icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Abril 2018 | Noticias

Investigación internacional

Descubren una proteína que controla la formación de ramas en las plantas

Investigadores del Centro Nacional de Biotecnología del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CNB-CSIC) en colaboración con la Universidad de Pekin (China) han identificado un nuevo elemento capaz de controlar la formación de ramas en las plantas.

TIE1, la proteína analizada por los investigadores, promueve la formación de ramas laterales a partir de yemas axilares. En su ausencia, la planta crecerá preferentemente en vertical. La investigación ha sido publicada en la revista PLoS Genetics.

La formación de nuevas ramificaciones influye enormemente en la arquitectura de la planta. Además, los patrones de ramificación de especies de cultivo son determinantes en la producción de hojas, frutos y semillas. “Controlar los patrones de ramificación es un método muy eficiente para gestionar el crecimiento y optimizar el rendimiento de los cultivos de interés agrícola –explican Pilar Cubas y Michael Nicolas, científicos del CNB-CSIC y autores del trabajo–. Comprender en profundidad los procesos del desarrollo que regulan la arquitectura de la planta es esencial”.

Para realizar el estudio, los investigadores generaron plantas de Arabidopsis thaliana con gran cantidad de proteína TIE1, así como plantas en las que esta no funcionaba/no era funcional. En las primeras observaron un incremento de la ramificación y plantas más frondosas. Las segundas tenían menos ramas.

Además, los investigadores observaron que TIE1 se acumula en las yemas axilares (estructuras precursoras de las ramas) donde también se acumula BRANCHED1, un factor que impide la formación de ramas. TIE1 puede interaccionar con BRANCHED1 e impedir su acción. La consecuencia de esta interacción es que los genes normalmente activados por BRANCHED1 se reprimen. De este modo, los autores sugieren que TIE1 promueve la ramificación interaccionando con BRANCHED1 e inactivándolo.