icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Julio 2019 | UPL x RA360 | Empresas

A la vanguardia en fungicidas-bactericidas cúpricos

Verónica Soffia C., Ingeniera agrónoma, Depto. Desarrollo Técnico y Regulatorio – UPL Chile.

El uso de fungicidas cúpricos es muy importante durante el período de caída de hojas para proteger la cicatriz que deja la hoja y heridas por heladas durante el invierno-primavera, especialmente en carozos y cultivos que presentan enfermedades bacterianas que atacan el cultivo a salidas de invierno.

¿CÓMO ACTÚAN?

El patógeno se intoxica con los iones de cobre liberados en forma paulatina, porque se fijan en sus membranas a nivel de las enzimas sulfidriladas (–SH) mientras germinan las conidias o esporas, acumulándose continuamente, sin restricción, hasta provocar la intoxicación del hongo o bacteria. La toxicidad relativa de metales pesados a patógenos: Ag > Hg > Cu > Cd > Pb > Co > Zn > Fe > Ca.

Considerando la naturaleza de estos patógenos, se requieren aplicaciones con excelente cobertura (60-70 gotas/cm2) para prevenir el ataque de hongos y bacterias, con un tamaño de partícula pequeño que mejore la superficie de contacto y retención.

La solubilidad de los cobres afecta el riesgo de generar fitotoxicidad en el follaje o fruta de diferentes frutales, como también la capacidad de resistir el lavado por lluvia. A mayor solubilidad, mayor riesgo de fitotoxicidad, más probabilidad del lavado por lluvia y menor residualidad (ver gráfico 1). Los productos cúpricos disponibles ordenados de

mayor a menor solubilidad son:

Cuando prevalecen condiciones de clima favorables, en ausencia de humedad y pluviometría, todos los cobres presentan una buena acción. Pero bajo condiciones adversas, con alta pluviometría, lloviznas, neblinas y humedades intensas, los óxidos cuprosos se diferencian positivamente de las otras formas de cobre por sus características propias de tamaño de partícula, retención, tenacidad y solubilidad, que mejoran la eficiencia de éstos (ver gráfico 1). La comparación de los diferentes tipos de cobre desde la perspectiva del patógeno, nos obliga a trabajar las dosis sobre la base de las cantidades de cobre metálico/ha equivalentes entre ellos, ya que lo que mata al patógeno es el ion cobre. Sin embargo, para ser justos, debemos destacar que las formas y formulación tienen un valor adicional, que se refleja en mayor eficiencia que otros cuando existen condiciones límites (clima, dosis, presión patógenos, etc.).

¿POR QUÉ COBRE NORDOX® SUPER 75 WG?

Óxidos cuprosos hay muchos, pero el que destaca por su trayectoria mundial es Nordox® Super 75 WG, que corresponde a un fungicida-bactericida basado en 86% de óxido cuproso, con una cantidad de cobre metálico de 750 g/kilo de producto formulado.

Las pequeñas partículas de cobre Nordox® Super 75 WG, permiten una buena distribución y otorgan una alta retención y resistencia al lavado por lluvia, considerándose superior a otras formas de cobre como los sulfatos de cobre pentahidratados, oxicloruros e hidróxidos de cobre disponibles en el mercado local. El promedio de tamaño de partículas de un oxicloruro de cobre es de 2,5 a 3 micrones y el de un hidróxido de cobre de 1,8 a 2,5 micrones. Las partículas desde 2,5 micrones son fácilmente arrastradas por el agua de lluvia y aquellas de más de 3 micrones son arrastradas de la superficie foliar por el viento. El cobre Nordox® Super 75 WG, cuenta con un tamaño de partícula ideal (1,2 micrones promedio) para una óptima retención y residualidad.

Nordox® Super 75 WG, tiene una calidad de formulación garantizada por sus certificaciones ISO 9001 y 14000, como también por los estándares FAO que la rigen. La formulación corresponde a un gránulo dispersable (WG) que evita la generación de polvo al agregarla al estanque de aplicación.

Se humecta en 3 segundos al agregarlo al agua, y después de 1 hora el 80% de las partículas permanecen en suspensión.

Además, al estar en solución, contiene el 80% de sus partículas de un tamaño promedio de 1,2 micrones, logrando cubrir ampliamente la superficie del patógeno a controlar y la planta a proteger, sin causar riesgos de fitotoxicidad.

La empresa Nordox S.A. en Oslo, Noruega, vela por cumplir con los más altos estándares de calidad, contando con registro EPA, trabajando en UE con un task force para sustentar los estudios de toxicología y ecotoxicología necesarios para ANEXO I, II y III. Además, cuenta con certificaciones orgánicas de Ecocert (ex-IMO), OMRI y BCS-OKO, como también cumple ampliamente con especificaciones FAO respecto a metales pesados.

Nordox® Super 75 WG, está registrado en Chile para el control de diversas enfermedades en: nogales, almendros, damascos, cerezos, ciruelos, duraznos, guindos, nectarinos, manzanos, perales, limoneros, clementinos, mandarinos, naranjos, pomelos, tomates, papas, arándanos, frambuesos, moras e híbridos de mora, groselleros, zarzaparrillas rojas, plantaciones forestales de pinos y viveros, kiwis, vides, olivos y avellano europeo (registro en trámite).

Bibliografía: Hort Research Robert Taylor Mt. Albert Narrated by Peter Wood The effect of different copper formulations (and alternatives) at a range of rates on bacterial blast, bacterial spot and brown rot. / UC Co-op Extension and an independent researcher (Northern California)/ Terra Trentina RAME IN VITICOLTURA: SELETTIVITÀ DI DIVERSI FORMULATI COMMERCIALI/ NORDOX AS/Bacterial Canker Management By Lynn Long, October 2002/ Using copper sprays to control diseases in citrus, Sandra Hardy, Citrus NSW DPI, Gosford Horticultural Institute.