icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Abril 2017 | Otros berries

Murtilla: De berry silvestre a cultivado, y de Chile al mundo

La murtilla dio un gran paso en su posicionamiento como berry exportable gracias al desarrollo de dos variedades mejoradas. Con 30 hectáreas de cultivo y la participación de empresas privadas, ya existe una base para darla a conocer internacionalmente. Si el desarrollo de los mercados extranjeros llega a consolidarse, las proyecciones de costos versus ingresos dan un saldo muy favorable.

Por Ivette Seguel, Luis Torralbo y Erick Shemneman, INIA-Universidad de La Frontera

El mercado potencial de la murtilla (Ugni molinae Turcz.) es el de los “berries”. A este tipo de frutas también se le denomina “frutales menores”, “frutas finas” o “frutas del bosque”. Los berries más conocidos y demandados son la frutilla, frambuesa, cereza, arándano, cranberry y mora. En su totalidad los berries alcanzan aproximadamente al 2% de la producción mundial de frutas, es decir, unos 4,5 millones de toneladas. Ese es el entorno competitivo dentro del cual se desarrolla comercialmente la murtilla.

En los últimos años, la demanda mundial por berries ha sido creciente, como consecuencia del aumento de su consumo en países como Estados Unidos y de otras naciones desarrolladas del hemisferio norte. Dicha tendencia será consistente mientras los berries sigan siendo considerados como delicatessen y saludables por un segmento de consumidores dispuestos a pagar precios superiores a los de las frutas tradicionales.

En el caso de la murtilla, esta se abre paso de manera sólida en la oferta de berries nativos de América, entre otros aspectos porque, junto al asaí (fruto de una palmera nativa de Brasil), ha avanzado de manera integral en su proceso de domesticación: i) incorporando caracterizaciones químicas que refuerzan su propiedades antioxidantes y que apoyan el marketing científico de las empresas que lo comercializan; ii) sumando variedades que permiten tener una oferta homogénea y trazable de la fruta; y iii) desarrollando un paquete tecnológico para su cultivo.

Además, la alianza INIA-Universidad de La Frontera-Hortifrut, a través del Proyecto FIA “Obtención de nuevas variedades de murtilla a partir de cruzas controladas y validación de un modelo de mejoramiento genético de berries nativos”, está permitiendo hacer un desarrollo comercial de este fruto tanto en Chile como en el exterior.

DESAFÍOS DEL MERCADO DE LA MURTILLA

Aumentar el consumo doméstico

Desde la Región del Libertador General Bernardo O’Higgins al norte, la murtilla casi no se conoce ni se consume. Santiago, el principal mercado del país, ha sido recientemente abordado a través del retail. Este esfuerzo ha sido realizado, principalmente, en las últimas temporadas por las empresas Hortifrut y Huertos Chile.

Aumentar el consumo agroindustrial del país

Las grandes agroindustrias nacionales recién están considerando a este berry como verdadera alternativa productiva y comercial. No conocen a cabalidad los últimos atributos descritos por la literatura científica y desconfían de especies que, como los berries nativos, no poseen un historial productivo y comercial amplio. Menos aun se deciden a invertir en nuevos desarrollos y en promoción.

Posicionar estos frutos en el exterior

Otro aspecto significativo es que la incorporación al mercado de nuevos productos tiene un comportamiento sigmoideo: muy lento al inicio, con una curva de pendiente muy baja, luego tiene un punto de inflexión para crecer exponencialmente hasta alcanzar el equilibrio.

Si bien se nos conoce mucho por las uvas de mesa, las manzanas y otros frutos, ninguno es nativo de Chile, como la murtilla. Por ello nuestra fruticultura menor dispone de una real oportunidad de diversificación y diferenciación en los mercados internacionales.

En la actualidad y en el futuro, el conocimiento internacional de la murtilla dependerá de los esfuerzos de promoción que se realicen en el exterior, algo que Hortifrut esta comenzando a realizar.

DE LA INVESTIGACIÓN AL RETAIL, INICIATIVA RECONOCIDA INTERNACIONALMENTE

Históricamente el sector frutícola exportador de berries ha dependido de especies introducidas para su éxito productivo y comercial; arándano, frutilla, frambuesa mora, zarzaparrilla. En tanto, nuestras especies nativas han esperado largamente su valorización; murtilla, maqui, calafate, entre otras. Por muchos son conocidos los casos de especies endémicas chilenas que han sido desarrolladas comercialmente en otros países, como la frutilla chilena, la alstroemeria, la papa nativa, el bromo, la calceolaria y el tomate silvestre, por nombrar algunos.

Este escenario histórico nos ha llevado a pagar royalties por lo “nuestro”, ser dependientes en recursos genéticos, y estar expuestos a una serie de barreras de entrada a los negocios que facilitan el desarrollo de los países. Es así como la tutela de los rubros y negocios asociados a especies nativas de Chile ha estado en manos de terceros, ajenos a nuestra historia y a nuestras costumbres.

El trabajo en murtilla liderado por investigadores de INIA Carillanca, tiene el mérito de ser el primer caso de domesticación de un berry nativo desarrollado en nuestro territorio y por chilenos. Esta iniciativa ha sido reconocida internacionalmente en el ámbito de los recursos fitogenéticos, como un modelo de domesticación y desarrollo de especies nativas, que ha permitido a Chile incorporar a su oferta frutícola una nueva especie.

El trabajo de investigación en murtilla iniciado por INIA en 1996 ya ha obtenido dos variedades, Red Pearl INIA y South Pearl INIA, actualmente están inscritas en el Registro de Variedades Protegidas en Chile, patentadas en Estados Unidos y protegidas en el Instituto Nacional de Semillas (INASE) de Argentina.

Hoy se encuentran establecidas aproximadamente 30 hectáreas de ellas, desde la región de Biobío a la de Los Lagos. A partir de las primeras cosechas comerciales se inició un programa de comercialización a nivel nacional en tiendas de retail y a nivel internacional a través de envíos de prueba a Estados Unidos, Europa y Asia, todos con muy buenos resultados de potenciales consumidores.

El desarrollo de la murtilla ha dependido del trabajo de equipos interdisciplinarios e interinstitucionales, con la participación de INIA, Universidad de La Frontera, Universidad Austral de Chile, y recientemente la Universidad de Chile.

UN VISTAZO A LA INVERSIÓN Y LOS COSTOS

En Redagrícola 63 (2014) se publicaron los antecedentes sobre la inversión requerida, de alrededor de 20.600 dólares por hectárea. Allí se detallaron las partidas que la componen, principalmente el costo de las plantas (37%) y la infraestructura básica (27%, sobre todo por los ítem de riego y malla antimaleza).

En cuanto a los costos directos, lo más incidente es la mano de obra, en especial aquella asociada a labores de cosecha. Este subtotal representa el 70% del total en una condición de estabilización del cultivo (años 6 y siguientes).

Hay que señalar que las productividades de cosecha por persona, medidas en condiciones experimentales son bajas respecto de otros berries (12 kilos de fruta/día por cosechador). La forma de pago en estas condiciones (experimentales) fue por día de cosecha (cuadro 3). Lo anterior claramente puede ser mejorado a medida que la cosecha de murtilla se haga más rutinaria, se capacite a los cosechadores y se entreguen incentivos adicionales por rendimiento; pero además, en la medida que las variedades que se vayan liberando tengan mayor facilidad de cosecha.

Los insumos relacionados con el control fitosanitario y la fertilización representan solo el 6,2%.

EL PRINCIPAL NEGOCIO ES LA EXPORTACIÓN EN FRESCO 

Los porcentajes de distribución de la producción por tipo de fruta se establecieron de acuerdo a las calidades de los mismos. Solo considerando el diámetro, la calidad exportable corresponde a aquella fruta por sobre 1,0 cm; la calidad IQF es aquella que va de 0,9 a 1,0 cm de diámetro, y la calidad país (cuyo destino normal es la industria de mermelada), bajo los 0,9 cm de diámetro.

Lo más determinante en los ingresos totales, con los supuestos planteados, son los generados por la fruta destinada a la exportación en fresco, la cual representa el 94,1% de los mismos. En una situación estabilizada (rendimiento de 9 toneladas/hectárea), se generaría un ingreso bruto total de US$57.400/ha.

En nuestra próxima edición publicaremos un artículo relacionado en que se abordan recientes resultados de investigaciones sobre las propiedades funcionales de la murtilla.