icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Diciembre 2017 | Empresas

ProTone (S-ABA), una herramienta probada, consistente y confiable en Chile y todo el mundo, para mejorar el desarrollo de color en Uva de Mesa

Algunos apuntes sobre desarrollo de color en uva de mesa

Todos los años y ya en ésta época se comienza a hablar de uno de los temas productivos recurrentes: EL COLOR. Muchos productores continúan preguntándose sobre qué estrategia utilizar para desarrollar color de manera que no sea un problema en cosecha. Otros ya aprendieron a que el uso adecuado de los dos reguladores de crecimiento responsables del color, es la mejor decisión técnica y económica.

Una de las frases típicas que se escucharán próximamente será:

Eso es absolutamente una apreciación que se ve influenciada por la temperatura de los últimos días y un par de noticias de buen color de Flame Seedless en la zona Norte o en el Valle de Aconcagua. Tenemos que asumir que todos los años tenemos problemas de color, unos años con mayor o menor intensidad, pero el problema siempre está allí y es extremadamente caro no asumirlo. En Chile, el porcentaje de embalaje en uvas de color rojo no supera el 70% en promedio…….lo que explica los volúmenes exportados.

Por otro lado y si de apreciaciones se trata, pensar que por tener oscilaciones térmicas entre el día y la noche nos aseguramos buen desarrollo de color, es un error. La cuestión es donde se mueve esa oscilación. En Chile son las temperaturas diurnas las limitantes y no las nocturnas. La frecuencia en días y el número de horas del día sobre los 30 grados van a ser un factor fundamental en la calidad del desarrollo del color.

El poder tener una cosecha concentrada, rápida y segura fitosanitariamente,  dependen fundamentalmente del manejo de color en estas variedades. 

Es importante entender el manejo de desarrollo de color como un programa integral, que considera prácticas culturales y otras. El manejo de luz y canopias, manejo de carga a través del número de bayas y racimos, uso reguladores de crecimiento, incisión, nutrición, riego, etc.,  serán determinantes en el resultado del proceso. Me gustaría comentar sobre alguno de éstos y acerca de preguntas recurrentes.

1. Sobre los momentos:

Una frase pertinente a enunciar sería: 

Los dos reguladores de crecimiento que funcionan efectivamente para desarrollar color en uva de mesa, con registros que lo indican y desarrollo e investigación en todo el mundo son: Etileno y S-ABA (Ácido Abscísico). Ambos reguladores deberían asumirse como “seguros de cosecha” en el ejercicio anual de producir uvas de color.

Todos los reguladores de crecimiento deben de ser aplicados en momentos específicos para que expresen todo su efecto. El momento a determinar como punto de referencia  es el ablande, parámetro fácilmente determinable a nivel de huerto. Es éste momento el punto de inicio de los tratamientos que dependiendo de la variedad y condiciones, serán implementados. Por ejemplo en una variedad como Crimson Seedless, la experiencia nos dice que cuando el  90% de la fruta presenta ablande

(no mirar el color como índice) + 4 días, es momento para pensar en el uso de Etefon. Contamos 5 a 6 días desde este momento y nos encontramos con el full ablande, que es el momento de S-ABA (ProTone).

En variedades como Flame Seedless, a veces se pueden confundir los momentos debido a  la rapidez en cambiar de estados de esta variedad, pero normalmente es porque el momento de Etefon se pasó del ideal. Cada variedad tradicional y las nuevas presentan momentos “ideales” que podrán ser consultados en particular con nuestros técnicos.

El S-ABA (ProTone), tiene efecto en aplicaciones más tardías a la expuesta, ya que su ventana de acción es muy amplia, incluso después de iniciada la cosecha, pero definitivamente su mejor efecto es cuando la aplicación se realiza en full ablande. Aplicaciones de rescate son efectivas pero de resultado inferior si la comparamos a la aplicación en momento recomendado. Un punto muy  importante es que S-ABA (ProTone), no presenta efectos secundarios negativos en parámetros como ablande de fruta, deshidratación de escobajo, desgrane o desarrollo de brix. Por su condición de producción biológica, no está afecta afecta a LMR.

2. Sobre la dosis:

Llevamos más de 112 ensayos de seguimiento críticos en diferentes zonas, variedades  y temporadas en Chile, además de múltiples seguimientos comerciales. Realizamos además ensayos coordinados en los dos hemisferios y en base a todo ese inmenso trabajo,  podemos afirmar desde la experiencia, que los mejores resultados se obtienen  cuando utilizamos dosis de Etefon que van de los 500cc a los 1000cc/Ha (puede ser dividida en dos de 500cc seguidas una de otra en 3 a 4 días) y con el uso de la full dosis de ProTone, 4 litros/Ha,  la que también puede ser dividida en dos momentos de aplicación con una diferencia también de 4 días.

Recomiendo con fuerza el uso de 4 litros/Ha cuando estamos cerca del techo productivo de la variedad.

3. Sobre el método de aplicación:

Si pudiésemos recomendar libremente la aplicación dirigida, ésa sería la mejor alternativa. En un producto como ProTone (S-ABA), que es de contacto, el cubrimiento de las bayas es esencial, así como también el tiempo de secado.

Con los métodos de aplicación tradicionales, tratamos de parecernos a la aplicación dirigida. Recomendamos el minimizar los errores utilizando aplicaciones a doble vuelta por la misma hilera, conservando la misma dosis por hectárea.

Todos nuestros ensayos indican que la doble vuelta, ya sea con turbo o Electro, son al menos iguales y normalmente superiores que las vueltas simples. La aplicación más débil en forma consistente, es la vuelta simple con Electroestática a 70Lt/ha. Ensayos realizados la temporada 2015/2016 así lo comprueban. Con nebulizadora en doble vuelta, se debe calibrar la máquina a 500lt/Ha y con esa calibración realizar la aplicación en ambos sentidos. El objetivo de la aplicación son solo los racimos.

Respecto a la hora del día para realizar la aplicación, no olvidar que este producto actúa sobre la cutícula de la baya, lugar que probablemente es el más caliente del parrón. Las bayas son muy ineficientes en regular su temperatura, por lo tanto son las últimas superficies en enfriarse. Si pensamos en aplicar al final de la tarde, la fruta está aún caliente y el tiempo de secado es muy corto. Preferible realizar aplicaciones sobre bayas frías (<20 C) con el objeto de aumentar eficiencia. Preferir la noche o muy temprano en la mañana.

Otro punto a mencionar es respecto a la mezcla de Etefón y ProTone.

Hay tres razones para no mezclar en tanque:

A.  El momento para cada regulador no es coincidente.

B. El objetivo de la aplicación es distinto. Para Etephon son las hojas y para ProTone (S-ABA),  son los racimos. Por lo tanto ni la calibración del equipo ni el mojamiento de la aplicación necesariamente coinciden.

C. Ph de la solución. Aunque no es mandatorio, el Ethephon funciona mejor a pH de solución ácida (3 a 4). Distinto caso para el ProTone, que prefiere de 5 a 8.

Para aplicaciones de alto volumen con nebulizador, agregar 10cc/100 lt de agua, de algún adherente tipo Break o Silwett.

 

Conclusiones

Con la implementación de una estrategia incluyendo ProTone (S-ABA), podemos obtener lo que demuestra cada uno de nuestros ensayos:

1.- Aumento del número total de cajas cosechadas por hectárea.

2.- Concentración de cosecha. Mayor cantidad de cajas cosechadas en las 2 primeras pasadas.

3.- Mejoramiento de vida de post cosecha por no “esperar” color.

4.- Disminución del riesgo climático al disminuir el largo de las cosechas.

5.- Disminución del costo de cosecha unitario por caja cosechada.

6.- Disminución en el uso de fungicidas por cosechas más cortas.

7.- Optimización de capacidad de packing.

4. Sobre el status nutricional:

Reconocida es la importancia del potasio (K) en el desarrollo de color por lo que cualquier estrategia que conduzca a mantenerlo a nivel foliar sobre 1,5% durante el proceso, al menos asegurará el desarrollo de color si solamente de ello dependiera… lamentablemente sabemos que este es solo uno de los muchos factores.

Como comentario en base a los seguimientos foliares, normalmente estamos deficientes cuando comienza el ablande y no así inmediatamente antes. Esto es por la tremenda demanda del fruto en este período, la que muchas veces la planta no es capaz de suplir cuando se encuentra con niveles de K “promedio” en el pre ablande. Por eso la estrategia es subir de manera drástica este elemento antes de ablande a niveles de 1,5% a 1,7% en lámina.

El fósforo es esencial en el proceso de desarrollo de color y madurez. La mala noticia es que en pre ablande y durante el período de madurez, su nivel foliar es deficiente en un gran porcentaje de predios. Es más, normalmente se encuentra en su nivel más bajo de la temporada, pudiendo llegar incluso a 0,15 %. A menos que los análisis muestren un P sobre el 0,35 %, aplicaciones de P foliar son altamente recomendables y en número suficiente para lograr objetivo. La nutrición fosfórica vía suelo debería “guardarse” un 25% al 30% del consumo anual para el período de pre-ablande. Agregar al menos 20-25 unidades es lo recomendable.

Si se miran etiquetas, todos los productos que se atribuyen algún efecto sobre el desarrollo de color sin ser reguladores de crecimiento, llevan mucho fósforo y potasio… si esos elementos (que es casi la regla) están deficientes, algún efecto van a tener – aunque marginal – si el problema fuera solo nutricional, sería demasiado simple esto del color y su desarrollo.

Si el productor quiere dimensionar realmente que hace un producto para color, aplique SOLO ese producto y evalúe su eficacia.