icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Marzo 2017 | Plagas

Plaga cuarentenaria

Control biológico de burrito de la vid con nematodos entomopatógenos

El Burrito de la vid es considerada plaga cuarentenaria clave para importantes mercados. Los adultos consumen las hojas y brotes y las larvas se alimentan de las raicillas, lo que afecta la absorción de agua y nutrientes y causa un deterioro progresivo de la planta. Un grupo de investigadores de INIA ha seleccionado aislamientos nativos de nematodos que parasitan burritos y realiza pruebas de formulación de los nematodos para usarlos como herramienta de control.


Importancia de la plaga  y daño

El Burrito de la vid, Naupactus xanthographus, es una de las especies que mayor impacto ha tenido en Chile y es considerada plaga clave a nivel cuarentenario para importantes mercados tales como Japón y Estados Unidos. Afecta varias especies frutales, entre otras, vid, naranjo, limonero, palto, chirimoyo, ciruelo, duraznero, guindo, níspero, nogal, peral, kiwi, caqui, frambueso, arándano, remolacha, papa, poroto y alfalfa, además de encontrarse asociado a numerosas plantas ornamentales y malezas.
El daño que causa el burrito de la vid está asociado a su ciclo de vida, ya que los adultos consumen las hojas y brotes, lo que deriva en pérdida de área foliar y en la vid este daño cobra importancia en la brotación, donde incluso se pueden comer los racimos cuando están recién formados. Luego, las larvas se alimentan de las raíces consumiendo raicillas, que afectan la absorción de agua y nutrientes causando un deterioro progresivo de la planta,  afectando la absorción de agua y nutrientes.

Aspectos biológicos de N. xanthographus

Este insecto posee una metamorfosis completa, es decir pasa por los estados de huevo, larva, pupa y adulto. La hembra ovipone en el extremo de las hojas secas, en grietas, bajo la corteza y en materiales utilizados para sujetar el árbol a tutores (amarras). Los huevos tienen un período de incubación de 32 a 42 días (figura 1), tiempo después del cual eclosionan las larvas (figura 2), las cuales se dejan caer al suelo donde se alimentan de las raíces y raicillas. Estas se desarrollan en aproximadamente nueve meses, posteriormente construyen una celdilla para pupar a una profundidad de 25 a 40 cm bajo la superficie del suelo.  Al cabo de un mes al estado de pupa (figura 3), emerge el adulto que permanece en el interior de la celdilla completando su maduración durante un mes. Luego los adultos emergen desde el suelo y comienzan a subir por los troncos de los árboles más cercanos para alimentarse del follaje (figura 4), esto ocurre en dos períodos, fines de invierno – inicios de primavera (fines de agosto – septiembre) y en verano (fines de diciembre – enero). Debido al largo  período del estado larval y  al traslape de edades es que una característica de esta plaga es la presencia de larvas en el suelo durante todo el año.

Alternativas de control

Como consecuencia, al extenso período de emergencia del adulto, el hábito subterráneo de la larva y a la baja contribución de los enemigos naturales el control de N. xanthographus es complejo. En la actualidad, en frutales el método de control de adultos más difundido consiste en el uso de una barrera tóxica (Banda) que consiste en una mezcla de una matriz pegajosa (polibuteno) mezclada con insecticida organofosforado, también se recurre a la aplicación foliar de algunos insecticidas. Sin embargo, estos tipos de control no pueden ser usados en producciones orgánicas donde la aplicación de insecticidas organofosforados se encuentra prohibida y en producciones convencionales están siendo cuestionados por los mercados de destino. En cuanto a las larvas, a la fecha no existen evidencias de control eficaz con la aplicación de plaguicidas convencionales. Bajo este escenario surge la necesidad de usar medidas de control alternativo, dentro de las cuales se encuentra el uso de agentes de control biológico como hongos y/o nemátodos entomopatógenos.

En este contexto, en el marco del proyecto INNOVA-CORFO denominado “Mejoramiento de la gestión ambiental en la producción de uva mediante el control del burrito de la vid (Naupactus xanthographus) a través de la selección de aislamientos nativos y desarrollo de formulados de nemátodos parásitos” (07CT9PUT-15), se está realizando la selección de aislamientos nativos de nemátodos parásitos y  determinando la patogenicidad de una colección de nemátodos nativos, pertenecientes al Banco de Recursos Genéticos Microbianos de INIA. Para el control de larvas de N. xanthographus, se evaluaron aislamientos de los géneros provenientes de diferentes ecosistemas de Chile.
Los nematodos entomopatógenos (NEPs) correspondes a gusanos microscópicos habitantes del suelo que poseen la habilidad de alimentarse de insectos (figura 5). Entre sus atributos como agentes de control biológico, se destaca el poseer un amplio rango de insectos huéspedes; habilidad para buscar y perseguir insectos-plagas, causar rápida mortalidad del huésped, facilidad para su reproducción masiva y para su aplicación, seguridad para los organismos que no son su objetivo y para el medioambiente. Los NEPs, tienen la ventaja de poder moverse a través del agua libre en el suelo alcanzando lugares inaccesibles por otros medios de control. Particularmente en el control de N. xanthographus, los NEPs actúan sobre las larvas de diferentes edades, las cuales se encuentran distribuidas a diferentes profundidades en el perfil del suelo (figura 6).

Resultado preliminares

En la figura 1 se indica el efecto de 82 aislamientos de NEPs de los cuales 64 resultaron tener algún grado de patogenicidad sobre las larvas de N. xanthographus, variando desde 10 a 100% de mortalidad. De los aislamientos evaluados, 37 superaron el 60% de mortalidad, seleccionándose cuatro aislamientos los que alcanzaron los mayores porcentajes de mortalidad, y que correspondieron a las especies Steinernema. unicornium con dos aislamientos que mostraron un 90 y 80% de mortalidad respectivamente; S. feltiae con un 70% y S. australe también con un 70% de mortalidad de larvas. Esta última especie originaria del sur de Chile y hasta ahora sólo reportada para nuestro país.  El tiempo letal para el 50% de las larvas de los aislamientos seleccionados, se encuentra en un rango de entre 11,9 días y de 19,6 para estos cuatro aislamientos.

figura_burrito

Gráfico 1. Efecto de aislamientos de NEPs sobre larvas de N. xanthographus. Dentro del proyecto se continúan evaluando dos de los cuatro aislamientos a nivel de campo y realizando pruebas de formulación de los nematodos para extender su efectividad y vida útil en el campo, otorgándoles mayor resistencia frente a las condiciones ambientales.