | Noticias

Según informa el asesor Nelson Gallardo

‘Cosechón’ de cerezas en la zona sur

El asesor Nelson Gallardo, especialista en manejo de cerezos afincado en Osorno, señaló que, tal como se esperaba luego de que las condiciones benignas de invierno permitieran una alta generación de yemas, se está logrando un gran volumen de cosecha entre Temuco y Purranque.

Además ha habido menos episodios e intensidad de lluvias, lo que ha contribuido a una buena condición fitosanitaria de la fruta exportable. No obstante, añade, las bajas temperaturas asociadas a las precipitaciones de Navidad y Año Nuevo tradicionales en la zona, junto a un fenómeno de enfriamiento atmosférico mundial, han provocado un menor dulzor de las cerezas en comparación a otras temporadas.

A diferencia del año pasado, en que la cosecha se adelantó, esta vez se inició en fechas normales, a inicios de enero para Lapins, luego Kordia, y alrededor del 20 de enero para Regina, más tardía. Sin embargo, el menor nivel de grados Brix se ha traducido en un proceso aproximadamente un 20% más prolongado, esperando maduración. La cosecha estaría terminando alrededor del 10 de febrero en los huertos de más al sur.

‘COSECHÓN’ SUREÑO

Aunque en términos coloquiales se habla de un ‘cosechón’ sureño, las plantas receptoras no han tenido problemas para absorberlo, indica Gallardo. “Sí, el control de calidad de las empresas exportadoras ha sido más riguroso, para asegurar una buena venta de la fruta”, añade. De acuerdo a lo observado por el especialista, el calibre ha andando bien, con una importante proporción de cerezas grandes a muy grandes, “de 28 mm hacia arriba”.

“La mano de obra no ha escaseado, debido a que las lluvias hicieron que las plantaciones de arándanos se vieran afectadas, liberando personal para los cerezos, que están bajo carpa. Y la cosecha más larga permitió mantener a los cosecheros en el huerto. Sin embargo, se prevé que este será un aspecto cada vez más difícil en los próximos años”, concluyó.