icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Diciembre 2018 | Alimentos

Vida Sana

Buenas perspectivas del mercado global de alimentos y bebidas naturales

Los alimentos y aguas naturales, orgánicos, sin aditivos, transgénicos o grasas saturadas están marcando la pauta planetaria, especialmente en las economías emergentes. En la actualidad, la categoría de salud y bienestar solo representa el 20% de la venta de alimentos empacados a nivel mundial, por lo que mantiene un buen potencial de crecimiento. Las perspectivas para Chile superan el 5% en promedio hasta el año 2022.

Jorge Velasco Cruz

¿Comer sin culpa? ¿Darse un gusto sin preocuparse tanto de las calorías, de la grasa o de otras sustancias perniciosas para el cuerpo? Es lo que está sucediendo en muchos lugares. La calidad de la ingesta de alimentos está cambiando en el mundo y continuará haciéndolo con fuerza en los próximos años. Mantenerse saludable nunca había sido tan importante para los consumidores como lo es en la actualidad. Conceptos como “natural” y “vida sana” han cobrado una gran relevancia en los mercados.

Por otra parte, la rapidez con la que se vive, especialmente en las grandes ciudades, no deja tiempo suficiente para realizar con calma actividades rutinarias como comer. Por eso el ‘snacking’ o comida al paso se ha transformado en una costumbre que llegó para quedarse. De hecho, el 50% de la denominada “generación Z”, aquellos nacidos entre la segunda mitad de la década del 90 y el año 2010, come snacks fuera del hogar más de tres veces por semana. No es de extrañar, entonces, que el snack salado sea la cuarta categoría de bebidas y alimentos con mayor crecimiento entre 2012 y 2017 a nivel mundial, con ventas por US$40.000 millones.

En consecuencia, la comida natural en un formato portable y conveniente marca el ritmo de la alimentación de una parte importante del planeta. Se trata de una realidad que brinda una gran oportunidad para la agroindustria.

Gráfico 1: “Natural” es la prioridad del consumidor de alimentos y bebidas.

ALGUNAS TENDENCIAS GLOBALES

A través de los años, el concepto de lo que es saludable ha ido cambiando: de emplear términos como reducido en grasas, azúcar y sal, se ha pasado a hablar de alimentos orgánicos y naturales. Según un estudio realizado por Euromonitor (empresa británica con 40 años de experiencia en investigación de mercados y con oficinas en 15 ciudades del mundo) en 2017, en más de 100 países, al observar la etiqueta de un alimento, el 50% de las personas se preocupa de que este sea 100% natural, y entre el 40% y 50% busca que no tenga edulcorantes artificiales, azúcar añadida, grasas trans o aceites hidrogenados, transgénicos (GMO) e ingredientes artificiales.

Gráfico 2: Ranking de los 10 mercados principales de alimentos empacados de salud y bienestar.

Gráfico 2: Ranking de los 10 mercados principales de bebidas de salud y bienestar.

De alguna manera, América Latina ha sido parte de esta tendencia de, al menos, mostrar etiquetas con información más clara. Entre 2014 y 2017, en Perú se aprobó la Ley de Etiquetado Nutricional, en Chile entró en vigencia la Ley de Etiquetado Obligatorio y en México se convirtió en obligación el etiquetado frontal, mientras que Uruguay estableció una regulación para la comercialización de alimentos en escuelas.

David Billard, Bussiness Development Manager de Euromonitor Internacional, realizó en el Fruittrade 2018 de Santiago de Chile, un repaso de cuáles son las grandes tendencias que están impactando a la industria alimenticia en relación a la vida sana.

La primera: el cambio en las fuerzas económicas mundiales. En los últimos años, las economías emergentes o en desarrollo han liderado el crecimiento y han promovido nuevos mercados de consumo. “A su vez –agrega el ejecutivo- la población ha aumentado en número, vive más tiempo y espera hacerlo con mejor calidad de vida, para lo cual precisa de una alimentación más saludable”.

Los temas ambientales, en tanto, han ido cobrando relevancia tanto para productores como consumidores, y los valores de las personas –lo que es considerado bueno o malo- han ido cambiando. Por otra parte, la tecnología promueve mejores estándares de producción alimenticia y, además, permite tener usuarios más y mejor informados sobre lo que comen o beben. Así es como un 40% de la generación Z prefiere consumir comida respaldada por alguna organización de salud.

En este contexto, explica Billard, hoy el consumo está marcado por una clase media pujante, con personas que buscan nuevas experiencias de compra, conectadas y con una nueva ética. “La vida sana tiene tres elementos: prevención, estilo de vida y nutrición”, apunta. La prevención está marcada por la autoeducación, gracias a la información disponible en Internet, y a un retorno “a lo básico” en cuanto a la ingesta de alimentos. “Los consumidores prefieren lo auténtico, de nicho y natural”, afirma el ejecutivo de Euromonitor.

Asimismo, la vida sana ha ido transformándose en un símbolo de estatus para las distintas generaciones. Así las cosas, la nutrición aparece como clave: se buscan alimentos funcionales, nutritivos y libres de aditivos. ¿Un ejemplo? Mientras los snacks salados tradicionales crecieron a una tasa de 2% en Europa occidental entre 2014 y 2017, aquellos compuestos por chips de vegetales subieron sus ventas desde casi un 4% en 2014, al 8% el año pasado.

OPORTUNIDADES COMERCIALES PARA 2017-2022

¿Dónde están las oportunidades comerciales en el mercado alimentario? La respuesta parece ser: en todo aquello que tenga que ver con la vida sana.

El mercado mundial de alimentos y bebidas en la categoría salud y bienestar alcanza los US$718 billones, encabezados por las ventas en el sector del Asia Pacífico, América del Norte y Europa occidental, y con Brasil desempeñando un importante rol. En 2017, Estados Unidos y China representaron las mayores transacciones, con US$100 billones y US$55 billones, respectivamente. 

En el período 2012-2017, los alimentos empacados en esta categoría subieron un 10% en promedio en Medio Oriente y África, más del 8% en América Latina, 8% en Asia Pacífico, 7% en Europa del Este y 2% o menos en Europa del Oeste y América del Norte, mostrando que, si bien los mercados más desarrollados tienen un mayor peso en términos absolutos, mantienen un crecimiento reducido.

En tanto, las bebidas sin alcohol de la categoría salud y bienestar subieron, en ese lapso, un 13% en América Latina, 10% en promedio en Medio Oriente y África, 7% en Europa del Este, algo menos del 6% en Asia Pacífico y máximo al 2% en Europa del Oeste y América del Norte, señalando una tendencia similar a lo ocurrido con los alimentos empaquetados.

Con todo, todavía hay muchas oportunidades de seguir subiendo la comercialización de estos productos a nivel global. En la actualidad, la categoría de salud y bienestar solo representa el 20% de la venta de alimentos empacados a nivel mundial. ¿Dónde poner las fichas? Según proyecciones de Euromonitor, para el periodo 2017-2022, esta llegará a un crecimiento promedio anual de 9,9% en Turquía, 7,9% en India, 6,6% en los Emiratos Árabes Unidos, 5,4% en Malasia, 5% en China, 3,5% en Italia y entre 1,5% y 3% en países como Brasil, Japón, Francia y Canadá. ¿Chile? 5,5% con US$ 524 mil millones transados en ese período.

A su vez, en las bebidas de salud y bienestar, la tendencia para 2017-2022 apunta a que Rumania subirá sus ventas en 8,4%, Corea del Sur en 7,7%, India en 6,2%, y Suecia y el Reino Unido en 6,1%. De los países sudamericanos, Chile promediará el 6,8%, Perú el 5,6% y Brasil el 5%.

En este contexto, los alimentos y bebidas “orgánicas” y “libres de” (aditivos u otras sustancias) liderarán el crecimiento internacional, con 8% de alza en promedio hasta el año 2022, seguidos por las categorías “naturalmente saludable” (5,5%) y “funcional/fortificado” (4,5%).

Según Euromonitor, para América Latina las principales oportunidades para snacks salados estarán en las categorías “chips de vegetales, legumbres y panes”, con 10% y un fuerte impacto del snacking vegano, “snacks de arroz” con 9%, mientras que otras como “mezclas de frutos secos y semillas”, “chips de papas”, “galletas” y “chips de maíz” rondan el 8% de aumento promedio de las ventas en el lapso 2017-2022.

Tabla 1: Top 10 de los crecimientos en alimentos empacados de salud y bienestar.

Tabla 2: Top 10 de los crecimientos en bebidas de salud y bienestar.

Un Amplio Concepto

Es interesante destacar que lo natural en alimentos no solo se remite a snacks más sanos, sino que también aplica a la confitería, los lácteos y bebidas sin alcohol. La “indulgencia natural” (darse un gusto o emplear la comida para la satisfacción personal, apelando a alimentos menos perniciosos o incluso con algunos beneficios) está ganando terreno gracias a productos bajos en calorías o que sean una buena fuente proteica, chocolate crudo o al uso de recetas ancestrales o sin azúcar. También se han desarrollado leches en base a guisantes, garbanzos, avena, linaza y nueces, entre otras fuentes de elaboración.

Para los diversos mercados, Estados Unidos es una buena muestra de las tendencias mundiales de consumo que vienen a futuro. Así, por ejemplo, en alimentos envasados y bebidas para los próximos cuatro años, los snacks de frutas orgánicas y los chocolates orgánicos subirán sus ventas sobre el 10% en promedio anual, mientras que la confitería orgánica ascenderá cerca de 9%. Otros rubros como galletas sin gluten, helados sin leche y snacks orgánicos aumentarán sobre el 5%.

Un buen ejemplo de las oportunidades de mercado lo entregan las bebidas. En este ámbito, un menor precio por litro no garantiza una mayor alza en las ventas. Sino que, al revés, se puede cobrar más caro y crecer si el producto entrega beneficios adicionales. “Los atributos del producto son la clave para generar el crecimiento”, afirma Billard.

Gráfico 3: Snacking natural en América Latina.

Mientras, a nivel global, el agua embotellada normal tiene expectativas de crecer 6% anual con un precio promedio de US$ 0,5% por litro, las bebidas energéticas aumentarán 5% con un precio de US$ 4,5 por litro y las aguas de coco o que provienen de otras plantas aumentarán sus ventas en 10% al año, con un valor de US$ 4 por litro, aproximadamente. Es tan importante esta tendencia, que hoy las bebidas representan casi el 70% del uso de ingredientes botánicos o de plantas para elaborar alimentos.

“¿Cómo los productores pueden proveer productos para el mercado más desarrollado (sin GMO, orgánico, natural, sin aceite hidrogenado) y no quedarse exclusivamente en categorías de consumo más básicas como bajo en calorías y reducido en grasas, azúcar y sal? Es una reflexión que debemos hacer para ser pioneros y no reactivos a, por ejemplo, lo que pueda proponer una ley”, reflexiona el Bussiness Development Manager de Euromonitor Internacional.

Lo que a fin de cuentas está buscando el consumidor, dice Billard, se resume en un etiquetado limpio en los alimentos, con ingredientes reconocibles, sustentables y naturales, y que no sean artificiales o químicos. “Lo importante en la industria es lograr darle una forma a la definición del concepto de salud del consumidor y crear niveles de categorías Premium para impulsar el crecimiento de ingresos en las categorías de alimentos y bebidas. Para eso es importante que las empresas sean integrales en la forma de actuar, simples y transparentes en la manera en que el producto llega al cliente, con el fin de entregar una indulgencia más limpia al consumidor”, finaliza el ejecutivo de Euromonitor.