icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

iQonsulting

Buena calidad y aciertos en logística perfilaron una exitosa temporada de cerezas

Durante la temporada de exportación de cerezas de Chile de los años 2018-2019, la cantidad enviada no superó el record histórico de la campaña anterior (2017/18) de 186.466 toneladas. De hecho, la exportación de Chile fue un 3,5% más baja, pero los precios registrados en el mercado de Jiangnan en Guangzhou (principal punto de venta mayorista de la cereza Chilena) fueron un 18% más altos. Dentro de los diversos factores relacionados con el mayor precio registrado, uno de los que más destaca y que pensamos que pudo haber sido el de mayor impacto, tuvo que ver con el “timing” de la distribución de los arribos semanales. Lo que fue ayudado -en parte- por el periodo de cosecha que se ubicó en parámetros normales, sin adelantos ni atrasos, y por la utilización de un mayor número de barcos rápidos.

De acuerdo a información proporcionada por la asociación de exportadores de fruta fresca de Chile A.G. (ASOEX), durante la temporada 2018/19 se exportaron 179.928 toneladas de cerezas frescas, un 3,5% menos que el récord de la temporada 2017/18. Del total enviado en la última campaña, el destino revelación fue Corea del Sur, que presentó un aumento del 58% de sus envíos, hasta alcanzar las 4.169 toneladas, pero China/Hong Kong continúa siendo el principal destino de las exportaciones, gracias a los altos precios registrados durante toda la temporada, en desmedro de otros mercados que en la década anterior resultaban atractivos, como Europa Continente, Reino Unido y los Estados Unidos.

Dentro de la venta de cerezas chilenas en China un factor importante que rige la exportación de Chile, es el año nuevo chino. Esta festividad, también llamada “fiesta de la primavera”, presenta una fecha de celebración basada en el calendario lunar, marcado por en el día de luna nueva más próximo al día equidistante entre el solsticio de invierno y el equinoccio de primavera del hemisferio norte. Por lo tanto, la víspera del año nuevo chino presenta una fecha móvil que se ubica en nuestro calendario entre finales de enero y mediados de febrero, coincidente con los mayores arribos de cerezas de Chile. Contrario a lo que se podría pensar, las festividades del año nuevo chino no abarcan solamente un día o una noche, sino que es un periodo que presenta su mayor actividad desde dos semanas antes de la fecha del “chú xī” (víspera del año nuevo chino) hasta dos semanas después, cuando se celebra la fiesta de los faroles. De acuerdo a lo observado en las últimas temporadas, durante este periodo y en mayor medida durante el periodo previo al año nuevo chino, es cuando se registran los mayores aumentos en la actividad de venta en el mercado. Coincidente y afortunadamente, este periodo de dos a tres semanas antes del año nuevo chino ha coincidido con los mayores arribos marítimos de cerezas en las últimas tres temporadas, lo que ha ayudado a llevar un buen ritmo de ventas. En base a lo anterior, mostraremos los principales hitos de la temporada 2018/19, las grandes diferencias con temporadas anteriores y analizaremos distintos factores que llevaron a los cambios experimentados.

DISTRIBUCIÓN DE LA OFERTA VÍA AÉREA Y MARÍTIMA

Presumiblemente, el factor más importante en el mejor precio registrado en la temporada 2018/19 tiene que ver con la distribución de la oferta. Es necesario destacar que la última campaña de exportación de cerezas presentó un tiempo normal de cosecha, sin adelantos y con muy leves atrasos al inicio de la parte tardía. Esto ayudó a que el inicio de temporada fuera ordenado, sin una gran acumulación de volúmenes. También es necesario destacar que los envíos aéreos presentan una distribución homogénea, no concentrada en un solo puerto o zona del país, como ocurre con los envíos marítimos. En la última temporada un 23% de la oferta aérea fue dirigida a la zona norte e interior del país (Beijing y Zhengzhou), un 47% a la zona centro (Shanghai) y el 30% restante dirigido a la zona sur (Guanzhou y Hong Kong, entre otros). Esto llevó a que durante el inicio de temporada los precios promedio en el mercado de Jiangnan se mantuvieran en un nivel alto, sobre 70 USD FOT/caja de 5kg. Además, se ha podido observar a lo largo de las últimas temporadas, que dos semanas antes del primer arribo marítimo el precio de venta mayorista sube levemente ante la falta de oferta aérea. En la temporada 2018/19 los envíos aéreos de cereza chilena a la zona sur de China fueron 15% más altos que en la temporada 2017/18, pero -de todas maneras- el precio promedio de venta mayorista para la oferta temprana de cerezas chilenas en el mercado de Guangzhou fue un 14% más alto de acuerdo a datos de iQonsulting. Por lo tanto, todavía existe espacio para la oferta temprana aérea, no solo en la zona sur, sino que también en los mercados del norte, centro e interior.

El periodo anterior al primer arribo marítimo en la zona sur de China es crucial, puesto que si no se llega a tiempo se pierde la oportunidad de un mercado despejado frente a los grandes arribos marítimos. Al respecto, la oferta de cerezas chilenas dirigidas al mercado chino presentó un interesante cambio en su logística de distribución a gran escala. En primer lugar, se vio un mayor número de envíos “marítimo-aéreo”, en los que contenedores son enviados por vía marítima hasta los puertos de Estados Unidos, para luego ser enviados en avión hasta los mercados de China. Este método presenta una importante reducción en el tiempo de viaje y durante la última temporada se vieron arribando a China entre las semanas 49 y 51, compitiendo con los primeros arribos marítimos. En segundo lugar, el número de barcos rápidos aumentó de 10, en la temporada 2017/18, a 26 en 2018/19, con lo cual la cantidad de oferta transportada utilizando este medio pasó de 78% a 92%. Este medio de transporte también permite un gran ahorro de tiempo, con lo que existe un menor riesgo de problemas por condición, si la calidad de la oferta es óptima.

Figura 1. Arribos diarios marítimos de cereza chilena a China/HK y comparación de volúmenes arribados por semana en las últimas dos temporadas.

Figura 2. : Precios promedio semanales para variedades seleccionadas de cerezas chilenas en el mercado de Jiangnan. Temporada 2018/19.

Figura 3. Arribos semanales de cereza chilena a China/HK por medio de transporte. Indicando el periodo temprano (fondo verde), plena temporada (fondo rojo) y tardío (fondo amarillo).

Figura 4. Precios promedio semanales de la cereza chilena en el mercado de Jiangnan (Guangzhou) para las últimas tres temporadas. Se indica la característica de cada temporada y la semana en que se celebró el año nuevo chino.

Además, con un menor tiempo de viaje, la mayor parte de la oferta de Chile logró llegar a tiempo para ser comercializada en el periodo previo al año nuevo chino. Es más, en la última temporada, el peak de arribos semanales, que llegó a las 35.352 toneladas o 7,1 millones de cajas equivalentes de 5 kilogramos, se registró en la semana número tres, exactamente tres semanas antes del año nuevo chino, cuando lo usual es que el peak de arribos se registre dos semanas antes. Esta semana extra permitió en parte despejar a tiempo el gran volumen de oferta chilena arribado a los mercados chinos. Pero si hay que destacar un cambio en particular respecto de la temporada 2017/18, este es que la mayor cantidad de barcos rápidos permitió una mejor distribución de la oferta de Chile. En la temporada récord de 2017/18, se registró en la mayoría de las semanas, un arribo “simple” de un barco por semana, el que por lo general arribaba entre miércoles y viernes. Esto provocó que cada semana se registrara solamente un arribo por sobre los 3,5 millones de cajas y sobre 5,5 millones en la semana peak (figura 1), generando problemas de distribución y llevando a que mucha fruta no pudiera ser vendida rápidamente, por lo que tuvo que permanecer en guarda e intentar ser vendida luego del año nuevo chino, con la consiguiente pérdida de calidad. Por esta razón, los precios para la parte final de la temporada 2017/18 fueron tan bajos (figura 4). En la temporada 2018/19 en cambio, el mayor número de barcos rápidos utilizados permitió que los arribos fueran distribuidos a lo largo de la semana en menores cantidades, evitando la concentración de un gran volumen, presentando una mejor distribución. Por ejemplo, como se ilustra en la figura 1, en la semana 52 del año 2017 se registraron arribos por 2,1 millones de cajas equivalentes de 5 kilogramos en un solo embarque, mientras que en la misma semana del año 2018 arribaron 2,3 millones (un 8,8% más), pero distribuidas en 3 barcos en una menor cantidad, lo que permitió una mejor distribución.

CALIDAD POR SOBRE VOLUMEN

La temporada 2018/19 de cerezas chilenas en el mercado chino se caracterizaron por presentar muy buenos precios, a pesar del alto volumen arribado (solamente un 1,8% menos que el record de la temporada anterior). Si bien existen diversos factores que explican en parte este fenómeno, uno de los predominantes fue el de la calidad de la fruta, sobre la cual existen consensos -tanto en productores como en importadores- de que esta fue mejor que en campañas anteriores. En primer lugar debido a una mayor cantidad de calibres grandes (SJ, P-G) y en segundo lugar por una mejor condición de la fruta, lo que permitió una menor cantidad de problemas reportados en destino.

Se ha visto en la oferta chilena una concentración de la misma hacia variedades de mejor calidad, si hace 5 temporadas la más exportada era Bing, hoy lo es Lapins, y variedades como Regina y Kordia empiezan a tener una participación cada vez mayor. En el caso de variedades como Santina, Rainier o Bing, sus exportaciones presentaron estabilidad en la última campaña y si en la temporada 2015/16 las 5 principales variedades exportadas representaban el 80% de la exportación, en la temporada 2018/19 representaron el 83%. Variedades como Royal Dawn y Sweetheart presentaron bajas sobre el 10% respecto de lo exportado en la temporada 2017/18, lo que podría indicar que están empezando una retirada en favor de las variedades mencionadas inicialmente. En el caso de Royal Dawn, la ventana de mercado que presenta se ubica principalmente a inicio de temporada, cuando el mercado es pequeño y la competencia es baja, sin embargo, apenas empiezan a arribar variedades de mejor calidad y el volumen en el mercado empieza a aumentar, el precio promedio de Royal Dawn se ubica entre los más bajos, situación también observada en la variedad Brooks (figura 2). En el caso de Sweetheart, si bien esta variedad es más tardía, su desempeño es similar al de las variedades recién mencionadas, registrando los precios promedio semanales más bajos en comparación con el resto de las variedades comercializadas en igual semana en el mercado de Jiangnan (Guangzhou).

AÑO NUEVO CHINO 2020, MÁS TEMPRANO DE LO NORMAL

Uno de los principales cambios que tendrá la próxima temporada 2019/2020 respecto de las anteriores, es que la fecha del año nuevo chino será el 25 de enero de 2020, en la semana 4, siendo la fecha más temprana registrada desde el año 2012, aunque también se registró un año nuevo en la semana 4 del año 2017. Como se puede ver en la figura 3, de arribos de cereza chilena a China y Hong Kong de la temporada recién pasada (2018/19), la semana 4 se encuentra todavía en el periodo de mayores arribos.

Esto lleva a distintos escenarios posibles, los cuales solo podremos esclarecer cuando ya se haya iniciado la cosecha. En primer lugar, al ser una fecha tan temprana, el mercado para la fruta “tardía” será como nunca antes hayamos experimentado. Como hemos observado en las últimas temporadas, el periodo de grandes arribos ha sido en las mismas fechas de las 3 a 4 semanas antes del año nuevo chino, en el periodo de mayor demanda. Esto generaba un “nuevo mercado” luego de la semana del año nuevo chino, el cual ha presentado distintas situaciones. En la temporada 2016/17, la cosecha de cerezas fue muy temprana y con un volumen castigado por las lluvias, con los primeros envíos registrándose en la semana 42 y los últimos grandes envíos en la semana 52. Lo dicho llevó a que el 95,4% del volumen de cerezas de Chile dirigido a China, durante esa campaña, haya arribado antes del año nuevo chino. En este caso, luego de las celebraciones, el mercado se encontraba despejado y el precio de venta para la fruta tardía dependió netamente de la calidad.

En la temporada siguiente (2017/18), se registró la cifra récord de exportación y un año nuevo chino tardío (semana 7), lo que llevó a que hasta antes de esa semana, el 98,1% de la oferta exportada desde Chile a China se encontraba arribada. Sin embargo, la situación de ventas para la fruta tardía estuvo lejos de ser ideal producto de dos factores; baja calidad y una acumulación de arribos que no lograron venderse en el periodo previo al año nuevo chino. Finalmente, en la temporada anterior, 2018/19, la cosecha en general no estuvo adelantada ni muy atrasada, mientras que la fecha del “chú xī” se ubicó en la semana 6, ligeramente tardía. Esto ayudó a que hasta antes de esa semana arribara el 96,9% del total de la cereza chilena dirigida a China, lo cual, sumado a una mejor distribución de los envíos marítimos (analizado en el punto anterior), derivara en un mejor mercado para la cereza tardía, con mejores precios de venta.

Por lo tanto, un año nuevo chino 2020 muy temprano, sumado a una cosecha normal o tardía, generará un nuevo escenario desconocido, en que la semana de inactividad del mercado durante la celebración, podría traer consecuencias negativas al mercado de fruta tardía, el cual pasaría de vender el 3,4% de las cerezas de Chile dirigidas a China a casi el 25%. Si bien, la demanda continuará alta, los precios podrían castigarse en un intento por movilizar la fruta más rápido. En el caso de una cosecha temprana podría repetirse el escenario de la temporada 2016/17, en donde los precios del periodo de plena temporada (semanas 51 a 4) fueron castigados debido al alto volumen arribado en el periodo inicial, según se muestra en la figura 4, mientras que tomando en cuenta el cambio positivo en la distribución alcanzado a la fecha, los precios podrían mantenerse.

QUE ESPERAR PARA LA NUEVA TEMPORADA

En base a los tres puntos anteriormente descritos, es posible visualizar diferentes escenarios, los cuales dependerán principalmente de cómo se desarrolle la cosecha en términos de cantidad, calidad y “timing”. La buena noticia es que una temporada como la pasada demuestra que la buena calidad logra mejores precios, beneficiando al mercado en su conjunto y que el mayor uso de barcos rápidos también ha resultado ser beneficioso en términos de logística y distribución. Por tanto, se ha avanzado, aprendido y ganado mucho conocimiento para poner en práctica en la próxima temporada, la cual tendrá este nuevo reto de un año nuevo chino más temprano de lo usual, poniendo presión en el mercado tardío.