icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Abril 2019 | Nogales

Bioestimulantes y reguladores de crecimiento en nogal: cuáles, cuándo y cómo

Tres connotados asesores revelan cuáles de estos productos incluyen en sus programas de manejo y las razones por las cuales lo hacen. Algunos son herramientas imprescindibles, otras se utilizan en casos o condiciones más específicas. No todo lo que brilla es oro, indican, y dan luces sobre los criterios para elegir un insumo u otro. O, en un momento en que la industria enfrenta un ajuste de precios, ver el beneficio real que pueden aportar en relación a su costo.

Hoy se están haciendo aplicaciones aéreas de etileno para el manejo de la cosecha.

Los términos “reguladores de crecimiento” y “bioestimulantes” pueden resultar de difícil comprensión. En general se habla de los primeros para referirse a productos sintetizados u obtenidos de organismos distintos a la planta, que aportan las principales hormonas que impulsan el desarrollo vegetal (como auxinas, citoquininas y giberelinas) o que lo inhiben (como ácido abscísico y etileno). Bioestimulantes, en tanto, se refiere comúnmente a productos con muy pequeñas cantidades diversas hormonas y compuestos como aminoácidos, azúcares y vitaminas.

Mario Machuca.

Pero los márgenes de estas definiciones pueden resultar amplios, así, el asesor en frutales de nuez Mario Machuca considera que se puede incluir entre los reguladores de crecimiento a la cianamida y la nueva generación de disruptores de dormancia. También podría considerarse en este grupo productos basados en boro-molibdeno que tienen el objetivo de lignificar la madera de los crecimientos de temporada y acelerar la caída de hojas, para que los árboles entren en dormancia correcta. Dentro de los bioestimulantes, distingue dos grandes líneas, los inductores de resistencia sistémica adquirida (SAR), como los fosfitos de potasio y aminoácidos, y los supresores de estrés, como los extractos de algas. Aclara que no se trata de correctores nutricionales, por lo tanto no deben confundirse con los fertilizantes foliares.

–Un bioestimulante puede actuar como un supresor de estrés –especifica–, pero, por ejemplo, no va a corregir una deficiencia de magnesio, para lo cual se necesitará aplicar un fertilizante foliar que subsane el déficit transitorio.

Sin ahondar más en el tema de las definiciones, que suelen resultar muy discutidas, revisamos los principales reguladores de crecimiento y bioestimulantes utilizados en nogal, buscando precisar cuándo, cómo y dónde conviene utilizarlos.

UTILIZACIÓN DE PRODUCTOS A BASE DE ALGAS

Un gran grupo de bioestimulantes corresponde a las algas. Estas pueden dividirse en las de origen nacional (Durvillaea antarctica, por ejemplo) y las importadas, fabricadas a partir de Ecklonia maxima y Ascophillum nodosum.

Francisco García Huidobro.

–Después de varios años de ensayos probando muchos productos con Ecklonia y Ascophillum –comenta el asesor Francisco García Huidobro–, hemos comprobado que todas generan un beneficio económico. Utilizo algas todos los años. Frente a los testigos se ha observado mejores cuajas, mejor llenado, mejores calibres. Dentro del programa que recomiendo, desde brotación aplicamos 2 a 3 vueltas de Ecklonia con un producto de calidad, por su efecto auxínico, para elongar el tubo polínico y ayudar a una mejor cuaja. Después nos cambiamos a Ascophillum, de acción citoquinínica, buscando un mayor crecimiento. También las algas colaboran a regular la planta en los momentos de probables estreses por temperatura o lluvia, favoreciendo la cuaja.

ROMPEDORES DE DORMANCIA, LO TRADICIONAL Y LO NUEVO

En la categoría rompedores de dormancia, Francisco García Huidobro separa a las cianamidas, –divididas por su origen, europeo o chino– de los productos que actúan a nivel enzimático o metabólico (como Erger, Siberio, Fiore, ProStart o Syncron). El año pasado evaluó Erger, con resultados productivamente superiores a cianamida. El ensayo se repite esta temporada y la siguiente para verificar si tiene un efecto acumulativo, como postulan sus distribuidores.

–El gran tema es el costo, porque puede ser cuatro veces el de la cianamida –cuantifica el asesor–, unos 480 dólares/ha versus US$120/ha. La diferencia, del orden de US$360, se paga con 160 a 180 kilos de nueces, pero el productor necesita invertir alrededor de 500 dólares/ha a la partida y no todos están dispuestos, porque han usado cianamida durante muchos años con súper buenos resultados. Para mí, se trata de una opción interesante a la cual hay que irse acostumbrando, ya que probablemente la cianamida va a verse restringida en el futuro. En Europa ya está prohibida.

Mario Machuca analiza que, si bien la cianamida es muy eficiente en adelantar la brotación y sincronizar las flores masculinas y femeninas, no atenúa la tendencia a la brotación apical de los nogales. En cambio los nuevos productos promueven además el crecimiento de los brotes cercanos al tronco. “Ojalá el 80% de la rama estuviera vestida con rapidez de flores y frutos –remarca–, porque aumentan metros lineales cubiertos y eso impacta fuertemente en la producción”. Agrega además algunos condicionamientos al uso de cianamida:

–Cuando el árbol tiene buen vigor no hay problemas. Sin embargo, en huertos con poco vigor, con material débil, mal lignificado, la cianamida podría deshidratar esos puntos y generar heridas que son puertas de entrada a hongos de la madera y de Xanthomonas.

Uniformar brotación, tener una floración sana y potenciar la cuaja son tres puntos fundamentales para un buen rendimiento. Foto gentileza de Mario Machuca.

Reguladores de crecimiento y bioestimulantes son herramientas que, bien usadas, permiten el logro de excelentes producciones. Foto gentileza de Mario Machuca.

OPCIONES PARA DISMINUIR LA CAÍDA DE FRUTA

Dos productos se utilizan para evitar la caída de la fruta, el fitorregulador Retain (clorhidrato de avilglicina) y el fungicida Comet (piraclostrobina).

–Sin ninguna duda uso Retain en Serr –indica Francisco García Huidobro– porque esta variedad produce demasiado polen y cuando caen muchos granos de polen en la flor se genera un exceso de etileno, lo cual se traduce en una abscisión y caída de la fruta. El Retain actúa sobre la síntesis de etileno en la flor; no obstante, tiene corto efecto residual. La combinación con cianamida ayuda porque quema los amentos que están en dardos débiles y logra una concentración, entonces aplicas el producto cuando tienes un 5 a 10% de flor receptiva. Comet hace algo parecido, pero a menor escala, y yo lo ocupo bastante en Chandler, en inicio de flor, pensando en reducir la síntesis de etileno y evitar la caída de fruta, al tiempo que su acción fungicida reduce la presión de enfermedades de la madera, como Botryosphaeria, a nivel de dardos. En Chandler en años en que tienes una carga de polen temprano la idea es poder aumentar la cuaja en las primeras flores, que son las mejores del árbol. En ensayos con Retain se obtuvo hasta 25% de aumento productivo respecto del testigo. Pero esto conviene hacerlo en huertos de más de 10 años, donde aumentan los problemas de abscisión la flor pistilada (PFA).

ETILENO EN EL ADELANTAMIENTO DE LA MADUREZ DE COSECHA

La hormona de la maduración se aplica cuando hay un 95% de madurez fisiológica, explica García Huidobro, unos 15 días antes de cosecha.

–Yo aconsejo el empleo de etileno a todo productor que tenga cosecha mecanizada. Las nueces alcanzan la madurez fisiológica con el pelón todavía totalmente cerrado; podrías cosecharlas en ese momento si no fuera porque las despelonadoras las dejan como limones raspados, y van a quedar manchadas. El etileno concentra la apertura del pelón y adelanta un poco la cosecha: hasta una semana en años con humedad normal; en años secos le cuesta más. Por otra parte, mientras más cercana a la cosecha la aplicación, obviamente adelanta menos, aunque sí homogeneiza. Como producto 100% de contacto, la calidad de la aplicación para lograr una buena distribución influye en el resultado. Hoy se están haciendo aplicaciones aéreas con 60 L de agua/ha, funcionan perfecto. Lo haces rápidamente y la mayor cantidad de producto queda en la parte alta del árbol, que es la que más demora en madurar.

El poder secuenciar la cosecha con el uso de etileno es muy provechoso, sobre todo si se piensa que gran parte de los huertos de Chile son monovarietales, reflexiona Mario Machuca:

–Si tu campo es de 180 ha y tu fruta madura por completo simultáneamente, con todas las nueces en el suelo, cuando termines de recoger la última fruta probablemente la calidad no sea buena. Entonces, por ejemplo, aplicas etileno primero a 60 ha, a la semana aplicas a otras 60 y el residual simplemente lo dejas sin aplicar porque las nueces se van a abrir de manera natural. No obstante, hay que tener cuidado con las últimas secciones donde no se aplica, porque en estos otoños con “olor a verano”, el pelón puede deshidratarse cuando pasa demasiado tiempo sin ser cosechado (muchos dicen “se acueró”) y la despelonadora no es capaz de sacarlo. Por otro lado, es importante secuenciar para hacer cosechas rápidas. Por ejemplo, en la zona sur puede haber muchos días con neblina y, cuando el pelón se quiebra, esa humedad excesiva al interior de la nuez provoca manchas amarillentas, lo que se conoce como mancha de agua.

El uso de etileno tiene muy buen éxito en variedades como Chandler y Howard, con pelones más delgados y porosos. No así en Serr, previene Mario Machuca, donde el efecto va a ser más retardado y menor debido a su pelón más grueso y denso. Igualmente advierte que una mala aplicación de etileno, con un huerto estresado o con un grado de humedad deficiente, podría defoliarse. “Si Serr sufre una defoliación, podría quedar en el suelo una hojarasca considerable, donde la fruta no se va a ver y el avance de las barredoras y cosechadoras será más lento”.

¿CUÁNDO CAMBIA EL USO DE ESTOS PRODUCTOS EN LA ZONA SUR?

El consultor Jean Paul Joublan afirma que en general no hay grandes diferencias en el uso de bioestimulantes y reguladores de crecimiento en la zona sur de producción de nueces. Sin embargo, tampoco es exactamente igual:

–Mientras menor cantidad de materia orgánica tienes –constata–, la respuesta quizá resulta más impresionante. Pero cuando hay materia orgánica abundante y se suma el uso de estos productos u hormonas, el efecto se ve potenciado. Por ejemplo, las hormonas promotoras de crecimiento, si no se cuenta con nutrientes, materia orgánica y una buena retención de humedad del suelo, independientemente de que le pongas el mejor bioestimulante del mundo, no van a tener respuesta.

Por otra parte, señala, las algas que se usan en la fabricación de bioestimulantes provienen de mares fríos o de las profundidades marinas, también frías. Sus compuestos funcionan en condiciones de menor temperatura, por lo cual actúan mejor en la zona sur.

Así como favorece el efecto de ciertos bioestimulantes, el alto contenido de materia orgánica también levanta algunos desafíos, agrega Joublan. Por ejemplo, se asocia a una más rápida degradación de los inhibidores de crecimiento, por lo tanto pueden resultar menos efectivos en suelos con 6, 7 o 10% de materia orgánica.

–¿Es igual el uso de rompedores de dormancia en el sur, donde hace más frío?

–En el norte las horas de frío están muy por debajo de las que necesita la planta y estos compuestos logran generar la misma respuesta que induce la acumulación de bajas temperaturas en el árbol: sabemos que en ambos casos aumentan las peroxidasas. Cuando no se cuenta con el frío suficiente, el nogal no brota en forma apropiada, los frutos no se desarrollan bien; la planta se pierde, porque no está diseñada para desarrollarse en esas condiciones. En el sur, como tenemos las horas de frío, no nos preocupa que exista un desbalance fisiológico de los nogales, lo que sí nos interesa es adelantar un poco la brotación para provocar una mayor producción y adelantar también la fecha de cosecha con el fin de obtener mejores precios, aunque eso conlleva un cierto riesgo de heladas. Y ahí vienen los otros bioestimulantes y reguladores de crecimiento, porque al adelantar y homogeneizar, llevas el árbol a condiciones que quizá no son las mejores para su desarrollo. Mejoras el comportamiento de la panta y además la haces más tolerante a fenómenos climáticos. Por ejemplo, los aminoácidos, en productos que muchas veces se mezclan con un catión como el potasio, aumentan la concentración de solutos en la célula de modo que el punto de congelación baja; así inducen una mayor resistencia a las bajas temperaturas y a heladas.

En la zona sur, continúa, el uso de etileno para ordenar sectores de cosecha resulta particularmente estratégico, ya que las condiciones de rocío, humedad, riesgo de lluvias, hacen crucial que la fruta permanezca el menor tiempo posible en el suelo para no ver afectada su calidad.

Joublan participa en un equipo de investigación de Francia que actualmente trabaja en el desarrollo de extractos de plantas y otros manejos, con un presupuesto de 1 millón de euros. La noix de demain (“La nuez del mañana”) es un proyecto del Comité de Nueces de Perigord y del gobierno de Aquitania, que busca dar solución a las crecientes restricciones en el uso de agroquímicos.

Jean Paul Joublan.

INHIBIDORES DE CRECIMIENTO, DIFERENTES PUNTOS DE VISTA

Dos productos comerciales, Sunny (Uniconazol-P) y Cultar (Paclobutrazol) se están empleando para controlar el crecimiento vegetativo de los árboles.

–Yo ocupo este tipo de productos en huertos que están emboscados, a los cuales se hará posteriormente una poda severa en invierno, con el fin de evitar tener chupones capaces de crecer 3 a 4 metros. Aplico entre febrero y abril, de 0,5 a 1 L/ha, dependiendo del vigor y del sistema de riego. Con algunos huertos con marco de plantación 6 x 4, que empecé a asesorar después de establecidos, usamos Uniconazol-P. Hay gente que recomienda los inhibidores de crecimiento como método para disminuir el trabajo de poda, sin embargo, a mí personalmente no me gusta esa idea, prefiero tener un huerto más normal. Dicen que aumenta el calibre, pero yo no lo he observado. La principal dificultad de uso es ajustar la dosis a la realidad del campo, porque varía según la variedad, el sistema de riego y el tipo de suelo. El rango es demasiado amplio, va de 0,5 a 3 L/ha; yo soy partidario de probar una dosis baja y repetir al año siguiente de acuerdo a lo observado, sin correr el riesgo de quedar con plantas decaídas.

No se trata de insumos de uso masivo, su costo es considerable, plantea Mario Machuca. Además de reducir el crecimiento vegetativo ocioso o crecimientos indeterminados (chupones), al disminuir el área foliar hay una mayor luminosidad al interior del árbol, lo que favorece la inducción de yemas para la siguiente temporada, lo que se traduce en un aumento en la fertilidad de sus estructuras productivas. Además, mejora la ventilación, lo cual disminuye la presencia de enfermedades y plagas. Asimismo, resulta más fácil de lograr un buen cubrimiento con las aplicaciones fitosanitarias. En la corriente de colocar súper altas densidades (super high density), de la cual hay algunas demos en Chile, por la cantidad de árboles, se necesita de esta regulación química, precisa el asesor.

En opinión de Machuca estos productos sí prestan utilidad como sustituto de la poda:

–A diferencia de otros frutales, en el nogal los brotes siguen creciendo con la fruta ya definida. Por eso los nogaleros tienen una adicción a la tijera. Con estos reguladores te olvidas de podar al menos un año. La mejor fecha de uso va de diciembre a febrero, y no tiene ningún efecto de residuo sobre la pepa. Te evita la poda invernal o la puedes hacer si tienes que corregir algo. Es posible conseguir 2 años de supresión del crecimiento, todo va en la dosis que se aplique.

AMINOÁCIDOS Y CITOQUININAS

Francisco García Huidobro utiliza aminoácidos en algunas ocasiones, vía foliar o vía riego, cuando el vigor de un huerto parece insuficiente para sostener la producción, ya sea porque los árboles están muy débiles o porque la carga es muy alta.

En la temporada 2017/18 la industria tuvo un problema de calibre serio, lo que motivó a este profesional a iniciar ensayos con citoquininas aplicadas antes y después de floración.

–Estamos viendo si hay respuesta de calibre en nogal, como ocurre en cerezo, uva y otras especies. Ensayamos algunas alternativas a distintas dosis, pero habrá que esperar hasta después de la cosecha para contar con resultados objetivos de producción, calibre y calidad de la nuez.

Mario Machuca indica:

–En la floración, hormonas como las citoquininas sirven para “amarrar” el fruto y dar un envión que acelere la tasa de división celular y produzca un mayor número de células por fruto. Un fruto que tiene 3 veces más células que el otro, por dar un ejemplo, a un crecimiento celular similar, obviamente va a ser de mayor calibre.

FINALMENTE, ALGUNAS CONSIDERACIONES DE CRITERIO GENERAL

–¿Cuáles de todos estos productos son los imprescindibles, cuáles son útiles en ocasiones y cuáles los que se usan rara vez?

–Para responder esa pregunta hay que revisar los puntos clave del cultivo –contesta Mario Machuca–, donde no se puede fallar. Primero, en uniformar la brotación no puedes depender de la naturaleza, porque en los últimos cinco años hemos tenido primaveras diferentes, y las dos más recientes han sido complejas, climáticamente hablando. Luego, tener una floración sana y abundante, y potenciar la cuaja. Son tres puntos durante un periodo de 50 a 60 días en que te juegas el campeonato. ¿Cuáles son los elementos relevantes para cada momento? Aplicar un disruptor de dormancia que con el despertar fisiológico del árbol lo vuelven homogéneo. Después, las auxinas y citoquininas son importantes en la floración y cuaja de los frutos. Posteriormente te vas con la nutrición general.

El entrevistado aclara la necesidad de separar la función del uso de bioestimulantes versus el empleo de hormonas determinadas.

–Un aminoácido y un extracto de algas dan herramientas a la planta para suplir diversos tipos de estrés, pero son inespecíficos, de carrera larga. En cambio, las hormonas son más específicas: una hormona puede sostener la fruta en el árbol, otra puede ayudar a un rápido crecimiento del fruto, por ejemplo.

Por otra parte, subraya que las hormonas funcionan con elementos de nutrición, con rangos térmicos y de luz:

–Si aplicas auxinas, citoquininas o giberelinas en una planta en receso no habrá ningún efecto, porque no están las condiciones para que la planta las absorba ni las sintetice. Además del momento de aplicación resulta clave el cubrimiento. Cuando el nogal no tiene hojas se piensa que todo puede ser aplicado con 1.000 L de agua/ha. Pero los árboles de 4 metros no son lo mismo que los de 5 m o los de 8 m; con 1.000 L/ha el cubrimiento puede resultar insuficiente. Y no olvidarse de revisar las etiquetas: hay productos que tienen que aplicarse solos o que no deben usarse en ciertas mezclas ya que podrían ocasionar su precipitación.

No hay que ponerse excesivamente creativos, apunta García Huidobro: con las nueces a los precios actuales hay que manejar mucho los costos, no recurrir a nada que no sea estrictamente necesario.

–¿Cómo saber elegir ante la gran cantidad de productos que se ofrecen?

–Lo que yo hago es probarlos –responde García Huidobro–. Hacemos ensayos reales, validamos durante 2 a 3 temporadas y si realmente el producto es mejor que los que estamos usando, o si la diferencia productiva significa un ingreso mayor al costo, voy a ser el primero en recomendarlo.