icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Marzo 2017 | Cultivos

Arroz cultivado en Chile al más alto nivel

Arroz cultivado en Chile
El campo “El Almendro” fue considerado entre los 12 finalistas del “Campo del Año”, premiados en 2010 por ANASAC. Alberto Gatica inició una obra que luego heredaron sus hijos Alberto y Mario, quienes junto al ingeniero agrónomo Carlos Cisternas, han mantenido el legado paterno.
Casi 4.000 hectáreas suman los predios San Francisco, El Carmen, Canelo, El Peral y El Almendro, que se agrupan bajo el nombre de este último en la comuna de Retiro, Región del Maule. De ellas, 650 corresponden a arroz. Pero el liderazgo en el rubro no se debe a la superficie, sino a su alto nivel en gestión, tecnología y prácticas productivas. Red Agrícola los visitó a inicio de la época de cosecha y conversó con Mario Gatica y Carlos Cisternas.

El rendimiento medio de arroz paddy (con cáscara) en el país en un año malo, como el 2010, se ubica entre 35 y 37 quintales por hectárea. En uno normal se llega a 50 qq/ha y en uno bueno a 57 qq/ha. En las mismas condiciones, la empresa El Almendro obtiene 63, 70 y 85 quintales por hectárea, aproximadamente. Una diferencia a favor cercana a los 25 qq/ha.

–¿Cuáles son las claves para pasar del promedio nacional de arroz cultivado en Chile a un rendimiento como el de ustedes?

Responde Mario Gatica:

–Calidad de semilla, preparación de suelos, reforzamiento de pretiles, buenos controles con herbicidas, buenos niveles de agua y, principalmente, una siembra temprana, en octubre. Todo lo sembrado de noviembre en adelante va bajando en rendimiento.

Carlos Cisternas añade como factores la nutrición “y estar monitoreando para intervenir en los procesos en que la planta requiere algún cariño”:

–Aquí no hay grandes problemas de enfermedades ni insectos. La ciencia para producir 70 qq/ha no es mucha. Con un buen manejo, el rendimiento final depende del clima. Si uno siembra en octubre, toda la etapa reproductiva en que se forma el grano va a coincidir con el período de temperaturas más altas, sin una fluctuación térmica tan acrecentada, donde el arroz gracias a la alta radiación solar transforma en rendimiento final todo lo que se le ha agregado. El INIA establece que después del 25 de octubre, por cada día que uno se atrasa, hay una pérdida de un quintal. Es duro.

Aunque la siembra se realiza con avión, a ellos les toma alrededor de un mes cubrir las 650 ha de arroz. Es una etapa que requiere mucha coordinación, porque el grano se prebrota para la siembra y la semilla se pierde si no se aplica con rapidez.

También es importante cosechar a tiempo, agrega Cisternas:

–Hoy día llevamos alrededor de 170 ha cosechadas y hay otros que están esperando… Eso significa pérdida de rendimiento industrial, desgrane, y el riesgo de que pueda ocurrir lluvia o granizo estando tan cerca de recuperar la inversión.

Aumento de producción y gestión del agua

La disponibilidad de suelos que pueden ser sembrados con arroz en los predios de los hermanos Gatica llega a 1.200 ha. La meta a corto plazo es alcanzar 850 y apuntar a estabilizarse en mil, sin perjudicar el rendimiento e incluso aumentándolo. Como empresa agrícola buscan incrementar la producción para enfrentar de mejor manera los costos fijos.

El principal obstáculo a vencer es el agua. Como el arroz es muy exigente en este recurso, cuenta Mario Gatica, están aprovechando ciertas cuencas naturales para construir pequeños acumuladores. Ya tienen 9 y van a construir 4 más, sumados a 7 pozos profundos que esperan subir a 10. También poseen derechos del canal Molino, del río Longaví y si bien han tenido la cuota que les corresponde de agua, al empresario señala que ha sido cada vez con más dificultades en las entregas en los períodos en que el arroz necesita mayor cantidad de agua.

El agua no solo satisface las necesidades del cultivo, apunta Carlos Cisternas. La lámina líquida que cubre el suelo durante gran parte del período de desarrollo crea una condición nutricional favorable y regula el frío y el calor. El arroz es sensible a las bajas temperaturas de la noche y el agua tiene siempre 2 a 4 ºC más que el ambiente.

Nuevas variedades e investigación propia

Al igual que la gran mayoría de los arroceros, cultivan desde hace bastante tiempo la misma variedad: Diamante INIA, de grano largo-ancho. Pero siempre mirando hacia adelante, ahora se encuentran multiplicando en 120 ha el nuevo cultivar Safiro, también de INIA, que recién está siendo comercializado. Parte de la semilla C1 se entregará a la arrocera Tucapel y otra será utilizada directamente en sus predios.

Es que el interés de la empresa por la innovación en el arroz cultivado en Chile los lleva a  probar nuevos caminos, de manera que mantienen parcelas de ensayo propias y también con algunos organismos públicos y privados.

–Nosotros vamos probando cosas –relata Carlos Cisternas–; la semilla C1, herbicidas que están apareciendo, formas o estados de aplicación, nuevos métodos de siembra, y también algunas experiencias en productos basados en algas o aminoácidos. No tan solo de nitrógeno, fósforo y potasio vive el arroz. Hace unos 20 años al arroz únicamente se le suplementaba nitrógeno. Después empezaron las aplicaciones de fósforo y potasio. Pero también necesita boro, cinc, molibdeno, magnesio… Ya estamos en 8 a 9 toneladas por hectárea y queremos seguir subiendo. Hay que ir afinando más la sintonía. Esta es la época de para los nuevos productos (ver artículo relacionado).

Sin intermediarios hasta el mercado final

Productores por tradición, decidieron terminar el “diferendo” con la industria por el camino corto que les permite su gran volumen productivo. Crearon un molino propio: Arrocera Vitacura, que elabora y envasa en bolsas de 1 kg para ir sin intermediarios al mercado final.

No obstante, por tradición, su alma parece mantenerse del lado del potrero, como indica Mario Gatica:

–Nosotros no compramos arroz a los agricultores, procesamos nuestra producción. Mi padre alguna vez compró arroz, pero solo para subir el precio. Si la industria pagaba 10 pesos el kilo, mi padre decía: no, yo creo que vale 14. Entonces ponía un letrero en la plaza de Parral con la leyenda “Industrial y Comercial Almendro, que así se llamaba antiguamente, compra a 14 pesos el kilo”. Y eso hacía que las industrias más importantes tuvieran que subir el precio.

–En tiempos pasados –acota Carlos Cisternas– las industrias mayores, que estaban asociadas a la Asociación Gremial de Molinos Arroceros, AGMA, ponían un precio sin tener un referente. Pero la Comisión Nacional del Arroz, donde participan industriales, universidades, institutos de investigación y productores, estableció como referente de valor el del arroz largo fino. En la determinación del valor referenciado participan la industria, Odepa y Cotrisa. Hubo líderes que impulsaron ese importante ‘piso’, como Jaime Maureira, de Linares; Alberto Gatica, padre de Mario; Juan Sepúlveda…

Nivelación mecanizada mediante guía láser

Una de las bases del éxito ha sido la nivelación mecanizada de terrenos mediante la utilización de una guía láser. Paños desnivelados resultan en plantas desuniformes, que, junto con fallas en el rendimiento, maduran en tiempos distintos. Como consecuencia, a la cosecha se obtienen arroces en buena condición junto a granos sobremaduros y otros todavía verdes, lo cual es castigado por los molinos. La nivelación permite también mejorar el tamaño y la forma de los cuarteles:

–Hemos ido borrando pretiles –señala Mario Gatica– para hacer paños más grandes, más rectangulares, más derechos. Si yo sumo la porción de terreno que ocupo en pretiles, donde el arroz no va a germinar, el irlos borrando permite tener más suelo en producción. Además se logra que la película de agua sea uniforme y que el arroz germine en forma pareja. Este es un trabajo de muchos años. Empezamos hace 15, casi como un experimento con algunos otros agricultores, quienes trajeron las palas láser. Aunque los costos han bajado, significan una inversión importante: 190 a 200 mil pesos/ha. Sumando las labores adicionales, como romper suelos, meter cincel, rastrear varias veces, el valor toral se empina a unos $250.000/ha.

El negocio comienza en los 40 qq/ha

Consultados sobre su “línea de flotación” productiva para empezar a obtener utilidades, Mario Gatica y Carlos Cisternas la fijan en alrededor de 35 a 40 qq/ha, dependiendo del precio. Con un valor aproximado a los $14.500, como el que se pagaba al momento de la entrevista, la línea podría subir a 45 qq/ha.

Invitado a dar su opinión sobre la posible evolución futura del negocio, Mario Gatica arguye:

–A mi parecer es justamente la incertidumbre general de la agricultura chilena, en todos los cultivos tradicionales. Es más difícil que proyectarse con el dólar.

Es que, al igual que otros rubros, el precio anclado al del grano importado hace que su valor no dependa para nada del mercado interno o de la producción nacional. Así las cosas, de manera algo fatalista, los arroceros nacionales parecen estar a la espera de las catástrofes en los países vecinos o en las naciones que generan el mayor volumen del cereal.

Arroz cultivado en Chile

Arroz cultivado en Chile

Arroz cultivado en Chile “Llevamos la delantera en aspectos que aumentan la producción”

Al consultarle a Mario Gatica sobre las razones que a su juicio motivaron la selección entre los 12 finalistas del Campo del Año de ANASAC, prefiere no pronunciarse. Carlos Cisternas toma la batuta:

–Don Mario es modesto. No se atribuye el reconocimiento que realmente merece esta familia. La nivelación de suelos con apoyo del estado es un programa que partió acá. Nuevas variedades, aquí. Quien gestó todo fue don Alberto Gatica. Era innovador, tenía visión. Aquí vienen muchos productores a ver lo que estamos haciendo, pequeños especialmente, también grandes, viene gente de INDAP. Con modestia y humildad, llevamos la delantera en aspectos que aumentan la producción, mejoran el arroz y protegen el ambiente del cultivo. Aquí se sembraban alrededor de 100 ha hace unos 15 años atrás, hoy la cifra es de 650, y vamos a llegar a mil. Hay mejoras en el riego, tranques, inversiones. Actuamos sin egoísmos al transmitir a los demás agricultores.